El llamado de Xi Jinping para el “rejuvenecimiento” significa tomar territorio indio: Analista

Por Venus Upadhayaya
10 de Julio de 2021 3:33 PM Actualizado: 10 de Julio de 2021 3:33 PM

Análisis de noticias

NUEVA DELHI —Con motivo de la celebración del centenario del Partido Comunista Chino (PCCh) el 1 de julio, el líder chino Xi Jinping habló del “rejuvenecimiento de la nación china” y del “ascenso de Oriente”. Estas agendas que los chinos probablemente perseguirán sin descanso tendrán un impacto directo en India, el país vecino con el que el EPL mantiene un feroz enfrentamiento desde el año pasado, dijo una analista india.

“Toda la lucha, el sacrificio y el modelo a través de los cuales el Partido ha unido y dirigido al pueblo chino durante los últimos cien años han estado unidos por un tema principal: llevar a cabo el gran rejuvenecimiento de la nación china”, se jactó Xi en un discurso que repitió “rejuvenecimiento” al menos 24 veces.

Namrata Hasija, investigadora del Centro para Estrategia y Análisis de China, con sede en Nueva Delhi, dijo por teléfono a The Epoch Times que la India no debería olvidar que cada vez que Xi da un discurso, en particular desde el XIX Congreso del Partido en 2017, menciona el “sueño chino que incluye el rejuvenecimiento de la gran nación china”.

Dijo que esta agenda tiene implicaciones directas para la India porque implica la recuperación de los llamados territorios perdidos algunos de los cuales hoy son parte de la nación india.

Xi dijo en su discurso del centenario del Partido: “La victoria de la nueva revolución democrática puso fin a la historia de China como sociedad semicolonial y semifeudal, al estado de desunión total que existía en la vieja China y a todos los tratados desiguales impuestos a nuestro país por las potencias extranjeras y a todos los privilegios que las potencias imperialistas disfrutaban en China. Creó las condiciones sociales fundamentales para realizar el rejuvenecimiento nacional”.

Hasija dijo que los dirigentes chinos y los cuadros del partido han repetido una y otra vez su retórica sobre los “acuerdos desiguales”, y que no van a renunciar a ello.

“Me repito que un componente importante del sueño de China es el rejuvenecimiento de la gran nación china, lo que significa la recuperación de los territorios perdidos en los tratados desiguales, que incluyen Ladakh, Arunachal Pradesh, el mar de China Meridional, el mar de China Oriental, las islas Diaoyu y Taiwán”, dijo Hasija.

Ladakh y Arunachal Pradesh son territorios indios que el PCCh reclama con firmeza que fueron arrebatados a China por “acuerdos desiguales”. En ambos lugares, India ha sufrido repetidas incursiones chinas. En Ladakh, los dos países mantienen desde el año pasado un fuerte enfrentamiento militar que se intensificó tras el sangriento conflicto de Galwan en junio de 2020 en el que murieron soldados de ambos bandos.

Epoch Times Photo
El secretario general chino, Xi Jinping, pronuncia un discurso durante las celebraciones del centenario de la fundación del Partido Comunista de China, en la plaza de Tiananmen, en Beijing, el 1 de julio de 2021. (WANG ZHAO/AFP vía Getty Images)

En el contexto indio, los “tratados desiguales” se refieren a la línea Tíbet-McMahon formalizada durante la Convención de Simla de 1912 entre Gran Bretaña, que entonces gobernaba la India, el Tíbet, que aún no había sido anexionado por China, y China.

Aunque entonces se inició un proyecto de acuerdo entre los tres países, China se negó inmediatamente a aceptarlo y no firmó la convención revisada que se firmó dos años después entre los británicos y el Tíbet.

Después de que Mao anexionara Tíbet, China anuló el mandato de la antigua administración tibetana sobre la frontera con India, que para entonces ya era soberana.

Hasija dijo que los responsables políticos indios deben tener en cuenta que Xi Jinping no va a dejar de afirmar la propiedad de China sobre el territorio indio.

“Para ello está inculcando profundamente, tanto a los cuadros como a la gente común, que tienen que seguir utilizando las tres armas mágicas que tiene el PCCh, y ¿cuáles son?”, dijo Hasija. “El frente unido, la lucha armada y la consolidación del partido”.

Hasija señaló el discurso de Xi en el que dijo: “Nunca permitiremos que ninguna fuerza extranjera nos intimide, oprima o subyugue. Cualquiera que lo intente se encontrará en curso de colisión con una gran muralla de acero forjada por más de 1400 millones de chinos”.

Hasija dijo que Xi “mencionó que [el pueblo chino] debería estar preparado para la guerra con cualquiera que intimide a China y que los días de intimidar a China se han acabado”.

“Ves, de nuevo, está insistiendo en la misma narrativa. Y eso es lo que sienten los chinos. Y eso es lo que Xi Jinping y su partido han hecho creer a la gente, que ha llegado el momento. El Oriente se está levantando, y el Occidente está decayendo. Y al decir que Oriente se está levantando, no se refiere a ningún otro país, sino a China”.

Desde el incidente de Galwan del año pasado, India y China han mantenido 11 reuniones entre comandantes en las que ambas partes han hablado de retirarse militarmente de la frontera, pero eso no está ocurriendo, dijo.

“China está construyendo masivamente cuando se trata de la cuestión fronteriza. Especialmente en la frontera entre India y China, están construyendo masivamente allí. Ahora, se ha publicado un reporte en el que se indica que hay una acumulación de blindaje en la prefectura de Rudok y Ngari (Ali) [en el Tíbet], que en realidad limita con Ladakh oriental. El reporte afirma que se han identificado al menos 448 piezas de blindaje en posiciones cercanas a Rudok”, dijo Hasija.

El comandante del regimiento chino Qi Fabao grita a un soldado indio que quiere negociar con él en el valle de Galwan, una región fronteriza entre India y China, en junio de 2020. (Captura de pantalla/Weibo)

El deterioro de las relaciones entre India y China comenzó mucho antes de que se produjera el incidente de Galwan, según Hasija: empezó cuando China puso en marcha el proyecto del Corredor Económico China-Pakistán, un proyecto emblemático de la Iniciativa de la Franja y la Ruta que pasa por Gilgit-Baltistán, un territorio disputado entre India y Pakistán.

“Si lees los materiales en idioma chino, los medios de comunicación durante la crisis de Doklam, no han dejado piedra sin mover para humillar a India, escribir cosas malas sobre India. Atacaron personalmente al primer ministro Narendra Modi, a Ajit Doval [actual asesor de seguridad nacional de India], a Sushma Swaraj [entonces ministra de Asuntos Exteriores de India], a todos”, dijo Hasija.

Doklam se refiere a un enfrentamiento militar que se produjo entre el ejército indio y el Ejército Popular de Liberación (EPL) en junio de 2017 por la construcción de una carretera que los chinos estaban construyendo en Doklam, un punto de unión triple entre India, Bután y China en la región central del Himalaya.

“Durante Doklam una y otra vez decían que lo que hicimos en 1962 [la guerra sino-india], lo volvemos a hacer. Dos cosas importantes surgen de la crisis de Doklam: una es que los chinos dijeron que van a recuperar el reconocimiento de Sikkim. La segunda es que van a reiniciar el movimiento insurgente en el noreste de India [que limita con China]”, dijo Hasija.

Sikkim es un estado del noreste de India que limita con Tíbet, Bután y Nepal. Se incorporó a la unión india en 1975, mucho más tarde que la independencia india de los británicos en 1947.

India-China-Clash-2
Sandeep Kaur (C) y su hermano Prabhjot Singh (2D) reaccionan tras depositar las coronas de flores sobre el ataúd de su padre y soldado Satnam Singh, que murió en un reciente enfrentamiento con las fuerzas chinas en la zona del valle de Galwan, durante la ceremonia de cremación en el pueblo de Bhojraj, cerca de Gurdaspur, el 18 de junio de 2020. (Narinder Nanu / AFP vía Getty Images)

La agenda de China en el Tíbet

Los puntos de acción bajo el planeado “rejuvenecimiento de la nación china” también incluyen proyectos de infraestructura en el Tíbet, que significan el despliegue masivo del EPL en la región, según Hasija.

Esto tiene repercusiones directas en la seguridad de India, ya que el país comparte una extensa frontera con China a lo largo de la meseta tibetana.

“Cuando se aprobó el 14º plan quinquenal en la Asamblea Popular Nacional, éste es otro motivo de preocupación para el gobierno indio, porque en ese plan se incluyeron proyectos de infraestructura masivos en el Tíbet. Ahora bien, todos sabemos que cualquier proyecto en Tíbet necesita la aprobación del EPL, y es en beneficio del EPL”, dijo Hasija.

“Ahora, todos estos proyectos y actividades de infraestructuras masivas permitirán al EPL transportar rápidamente tropas, cargamento militar y material al Tíbet”.

En el marco de sus planes quinquenales, China pretende construir presas en los ríos transfronterizos que nacen en Tíbet y desembocan en India, lo que “repercutirá negativamente” en las poblaciones de las regiones indias situadas aguas abajo, señaló Hasija, quien añadió que China está construyendo una enorme presa en el río Brahmaputra o Yarlung Tsangpo, en el Tíbet, y al menos otras 17 presas en su curso inferior.

Se calcula que esto afectará al menos a mil millones de personas de los países ribereños de la cuenca inferior que dependen del río y de los afluentes que lo alimentan, dijo.

“La enorme afluencia de personas y las actividades de construcción a gran escala en el Tíbet, que incluyen la construcción de aeropuertos fronterizos y 200 pueblos para la defensa de la frontera, provocarán sin duda un calentamiento de las temperaturas. A su vez, esto acelerará el repliegue de los glaciares y reducirá drásticamente el caudal de los ríos alimentados por los glaciares que riegan la llanura indogangética, donde reside la mayor parte de la población de la India”, dijo Hasija.

(Diana Hubert-Benedetti/Epoch Times)
(Diana Hubert-Benedetti/Epoch Times)

Inquietud histórica

Hasija dijo que India y China siempre tuvieron una relación frágil y que, en contra de la creencia de que el periodo anterior a 1950 fue una “luna de miel” entre ambos países, su investigación demuestra que nunca fue así.

“Cuando India obtuvo la independencia nuestro principal problema siempre fue Cachemira y Pakistán. Ahora bien, India fue el primer país no comunista que reconoció a la RPC [República Popular China]. Por supuesto, en aquel momento se pidió en nuestro Parlamento que esperáramos”, dijo.

“Según mi análisis, Cachemira es un factor que contribuyó en gran medida a la política de Nehru [primer primer ministro indio] hacia China”, dijo Hasija, añadiendo que el gobierno indio habría pensado entonces que si reconocían a la RPC, los dirigentes chinos apoyarían a India con respecto a Cachemira.

“Hay una carta que Nehru escribió a Mohan Singh Mehta [fechada] el 20 de septiembre de 1952. En esta carta dice que India solo está amenazada por Pakistán, y que no le preocupa en absoluto China. Y se le aconseja que China sería un apoyo importante para la postura de India ante Cachemira en los próximos años”, dijo Hasija. Mehta era el embajador de India en Pakistán durante esa época.

Por este motivo India siguió una política de apaciguamiento hacia China tras la anexión del Tíbet, según Hasija.

“Y luego la reivindicación de China sobre Formosa Taiwán, por supuesto, India siempre dijo durante ese tiempo que es una extensión de la guerra civil china, y no nos molesta que Formosa sea parte de China”, dijo Hasija añadiendo que el mismo factor de Cachemira estaba detrás de esta postura.

China nunca ha apoyado a India. Hasija cree que los dirigentes indios no fueron capaces de entender a los dirigentes comunistas chinos, y que ya es hora de que India invierta en investigación para entender el pensamiento chino.

“Apenas hemos invertido en estudios sobre China, no tenemos suficientes estudios sobre la comprensión y el conocimiento de los chinos”, dijo añadiendo que India también puede construir nuevas asociaciones y alianzas estratégicas para contrarrestar la agenda china del “gran rejuvenecimiento”.

Siga a Venus en Twitter: @venusupadhayaya


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.