“El Milagro del Recuerdo”: Una ópera navideña con mariachi

Por Tiffany Brannan
09 de Diciembre de 2023 8:00 PM Actualizado: 09 de Diciembre de 2023 8:00 PM

Comentario

El ballet tiene una tradición navideña anual, “El Cascanueces”, que casi todas las compañías y escuelas de ballet representan año tras año. Sin embargo, la ópera no tiene un equivalente tan popular. La principal ópera navideña es “Amahl y los visitantes nocturnos”, una ópera de cámara estadounidense sobre un pastorcillo tullido que conoce a los Reyes Magos, escrita para la televisión por Gian Carlo Menotti en 1951. Aunque su corta duración y su reducido reparto facilitan su representación en salas pequeñas, es demasiado simplista para ser una producción de ópera para la mayoría de las compañías de ópera. Hay otras óperas de temática navideña, pero pocas son conocidas.

Este año, la Ópera de San Diego representó una ópera mexicana con mariachis titulada “El Milagro del Recuerdo”. Fue escrita por Javier Martinez con libreto de Leonard Foglia. La ópera fue encargada por Houston Grand Opera, donde se estrenó en diciembre de 2019.

Este espectáculo fue una coproducción de la Ópera de San Diego, la Gran Ópera de Houston y la Ópera de Arizona. Es la tercera ópera de mariachi que la Ópera de San Diego ha realizado, que es una buena cantidad teniendo en cuenta lo joven que es el género. La primera ópera de mariachi fue “Cruzar la Cara de la Luna” de 2013, que fue compuesta por Jose “Pepe” Martinez, el padre de Javier. También fue un encargo de la Houston Grand Opera con libreto en español de Leonardo Foglia. “El Milagro del Recuerdo” es la precuela de “Cruzar la Cara de la Luna”.

La Ópera de San Diego representa la ópera de mariachis “El Milagro del Recuerdo”. (Cortesía de Karli Cadel)

Una historia de inmigrantes

“El Milagro del Recuerdo” podría considerarse “Amahl y los visitantes nocturnos” al sur de la frontera. También trata de la familia, la generosidad y el verdadero significado de la Navidad. Está ambientada en la Nochebuena de 1962 en el pequeño pueblo mexicano de Michoacán. Dos familias y el cura del pueblo se preparan para representar su pastorela, la representación navideña anual que conmemora el viaje de los pastores y los Reyes Magos para ver al Niño Jesús. Las dos jóvenes familias están sin el padre, ya que ambos trabajan en Estados Unidos para mantener a sus familias.

Mientras Lupita, madre de dos hijos, entiende por qué tienen que estar separados durante las fiestas, Renata está muy afligida porque su marido está ausente en Navidad y en el resto de los acontecimientos importantes de la vida de su hijo. Se lamenta de que siente que su familia se está separando, pero aparenta estar contenta por su hijo. En pleno ensayo de la pastorela, los dos padres irrumpen como una alegre sorpresa. Están encantados de reencontrarse, pero Renata está muy consternada al enterarse de que su marido, Laurentino, tiene intención de marcharse de nuevo en sólo dos días. Él intenta convencerla de que hace lo mejor para la familia, pero ella cree que lo más importante es que estén juntos.

Al día siguiente, Chucho, el marido de Lupita, informa a su familia que quiere que todos se reúnan con él en Estados Unidos, pero Lupita se siente conflictuada. Mientras tanto, Renata se desespera por no poder formar una verdadera familia con su marido y su hijo, y su madre intenta hacerle ver que tener siempre la razón no es lo más importante.

El padre de Chucho contempla si sus padres, que murieron en la Revolución Mexicana cuando él era pequeño, estarían disgustados con lo poco que ha logrado en su vida. El sacerdote le confiesa que se pregunta si sus padres, ya fallecidos, lamentarían su decisión de ingresar en el sacerdocio en lugar de continuar con el apellido familiar. A lo largo de la historia, una bella pero misteriosa mujer se le aparece a Laurentino en circunstancias mágicas, recordándole el amor que él y Renata han compartido toda su vida.

La Ópera de San Diego representa la ópera de mariachis “El Milagro del Recuerdo”. (Cortesía de Karli Cadel)

Una bella producción

El reparto de esta ópera incluye ocho cantantes principales, cuatro mujeres y cuatro hombres. También hay cuatro papeles infantiles, que son partes habladas. El ritmo de la música corre a cargo de tres músicos de mariachi, que interpretan todos los compases de la partitura menos dieciséis. Vestidos completamente de mariachi, aparecen a menudo en escena, ya sea acompañando desde el fondo o interactuando con los personajes. Les acompañaba una orquesta de quince músicos en el foso, con ocho violines, dos violas, un violonchelo, un arpa y tres trompetas.

Como suele ocurrir con las óperas de mariachis, en esta producción se utilizaron micrófonos en lugar del canto sin amplificación por el que es famosa la ópera. Esto permitió a los cantantes utilizar una técnica más relajada y natural, al mismo tiempo que se les oía cómodamente en el gran auditorio. También ayudó el extenso diálogo en español entre las canciones.

La escenografía era sencilla pero muy bella y cálida. Las piezas básicas del decorado eran unas cuantas paredes móviles, que se ajustaban para transmitir la impresión del interior y el exterior de las casas familiares. Algunos momentos encantadores resultaron especialmente mágicos con este telón de fondo hogareño. En una de las escenas más alegres, Laurentino y su hijo eligen un regalo especial entre una hilera de piñatas de colores que descienden del techo como un desfile de papel maché. En un tierno flashback del romance de la infancia de Laurentino y Renata, los dos niños fueron rodeados por un caleidoscopio de brillantes mariposas plateadas, que caían suavemente a su alrededor como una resplandeciente nevada. En el final, la pastorela comenzó con el sacerdote cantando una alegre canción vestido con un ornamentado traje de Rey Mago, mientras unas luces metálicas en forma de estrella descendían lentamente desde las vigas, llenando el cielo.

La partitura se compone de melodías lo bastante sencillas como para resultar memorables, pero no por ello menos bellas. El público se sintió claramente conmovido por el mensaje que transmitían las conmovedoras melodías. Dado que este espectáculo cuenta con un elenco de solistas destacados, la mayor parte de la música consiste en duetos en escenas íntimas entre dos personajes. Los dúos platónicos son sorprendentemente raros en la ópera, y la mayoría son canciones de amor entre tenores y sopranos. Esta ópera introdujo muchos momentos de este tipo. Mi escena favorita fue la de Aba, el padre de Chucho, y el sacerdote. Mezclando la fe con la fragilidad humana, cada uno confiesa a su amigo que tiene remordimientos y dudas sobre su vida y se pregunta qué pensarían de él sus padres. Es un momento conmovedor de compañerismo entre los personajes barítono y tenor.

La Ópera de San Diego representa la ópera de mariachis “El Milagro del Recuerdo”. (Cortesía de Karli Cadel)

Una historia conmovedora

Fui el domingo a la matiné de “El Milagro del Recuerdo”, que era la segunda de dos funciones. El enorme teatro estaba repleto de un público muy ecléctico, con espectadores habituales desde hacía décadas sentados junto a otros que asistían por primera vez a la ópera. Puede que el público fuera heterogéneo, pero su respuesta no lo fue. La reacción fue extremadamente entusiasta, y todo el público se puso unánimemente en pie durante la bajada del telón. Aunque el espectáculo se representó en una de las salas más grandes de San Diego, resultó muy íntimo.

Me gustó el buen gusto de esta ópera. Es una historia familiar muy limpia y sana, pero no es juvenil ni inmadura, como la mayoría de los “espectáculos familiares” de hoy en día. Al igual que una película clásica, aborda los problemas a los que se enfrenta la gente real en la vida cotidiana, añadiendo la belleza y la inspiración de la música y el arte. Como dijo el director general de la Ópera de San Diego, David Bennett, en la sesión de preguntas y respuestas posterior a la representación, la historia de esta ópera no sólo es relevante para los mexicano-americanos. Es una historia sobre familias que hicieron sacrificios para venir a Estados Unidos en busca de una vida mejor para sus hijos, que comparten todos los estadounidenses cuyos padres o antepasados emigraron a este país. Me pareció muy refrescante que la Ópera de San Diego no hiciera demasiado hincapié en el hecho de que los personajes fueran una minoría. La cultura mexicana está representada con respeto y encanto, pero no parece la “señalización de virtud” étnica excesivamente dramática que vemos con demasiada frecuencia hoy en día.

Esta ópera me hizo llorar con su hermosa música, sus tiernas palabras y, sobre todo, su mensaje sobre la familia y el recuerdo de lo que es importante en la vida. Es una obra preciosa, y felicito a la Ópera de San Diego por hacerle justicia en esta excelente producción. Todavía no se ha hecho ninguna grabación profesional de esta joven ópera, pero ésta y otras óperas de mariachi son cada vez más populares. Esté atento a una producción de “El Milagro del Recuerdo” cerca de usted, especialmente si vive en el suroeste.

La Ópera de San Diego representa la ópera de mariachi “El Milagro del Recuerdo”. (Cortesía de Karli Cadel)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.