El gobierno de Biden da mensajes contradictorios sobre promesa de reapertura de escuelas

Por Petr Svab
17 de Febrero de 2021
Actualizado: 17 de Febrero de 2021

Análisis de noticia

La promesa de reapertura de escuelas del gobierno de Biden parece haberse perdido en medio de mensajes confusos.

Si bien el presidente Joe Biden acaba de afirmar que es poco probable que los niños propaguen el COVID-19 y está hablando de abrir escuelas para abril, los funcionarios de salud de su administración recomiendan medidas que parecen conducir a una reducción del aprendizaje en persona. La disonancia se produce luego de que Biden dijera que su secretaria de prensa había dado información incorrecta sobre sus objetivos para regresar a las aulas.

Mientras tanto, una gran parte de los maestros de las escuelas públicas aún no están dispuestos a enseñar presencialmente hasta que se cumplan una larga lista de demandas, incluida la prioridad de vacunación y las pruebas regulares.

Durante una reunión pública de CNN el 16 de febrero, el padre de un niño de 8 años le preguntó a Biden sobre el riesgo de COVID-19. Él dijo que los niños son el “grupo más seguro del mundo” y que “no es probable” que un niño contraiga el virus o lo propague más. Eso refleja aproximadamente lo que Rochelle Walensky, directora de Biden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), había dicho anteriormente.

“Los datos de las escuelas sugieren que hay muy poca transmisión dentro de las escuelas, especialmente cuando se usan mascarillas y se aplica el distanciamiento social”, dijo durante una sesión informativa en la Casa Blanca el 8 de febrero sobre el COVID-19.

Biden dijo en diciembre que “si el Congreso proporciona los fondos” y “los estados y las ciudades implementan fuertes medidas de salud pública”, entonces él “trabajará para que la mayoría de nuestras escuelas puedan estar abiertas” dentro de sus primeros 100 días en el cargo.

Pero la promesa parece efímera. De hecho, es posible que la administración incluso lo esté socavando.

Cuando se le preguntó el 9 de febrero qué significa “reapertura”, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que sería al menos un día a la semana de al menos algo de aprendizaje en persona en más del 50 por ciento de las escuelas del país, un día después de que ella respaldó ese objetivo como parte de “una agenda ambiciosa envalentonada”.

Pero ese objetivo no tenía sentido. Al 10 de febrero, alrededor del 40 por ciento de los estudiantes de K-12 ya asistían a escuelas que ofrecen aprendizaje tradicional en persona, según los datos recopilados por Burbio, una empresa de seguimiento comunitario.

Otro 25 por ciento de los estudiantes asistía a escuelas que ofrecen al menos dos días a la semana de aprendizaje en persona, según datos disponibles públicamente recopilados de 1200 distritos escolares que representan 35,000 escuelas en los 50 estados, afirma Burbio en su sitio web.

Desde entonces, los datos se han movido un poco más hacia el aprendizaje en persona, dijo la firma en una actualización del 15 de febrero.

Durante la reunión pública, Biden se distanció de la descripción de Psaki, diciendo que eso “no es cierto”.

“Eso fue un error en la comunicación”, dijo.

Biden describió el plan como “cercano a” la mayoría de los grados K-8 abiertos para el aprendizaje en persona a fines de abril, “muchos de ellos” cinco días a la semana.

“El objetivo sería cinco días a la semana”, dijo.

Parece que el objetivo también está a punto de alcanzarse, si es que aún no lo ha sido.

Al 8 de febrero, casi la mitad (48.6 por ciento) de los estudiantes de K-5 ya tenían aprendizaje tradicional en persona disponible para ellos, según Burbio. En los grados 6-8, el número fue del 33 por ciento.

Es probable que las cifras hayan aumentado desde entonces y se podría esperar que aumenten aún más en las próximas semanas, independientemente de las acciones de la Casa Blanca. Está previsto que la mitad de las escuelas intermedias de la ciudad de Nueva York abran el 25 de febrero, informó Staten Island Advance. Los republicanos del estado de Carolina del Norte están avanzando un proyecto de ley que requeriría la reapertura de las escuelas, aunque el gobernador demócrata, Roy Cooper, aún puede vetarlo.

Directrices de los CDC

El 12 de febrero, los CDC publicaron las pautas para la reapertura de escuelas.

Si bien las pautas no requieren la vacunación completa de estudiantes y maestros para la reapertura, establecen requisitos estrictos sobre cuándo se debe permitir la reapertura de las escuelas.

Ellos establecieron cuatro niveles de prevalencia de COVID-19 en las comunidades: azul, amarillo, naranja y rojo. Solo las escuelas en las zonas azul y amarilla deberían poder abrir para recibir aprendizaje cinco días a la semana. En las zonas naranja y roja, solo se debe permitir el aprendizaje parcial en persona. Si las escuelas no pueden ofrecer pruebas de detección de COVID-19 a todos los maestros y estudiantes al menos una vez a la semana, solo se deben permitir clases virtuales en las zonas rojas, a menos que la escuela “pueda implementar estrictamente todas las estrategias de mitigación” que recomiendan los CDC.

Una de las estrategias es separar a los estudiantes en “cohortes” más pequeñas y minimizar el contacto entre los grupos, lo cual Biden reconoció requeriría más maestros.

Pero una encuesta realizada entre el 4 y el 6 de febrero a maestros de escuelas públicas muestra que la mayoría (59 por ciento) de ellos considera “esencial” que los maestros “en riesgo” puedan trabajar de forma remota (pdf). Más de uno de cada tres (36 por ciento) de los maestros se identificaron como de “alto riesgo”. Eso sugeriría que habrá menos maestros disponibles, no más.

Cuando Burbio analizó los datos, más del 85 por ciento de las personas viven en condados que se encuentran en zonas rojas; otro casi 12 por ciento estaba en zonas naranjas.

No está claro cómo responderán las escuelas. Aunque no son vinculantes, los estados y localidades adoptan comúnmente las pautas de los CDC como reglas oficiales. Si eso sucediera, muchas escuelas podrían verse obligadas a reducir la enseñanza presencial o suspenderla por completo.

Muchos profesores se muestran reacios por ahora

La encuesta de maestros, realizada entre 600 miembros de la Federación Estadounidense de Maestros, el sindicato de maestros más grande del país, mostró que la mayoría se opone a la enseñanza normal en persona. Solo el 23 por ciento dijo que su escuela debería funcionar “en forma totalmente presencial”, mientras que el 35 por ciento pensó que su escuela debería ser solo remota. De los que ya enseñaban de forma remota, solo el 40 por ciento estuvo de acuerdo en que “se sentirían cómodos regresando al trabajo en persona durante el semestre de primavera”.

La mayoría de los encuestados (88 por ciento) estuvo de acuerdo en que “el aprendizaje completo en persona puede ocurrir” si se cumplen las propuestas de la AFT.

“Las pruebas de COVID-19 deben convertirse en una forma de vida en las escuelas y necesitamos realizar pruebas de manera regular y rápida para monitorear el virus. Necesitamos garantizar los protocolos de seguridad adecuados, que incluyen mascarillas, distanciamiento físico, procedimientos de limpieza y desinfección y actualizaciones de ventilación en todas las escuelas. Los maestros y el personal escolar de alto riesgo necesitan adaptaciones adecuadas para mantenerlos seguros. Y necesitamos priorizar las vacunas para los maestros y el personal escolar”, según el resumen del plan de la encuesta.

La encuesta fue realizada por Hart Research, que se especializa en encuestas para demócratas y organizaciones progresistas. Sus encuestados se inclinaron hacia las grandes ciudades, con una representación insuficiente de las áreas rurales y los suburbios. Las escuelas rurales tenían más probabilidades de estar abiertas para el aprendizaje en persona, mientras que las escuelas de la ciudad eran las menos probables, según un informe del 24 de noviembre al 28 de diciembre de 2020, encuesta de una muestra representativa a nivel nacional de 477 distritos escolares realizada por el Center on Reinventing Public Education (pdf).

Tanto la administración como el sindicato están de acuerdo en que las escuelas necesitan más dinero para reabrir de manera segura.

Biden está pidiendo al Congreso casi USD 130,000 millones para las escuelas K-12 en su proyecto de ley de ayuda por el COVID de USD 1.9 billones. Pero el Congreso ya ha proporcionado más de USD 110,000 millones de alivio de COVID a las escuelas y “la mayoría de esos fondos aún están por gastar”, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO). La CBO proyectó que solo alrededor de USD 6000 millones del nuevo dinero se gastarían este año fiscal, otros USD 32,000 millones en 2022 y el resto en los años siguientes (pdf).

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS