El homenaje de una graduada latina a sus padres inmigrantes se vuelve viral

Por Tom Ozimec - La Gran Época
21 de Mayo de 2019 Actualizado: 21 de Mayo de 2019

Días antes de su graduación universitaria, una estudiante de California escribió un homenaje en Twitter a sus padres, trabajadores inmigrantes, que se volvió viral.

En una foto compartida en las redes sociales a principios de este mes, Anna Ocegueda está vestida con una bata de graduación junto a sus padres que están en ropa de trabajo.

Según el área de prensa de la Universidad Merced de California, Anna es de Orange Cove, un pequeño pueblo donde sus padres cosechan frutas de temporada hace más de 25 años.

Sus padres son de México, según reportó NBC News.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Pxhere/ CCO 1.0)

Anna, una estudiante de psicología de 22 años de la Universidad de California, subtituló su publicación “Por ustedes y para ustedes”.

NBC News informó que Anna será la primera persona de su familia en graduarse de un programa universitario de cuatro años.

La publicación cuenta con más de 17.000 me gusta y más de 4.300 retweets desde que se compartió por primera vez en Twitter el 6 de mayo.

Anna dijo a NBC News que la foto es parte de una tarea escolar para abordar un asunto político y social a través del arte.

“Mis padres vinieron aquí por un futuro mejor y una vida mejor para sus hijos”, comentó Anna a The Fresno Bee. “Las oportunidades educativas no eran grandes. Mis padres me animaron a mejorar mi educación para no tener que trabajar en los campos como ellos”.

Su publicación recibió muchos comentarios de apoyo.

“Solo quiero decirles que estoy muy orgulloso de ustedes, no los conozco, pero este es el sueño americano para muchos de nuestros padres, me encanta ver ganar a mi raza”, escribió @ayyyoforyayo.

“¡¡¡Woow, esto es increíble!!! Felicidades. Te recuerdo a ti y a tu padre de cuando empecé a trabajar en el campo recogiendo naranjas. Es un gran hombre e influencia. Salúdalo de mi parte. Espero que lo estés haciendo muy bien”, escribió @lopezart7.

Anna aseguró a NBC que, para ella, la abrumadora respuesta a su publicación fue una sorpresa.

“Creo que la gente se relaciona con esto porque saben lo que es tener padres que trabajan en labores difíciles para mantenernos”, destacó a NBC News.

“Saben que ir a la escuela será una manera de construir una vida mejor no solo para ellos mismos sino también para sus padres”, afirmó.

La graduación de Anna estaba fijada para el domingo pasado.

Según la Sala de Prensa de la UC, Merced, ella planea trasladarse al Área de la Bahía para trabajar después de graduarse.

Anna está muy agradecida a Dios por los padres que tiene, ellos le enseñaron que con esfuerzo todo puede lograrse en la vida, aunque parezca imposible.

Agradece por cada día que no tengas dolor

La publicación de Anna recuerda la historia de una mujer de 27 años que murió de una forma rara de cáncer, dejando una carta viral al resto del mundo.

Holly Butcher, de Australia, dijo que se sintió inspirada al escribir una carta para ayudar a otros a “quejarse menos y ayudar más a la gente”. Veinticuatro horas después de escribir la carta, murió rodeada de su familia, informó el Daily Examiner, que informó que murió de sarcoma de Ewing.

“Es extraño darse cuenta y aceptar la mortalidad a los 26 años de edad”, escribió, al referirse a su diagnóstico de cáncer un año antes. “Ahora tengo 27 años. No me quiero ir. Amo mi vida. Estoy contenta. Se lo debo a mis seres queridos. Pero el control está fuera de mis manos”.

Su carta fue publicada en su página de Facebook por su hermano y su pareja.

“Es con gran tristeza que anunciamos el fallecimiento de Holly en las primeras horas de esta mañana”, escribió su familia en Facebook. “Después de tanto aguantar, por fin era hora que se despidiera de todos nosotros. El final fue corto y tranquilo, se veía serena cuando la besamos en la frente y nos despedimos por última vez. Como era de esperarse, Holly preparó un mensaje corto para todos ustedes”.

Mientras enfrentaba su propia muerte, Holly señaló que las posesiones materiales y el dinero parecían ridículos.

“Es raro tener dinero para gastar cuando te estás muriendo. No es el momento de salir a comprar cosas materiales como normalmente harías, como un vestido nuevo. Te hace pensar lo tonto que es pensar que vale la pena gastar tanto dinero en ropa nueva y ‘cosas’ en nuestras vidas”, escribió en la carta.

“Eso es lo que tiene la vida, es frágil, preciosa e impredecible y cada día es un regalo, no un derecho concedido”, escribió.

“Esas veces que te quejas de cosas ridículas (algo que note tanto estos últimos meses), solo piensa en alguien que realmente está enfrentando un problema. Agradece por tu problema menor y superarlo. Está bien reconocer que algo te molesta, pero intenta no afectar negativamente los días de otras personas.

Una vez que lo hayas hecho, sal y respira profundamente en tus pulmones ese aire fresco australiano, mira lo azul que es el cielo y lo verde que son los árboles, es tan hermoso. Piensa en la suerte que tienes de poder hacer esa respiración.

Es posible que hoy haya quedado atrapada en un embotellamiento o que haya dormido mal porque tus hermosos bebés te mantuvieron despierta o porque tu peluquero te cortó el pelo demasiado corto. Tus uñas postizas nuevas podrían tener un chip, tus senos son demasiado pequeños o tiene celulitis en el trasero y tu vientre se está sacudiendo [flácido].


Deja que todo eso se [vaya]. Te juro que no pensarás en esas cosas cuando sea tu turno de irte. Es todo TAN insignificante cuando miras la vida como un todo.

Recuerda que hay más aspectos de la buena salud que el cuerpo físico. Trabaja igual de duro para encontrar tu felicidad mental, emocional y espiritual. De esta manera te darás cuenta de lo insignificante e irrelevante que es tener este cuerpo retratado perfecto en las redes sociales. Mientras abordas este tema, elimina cualquier cuenta que aparezca en sus feeds de noticias que te dé una sensación de [desconcierto] sobre ti . Amigo o no. Sé despiadado por tu propio bienestar.

Agradece cada día que no tengas dolor e incluso los días en los que no estés bien con la gripe humana, la espalda adolorida o un esguince de tobillo, acepta esa [molestias], pero da gracias de que no amenaza tu vida y que desaparecerá.

¡Quéjense menos, gente! Y ayúdense más el uno al otro.

Dar, dar, dar. Es verdad que se gana más felicidad haciendo cosas para los demás que haciéndolas para uno mismo. Desearía hacer esto más a menudo. Desde que estoy enferma, conocí a la gente más increíblemente generosa y amable y recibí las palabras más atentas y amorosas y el apoyo de mi familia, amigos y extraños, más de lo que podría dar a cambio. Nunca olvidaré esto y siempre estaré agradecida a toda esta gente”.

Este hombre ayuda a 100 millones de personas a mejorar su salud y elevar su estándar moral asimilándose a los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS