El movimiento Occupy volvió y esta vez es marxismo explícito

Por Peter Barry Chowka
16 de Julio de 2018 Actualizado: 16 de Julio de 2018

El movimiento Occupy ha regresado. A diferencia del “1 por ciento” del 2011, esta temporada su blanco es el ICE, la agencia estadounidense de inmigración y aduanas (Immigration and Customs Enforcement).

El mes pasado, luego de la mala publicidad que tuvo el ICE, los manifestantes de Portland, Oregon, encendieron la chispa que inició el fuego del más reciente movimiento Occupy.

Una pequeña vigilia el 17 de junio en las oficinas centrales del ICE en Portland, realizada solo dos días después, se convirtió en una ciudad de carpas de cientos de manifestantes, todos ellos con la intención de cerrar el ICE.

Además de arrestar, detener y deportar extranjeros sin documentación, según Polifact la agencia ICE “investiga el contrabando y tráfico de personas; crímenes financieros y lavado de dinero; actividades de pandillas transnacionales y otros crímenes”.

Los manifestantes de Portland se oponen a que el ICE haga cumplir la nueva política de tolerancia cero de la administración de Trump para quienes cruzan ilegalmente hacia Estados Unidos. El tema ganó popularidad por la “separación de familias” que fogonearon quienes proponen las fronteras abiertas, el Partido Demócrata y buena parte de la prensa principal.

El 19 de junio, los participantes de Occupy ICE PDX (Portland) (así fue como lo llamaron), acosaron a los trabajadores en el edificio del ICE cuando intentaban volver a sus casas después del trabajo. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que controla al ICE, anunció que el edificio permanecería cerrado hasta nuevo aviso.

Finalmente reabrió dos semanas más tarde, luego de que ocho manifestantes que habían bloqueado la entrada al edificio fueron sacados por la fuerza y arrestados por oficiales federales. Fueron liberados ese mismo día. Se colocó un vallado y la policía del DHS se apostó durante todo el día para proteger al edificio y asegurar el acceso durante el horario de trabajo.

Mientras tanto, el campamento principal de al menos 90 carpas, quedó intacto. Más temprano, el alcalde de izquierda de Portland, una de las primeras ciudades santuario, había tuiteado una orden a la policía de Portland de no molestar a los campistas.

Ciudades campamento

Occupy ICE PDX pronto produjo docenas de imitadores por todo el país, para los cuales Portland era el modelo. Las redes sociales, en especial Twitter y Facebook, y un montón de nuevos sitios web conectaron a los grupos y alentaron a más personas a unirse o donar suministros para que las ciudades campamento continuaran.

En una manifestación organizada por los Socialistas democráticos de América, los activistas marchan contra la agencia de inmigración y aduana (ICE) frente a sus oficinas en Federal Plaza en Nueva York, el 29 de junio de 2018. (Drew Angerer/Getty Images)
Todos los grupos de Occupy tienen tres objetivos principales: que no haya ICE, que no haya fronteras y que no haya prisiones. En muchos de sus comunicados y gráficos escriben su frase favorita “¡Chi**a la migra!”. Migra es como le llaman algunos extranjeros y sus simpatizantes a los oficiales de frontera y aduanas de EE. UU.

Ahondando más en las redes sociales de OccupyICE, uno encuentra que apoyan “derechos plenos para todos los inmigrantes” (“nadie es ilegal”) y no solo cerrar el ICE, sino procesar a sus empleados. Hay referencias constantes a los compañeros “camaradas” y “comunas” en sus mensajes y tuits.

El anterior movimiento Occupy de campamentos urbanos, que comenzó en septiembre de 2011 como Occupy Wall Street en Nueva York, también se desparramó por toda la nación.

Ese campamento, que duró meses, introdujo el ahora arraigado meme del 99 por ciento contra el 1 por ciento, el cual, según los ocupantes, lo controla todo.

Socialistas y comunistas

Según una publicación de la extrema izquierda que simpatiza con la última causa Occupy:

“Por todo Estados Unidos, grupos de socialistas, anarquistas, comunistas y otros de izquierda están acampando fuera de la oficinas del ICE para impedir que los agentes y sus detenidos entren y salgan del edificio”.

Entre quienes apoyan Occupy ICE Philadelphia están los Socialistas Philly, el Partido para el socialismo y la liberación, el Partido de los trabajadores del mundo, Alternativa socialista, Socialistas del condado Montgomery, y Tendencia internacional marxista.

Manifestantes marchan en el vecindario Little Village pidiendo la eliminación de la agencia de inmigración y aduana ICE el 29 de junio de 2018 en Chicago, Illinois. (Scott Olson/Getty Images)

Grupos Occupy en otras ciudades se jactan de tener apoyo de varios grupos socialistas, comunistas o marxistas similares. Por ejemplo “Red Bloom [el cual] es un colectivo de comunistas”, apoya con fuerza OccupyNYC. El Partido revolucionario comunista USA (“¡Estamos construyendo un movimiento para la revolución!”) es otro que apoya abiertamente.

El adepto más prominente y mejor organizado de Occupy ICE es DSA, los Socialistas Democráticos de América. Fundado unas cuatro décadas atrás por el socialista académico, autor y ateo, Michael Harrington, DSA se ha corrido hacia la extrema izquierda en años recientes.

La ex bartender de 28 años de edad Alexandria Ocasio-Cortez, miembro de DSA y declarada socialista, se hizo conocida recientemente cuando apareció de la nada y se ganó el puesto que ocupaba el representante Joe Crowley en una elección primaria de los demócratas en Nueva York. Ocasio-Cortéz ha hecho de su oposición al ICE el centro de su campaña. El presidente del Comité Nacional Democrático, Tom Perez, comentó recientemente que Ocasio-Cortez representa el “futuro del partido”.

El 2 de julio, DSA tuiteó que había alcanzado los 40.000 miembros luego de agregar 4000 nuevos la semana anterior, gracias a la muy publicitada victoria de Ocasio-Cortez y la difusión del meme “No ICE”.

El pasado octubre, Ron Radosh analizó al DSA en un artículo en el que grafica que “Se mueve desde el socialismo democrático hacia el totalitarismo estanilista”. Él concluyó que los “socialistas democráticos de Estados Unidos han demostrado estar en riesgo de ser indistinguibles del viejo Partido Comunista de EE. UU. y sus prácticas estalinistas”.

Otro gran apoyo de Occupy ICE es Antifa, una colección sombría de izquierdistas radicales propensos a la violencia que dicen ser antifascistas.

Escalada

Los objetivos y las demandas de Occupy ICE están llegando a los altos escalafones de la política. Varios políticos líderes del partido demócrata, incluyendo senadores y potenciales candidatos presidenciales como Elizabeth WarrenKamala Harris y Kirsten Gillibrand, han respaldado la principal demanda de Occupy ICE, de cerrar completamente el ICE.

Un prominente miembro del DSA y respaldo de Occupy ICE, Jabari Brisport, está ayudando a empujar aún más las demandas de Occupy ICE hacia la izquierda. Hace poco tuiteó a otro socialista quien dijo “Hagamos de ‘abolir el ICE’ la posición centrista y ‘procesar al ICE’ la posición de izquierda”. El tuit de Brisport pidiendo juicios criminales para los trabajadores del ICE ha tenido más de 4000 retuits y 22.000 me gusta.

Ahora que Occupy ICE ha tenido éxito en hacer que sus ocupaciones estén por toda la nación, está prometiendo escalar sus tácticas, incluyendo aparentemente evitar la no violencia. El 7 de julio, una declaración de la “Zona Temporalmente Autónoma” (el campamento de Occupy ICE en Portland) incluyen estos comentarios:

“Generalmente, nuestras acciones han sido no violentas […] Las acciones pasivas suelen ser ineficaces y pueden incluso impedir los movimientos sociales reales, ya que la gente se vuelve complaciente con la pasividad […] Enfrentados con la opresión violenta y la represión, la gente tiene el derecho de responder con cualquier medio que sea necesario para protegerse a sí misma, a sus seres queridos, sus tierras y aguas… Queremos clausurar un sistema, no solo un edificio”.

Para su próximo paso, Occupy ICE está promoviendo un Día Nacional de Acción contra ICE el jueves 17 de julio en ciudades de todo el país.

Siga a Peter Barry Chowka en Twitter: @pchowka

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS