El gran cortafuegos chino refuerza el bloqueo contra herramientas anticensura

09 de Septiembre de 2015 Actualizado: 09 de Septiembre de 2019

A raíz de la celebración del 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, China ha puesto en marcha una nueva ola de censura en línea, tomando medidas enérgicas contra un popular servicio que esquivaba el cortafuegos (barrera contra intrusión).

Los usuarios del servicio Astril de la red de pago virtual privada (VPN) fueron recibidos con un mensaje de error durante el fin de semana, afirmando que “el aumento de la censura” estaba bloqueando los protocolos del servicio y que la empresa estaba trabajando en una versión actualizada de la aplicación para sortear la restricción.

En los días previos al 70 aniversario, el sitio web desarrollador de software GitHub experimentó ataques distribuidos negando los servicios (DDoS). Los ataques DDoS son cuando una multitud de sistemas comprometidos atacan un solo objetivo, inundando así el sistema  destino tanto que se ve obligado a cerrar.

La semana antes de que GitHub fuera atacado, los desarrolladores chinos, bajo la presión de la policía, cerraron ShadowSocks, un proyecto de código abierto que permite a los internautas chinos eludir el Gran Cortafuegos.

Los ataques del mes pasado no fue la primera vez que China se enfocó en GitHub. En marzo, el régimen desmontó temporalmente dos páginas de GitHub, una tiene contenidos para el cortafuegos, lo que hace las búsquedas sin censura de Google disponibles en China, y un reproductor de la traducción al chino del New York Times, con su “Gran Cañón”.

Estos incidentes son una parte de esfuerzos mayores con el fin de apretar el control del régimen en el Internet que comenzó a finales del año pasado, cuando las soluciones basadas en el cliente habitual para acceder a Gmail, hace tiempo prohibido en China, fueron bloqueadas en diciembre.

En enero, el Diario del Pueblo informó que el Gran Cortafuegos había “mejorado para la soberanía del ciberespacio” y posteriormente, la popular VPNs TunnelBear, Strong VPN y Astrill todas reportaron problemas de conexión.

La persistencia de la censura en la web china ha dado lugar a un gran mercado para los servicios que puedan eludir el Gran Cortafuegos, y algunas de las herramientas más útiles como Freegate Ultra-Surf, no han sido hechos en China sino por la diáspora en el extranjero.

TE RECOMENDAMOS