El gigante chino ZTE fue acusado de ayudar al gobierno venezolano

La empresa de telecomunicaciones ayudó al régimen de Maduro a establecer un control al estilo de Beijing sobre sus ciudadanos, dicen los senadores de EE.UU.
Por Emel Akan - La Gran Época
08 de Diciembre de 2018 Actualizado: 09 de Diciembre de 2018

WASHINGTON – El gigante chino de telecomunicaciones ZTE podría adquirir sanciones adicionales de EE.UU. a medida que el negocio de la empresa con el gobierno venezolano se enfrenta a un nuevo escrutinio.

Los senadores Marco Rubio republicano por Florida y Chris Van Hollen demócrata por Maryland advirtieron a la administración Trump, que ZTE estaba ayudando al régimen de Nicolás Maduro con las tácticas chinas de vigilancia sobre la población.

Los senadores enviaron una carta (pdf) a los Secretarios de Estado, Hacienda y Comercio de Estados Unidos, instando a investigar las actividades de la empresa.

En la carta, los senadores se refirieron a un reciente informe de Reuters, en el que se afirma que la empresa de telecomunicaciones china ayudó al gobierno venezolano a establecer el control sobre sus ciudadanos. Según el informe de Reuters, ZTE ayudó al régimen de Maduro a construir una base de datos que permite monitorear y rastrear a los ciudadanos venezolanos y, desde 2016, centralizar la vigilancia por video.

“Nos preocupa que ZTE, al construir esta base de datos para el gobierno venezolano, pueda haber violado los controles de exportación y las leyes de sanciones de Estados Unidos, así como los términos del acuerdo de conciliación del Departamento de Comercio de junio de 2018 que sustituyó al de ZTE”, declararon los senadores en la carta.

ZTE tiene un historial de incumplimiento de las sanciones del gobierno de Estados Unidos. En abril, el Departamento de Comercio descubrió que ZTE había violado un acuerdo alcanzado en 2017, e impidió que la empresa comprara componentes y software cruciales de empresas de tecnología estadounidenses. ZTE depende en gran medida de proveedores estadounidenses como Qualcomm, Google y Corning para fabricar sus teléfonos celulares y equipos de telecomunicaciones.

La prohibición casi llevó a la empresa al borde de la bancarrota, lo que provocó una rara intervención del líder chino Xi Jinping.

En junio, ZTE llegó a un acuerdo con las autoridades estadounidenses, acordando pagar un total de 1400 millones de dólares en multas y revisar su consejo de administración y sus cargos directivos. A cambio, Estados Unidos levantó la prohibición.

“El gobierno venezolano contrató a ZTE para construir una base de datos y desarrollar un sistema de pago móvil para una tarjeta de identificación inteligente”, escribieron los legisladores.

El proyecto se inspiró en el programa de tarjetas nacionales de identidad de China que rastrea el comportamiento social, político y económico de los ciudadanos. Permite al gobierno controlar todo, desde las finanzas personales de un ciudadano hasta su historial médico y su actividad electoral.

El sistema en Venezuela fue construido con componentes de Dell Technologies en Estados Unidos, lo que alarmó a los senadores.

“ZTE instaló unidades de almacenamiento de datos construidas por Dell Technologies”, decía la carta. “Aunque la transacción de Dell parece haber sido con ZTE en China, nos preocupa que ZTE haya violado los controles de exportación de EE.UU. al identificar erróneamente al usuario final o al propósito del uso final”.

ZTE es el segundo fabricante de equipos de telecomunicaciones más grande de China. La empresa cotiza en bolsa pero su mayor accionista sigue siendo una compañía china controlada por el Estado.

Violaciones

Un portavoz del Departamento de Comercio confirmó que recibieron la carta de los senadores.

“El Departamento de Comercio permanecerá alerta contra cualquier amenaza a la seguridad nacional de los EE. UU. y continuará implementando diligentemente el acuerdo de conciliación con ZTE. No tenemos más comentarios en este momento”, el portavoz en un correo electrónico.

Como parte del acuerdo de conciliación de junio, ZTE permitió que el Departamento de Comercio de EE.UU. supervise el comportamiento de la empresa.

Tanto Rubio como Van Hollen se hicieron escuchar sobre las posibles violaciones de ZTE y el mantenimiento de las sanciones contra la empresa del país asiático.

“En este momento no hemos recibido respuesta a nuestra carta”, declaró un portavoz de Van Hollen.

Van Hollen copatrocinó una legislación introducida en septiembre llamada la Ley de Revisión y Supervisión de la Aplicación de la Ley ZTE. La legislación requiere que el Departamento de Comercio ponga a ZTE fuera del negocio si viola el actual acuerdo con los Estados Unidos.

El 5 de diciembre, como parte de una investigación estadounidense, Canadá arrestó a Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, otra compañía de telecomunicaciones china.

Los Estados Unidos están persiguiendo a Meng, la hija del fundador de Huawei, en una investigación penal relacionada con la violación de las sanciones contra el Irán.

“Huawei y ZTE son dos caras de la misma moneda”, señaló Van Hollen en una declaración, añadiendo que las compañías de telecomunicaciones chinas representan un “riesgo fundamental” para la seguridad nacional de Estados Unidos.

“Si bien el Departamento de Comercio centró su atención en ZTE, esta noticia pone de manifiesto que Huawei también está violando la ley estadounidense”, agregó.

“Necesitamos un plan integral para hacer que los chinos y sus entidades patrocinadas por el Estado rindan cuentas por las graves violaciones de la ley y las amenazas a nuestra seguridad”.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS