El nuevo gran juego: China y Rusia compiten en Afganistán

Por Antonio Graceffo
01 de Noviembre de 2021 3:31 PM Actualizado: 01 de Noviembre de 2021 3:31 PM

Análisis de noticias

Rusia y China en el Cementerio de Imperios, felices de que Estados Unidos se vaya, son los dos grandes actores que acaban de heredar un peligroso embrollo, plagado de inestabilidad y un futuro económico incierto.

Según el portavoz talibán Zabiullah Mujahid, el régimen talibán quiere unirse al Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), el componente estrella de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, en inglés) de China, que conecta Asia Central con los campos petrolíferos de Irán.

Rusia y China consideran que la retirada de Estados Unidos de Afganistán es una prueba de la decadencia de Occidente y de la degradación de Estados Unidos como potencia mundial preeminente. Esto es una buena noticia para China, que aspira a sustituir a Estados Unidos como potencia mundial. Para Rusia, rival ancestral de Estados Unidos, un declive estadounidense sería la culminación de un sueño de la Guerra Fría. Ambos han aprovechado la caída de Kabul para intimidar a sus respectivas némesis, advirtiendo a Ucrania y Taiwán, de que Estados Unidos es un amigo poco fiable, con un poder deteriorado.

Aunque ni a China ni a Rusia les gustaba tener tropas estadounidenses en sus fronteras, la presencia militar de Estados Unidos mantenía el orden. Ambos países se esfuerzan ahora por decidir cómo hacer frente a las consecuencias y a las nuevas responsabilidades que se les atribuyen, por ejemplo, cómo contener las numerosas amenazas de Afganistán, como el terrorismo, las drogas y la crisis de los refugiados.

A Beijing le preocupa el posible aumento de la actividad terrorista en Xinjiang. Del mismo modo, Rusia ha sufrido numerosos ataques terroristas islamistas en las últimas décadas y sabe que un Afganistán inestable podría ser un catalizador potencial de más problemas. Otra preocupación en materia de seguridad es frenar el flujo de adormidera hacia el territorio ruso o a través de él.

A Rusia también le preocupa la posible violencia en las Repúblicas de Asia Central, que históricamente han estado muy dentro de la esfera de influencia rusa. Este aumento de la desestabilización y de la amenaza a la seguridad ha proporcionado una oportunidad para que Rusia aumente su presencia militar en Asia Central.

Epoch Times Photo
Helicópteros de ataque rusos lanzan cohetes durante ejercicios militares en el campo de tiro de Kapustin Yar, en la región de Astracán, al sur de Rusia, el 25 de septiembre de 2020. Los ejercicios militares “Cáucaso-2020” reunieron a tropas de China, Irán, Pakistán y Birmania (Myanmar), junto con Armenia, Azerbaiyán y Bielorrusia. (Dimitar Dilkoff/AFP vía Getty Images)

Rusia y China han aumentado su ayuda militar y sus efectivos en Tayikistán. Además, Rusia ha organizado ejercicios militares conjuntos, en el marco de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS, por sus siglas en inglés). Poco antes de la caída de Kabul, se celebró una reunión entre la OCS y la agrupación militar dirigida por Rusia, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC, por sus siglas en inglés), entre cuyos miembros se encuentran Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán, así como Estados observadores, Afganistán y Serbia. En la cumbre de septiembre de la OCS, celebrada en Dushanbe (Tayikistán), uno de los principales temas de debate fue cómo abordar la cuestión de Afganistán, aunque en realidad no se definió una política clara.

Aunque China y Rusia no parecen tener una hoja de ruta concisa sobre Afganistán, parece que la OTSC mantendrá la seguridad en Asia Central, mientras que China aumentará sus propias defensas fronterizas. Mientras tanto, la continuidad de la estabilidad en Asia Central depende de si Afganistán se convierte o no en un refugio para los terroristas internacionales y de si el terrorismo puede ser contenido dentro de Afganistán. Se teme que los atentados se lancen desde Afganistán o que la radicalización se exporte a China, Pakistán, las repúblicas centroasiáticas y Rusia.

Tanto China como Rusia acogieron a los líderes talibanes, antes de la caída de Kabul, y ambos han mantenido sus embajadas allí. China y Rusia se abstuvieron de participar en las exigencias del G-7 para que los talibanes respetaran y ampliaran los derechos humanos. También enviaron delegados a la cumbre de líderes del G-20 sobre Afganistán, donde el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, presionó para que se eliminaran las sanciones estadounidenses contra los talibanes. Ambos países han exigido que Estados Unidos pague la reconstrucción de Afganistán.

Además de ampliar su postura militar y defender a los talibanes en las organizaciones mundiales, China y Rusia se están comprometiendo directamente con los talibanes. Tras la cumbre del G-20, los líderes talibanes fueron invitados a una reunión en Moscú.

Sobre el terreno en Afganistán, Beijing ha intensificado sus intentos de influir en los talibanes, ofreciéndoles ayuda, junto con fuertes consejos y recomendaciones; mientras que Rusia parece haberse recusado de tales negociaciones. Las empresas chinas también están explorando las opciones de nuevas inversiones en Afganistán para reiniciar dos proyectos mineros paralizados, así como un corredor de transporte aéreo con China.

Un reportaje reciente, publicado en el medio de comunicación estatal chino CGTN, promocionaba los beneficios de la BRI tanto para Afganistán como para China a través de la cooperación en energía, recursos naturales y servicios empresariales. China y Afganistán firmaron un memorando de entendimiento de la BRI en 2016. La posibilidad de que Afganistán llegue a unirse realmente a la BRI, y de que la inversión china fluya, depende de si los talibanes son capaces de estabilizar el país.

Ya hay indicios de que los habitantes de las ciudades rechazan la legitimidad del régimen talibán y podrían empezar a protestar, lo que casi con toda seguridad incitaría a la violencia. Mientras tanto, el conflicto armado en Afganistán lleva 43 años. Hay milicias étnicas y regionales, así como unidades disueltas del ejército afgano que podrían lanzarse a una revuelta armada contra los talibanes.

Combatientes talibanes armados en la mezquita de Abdul Rahman, en Kabul, el 20 de agosto de 2021. (Hoshang Hashimi/AFP vía Getty Images)

Durante décadas, los talibanes fueron insurgentes que luchaban por el derrocamiento de un gobierno. Ahora que los talibanes son el gobierno, no está claro si la mayoría de las facciones talibanes, o todas ellas, son capaces o están dispuestas a realizar esta transición.

La otra cuestión es: ¿hasta qué punto quieren los talibanes alterar las condiciones de su país para apaciguar a China? Los talibanes necesitan las inversiones del BRI y Afganistán tiene grandes depósitos de minerales y recursos, que China quiere. Sin embargo, aunque Afganistán se beneficiaría de estas inversiones, la experiencia a lo largo de la BRI demuestra que China se beneficiaría más.

Aunque las ganancias potenciales de los minerales afganos podrían ascender a billones de dólares, su extracción no será una simple cuestión de que China inyecte dinero en las minas. El Partido Comunista Chino (PCCh) también tendría que financiar la construcción de infraestructuras, carreteras, suministro de energía, procesamiento, transporte y funciones de apoyo que hagan viable la minería. Además, los minerales son el triunfo de los talibanes, su único activo económico. No parece probable que vayan a renunciar a ellos fácilmente. E incluso si los talibanes aceptan, el PCCh necesitará garantías de que sus inversiones estarán físicamente protegidas de los ataques terroristas.

Beijing ha pedido que los talibanes dejen de ser clasificados como grupo terrorista, mientras que en Rusia la situación es más complicada. Algunas voces en Rusia están de acuerdo con China y desean que se retire la designación de grupo terrorista a los talibanes. Sin embargo, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, no está de acuerdo, ya que ha señalado repetidamente los grandes riesgos para la seguridad que plantea la nueva situación de Afganistán.

El “formato de Moscú“, establecido en 2017 para abordar la cuestión de Afganistán, incluye a China, Pakistán, Irán, India y Afganistán. La plataforma pretendía perfilar cómo se coordinarían Rusia y China. Por el momento, se espera que la cooperación entre Rusia y China se centre en gran medida en la seguridad, ya que Rusia carece de capital para implicarse de forma significativa en planes de inversión y ayuda masivos. China, más o menos sola, se encargará de la financiación. Pero las cantidades y el calendario de estas entradas de dinero dependerán de la capacidad de los talibanes para estabilizar un país, que ninguna potencia mundial ha sido capaz de estabilizar durante siglos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.