El “olor a muerte” del 11 de septiembre sigue cobrando vidas

Por Petr Svab
11 de Septiembre de 2021 12:25 PM Actualizado: 11 de Septiembre de 2021 12:30 PM

Las toxinas de los escombros del antiguo World Trade Center continúan dejando su rastro venenoso incluso 20 años después, provocando enfermedades graves y la muerte. No solo afectó a los socorristas que participaron en las labores de rescate tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001; también se vieron afectados las decenas de miles de civiles que se ofrecieron como voluntarios para ayudar en la limpieza o volvieron a trabajar en el centro de la ciudad poco después.

Todos, desde los guardias de seguridad hasta los oficinistas, volvieron a hacer su trabajo luego de que el gobierno asegurara que era seguro respirar el aire turbio. La gente puso en duda esta afirmación, ya que la calidad del aire era notablemente mala. Sin embargo, solo se dieron cuenta de lo malo que era realmente cuando la gente empezó a enfermar. El gobierno llegó a reconocer docenas de enfermedades relacionadas con la exposición tóxica, incluyendo problemas respiratorios y más de 60 tipos de cáncer.

En 2010, el Congreso aprobó una ley que ofrecía cobertura médica y compensación económica a cualquier persona a la que se le diagnosticara una de las enfermedades reconocidas y que pudiera demostrar su presencia en la zona afectada del bajo Manhattan el 11-S o en algún momento de los meses siguientes. La ley fue ampliada y reautorizada varias veces, la última en 2019.

Chris Sorrentino es uno de los amparados por la ley. Trabajaba como especialista en el piso de la Bolsa de Nueva York, a varias manzanas de la Zona Cero.

La mañana del 11 de septiembre de 2001, estaba en un autobús que venía de Brooklyn y quedó atascado en una salida del túnel Brooklyn-Battery debido a un embotellamiento. Sin saberlo, el congestionamiento vial fue causado por el primer avión que se estrelló contra el World Trade Center. Finalmente, el conductor dejó bajar a los pasajeros del autobús y Sorrentino comenzó a caminar hacia Wall Street.

“Oí un avión. Miré hacia arriba y vi un enorme avión de pasajeros”, dijo a The Epoch Times.

Estaba volando demasiado bajo, pensó.

“Esto no va a ser bueno”.

Cuando el avión desapareció de su vista, oyó una explosión y vio una enorme nube de humo y llamas que envolvía todos los edificios de la zona. Habían impactado a la segunda torre.

Comenzó a caminar hacia la zona, aún sin saber qué estaba pasando. Se encontró con algunos compañeros que también trabajaban en el piso. Le dijeron que era el segundo avión que impactaba.

“Esto es como una guerra”, dijo uno de ellos.

Epoch Times Photo
Chris Sorrentino en la Bolsa de Nueva York. (Chris Sorrentino)

Decidieron igualmente ir a la Bolsa, pero recibieron una llamada en el camino para que se dirigieran al centro de la ciudad.

Se dirigieron a FDR Drive, que estaba abierto para que la gente caminara hacia el norte. En el camino, vio a una persona, posiblemente un trabajador del gobierno, con un teléfono satelital. La cobertura de los celulares no funcionaba en ese momento, así que le preguntó si podía llamar a su esposa.

“Que sea rápido”, dijo el hombre.

Su esposa estaba viendo lo que ocurría en las noticias. Le dijo que tomara su barco, estacionado al sur del puente Verrazzano-Narrows, en Brooklyn, y se acercara a South Street Seaport, en el lado oeste del bajo Manhattan.

Ella nunca había conducido el barco sola, pero aceptó hacerlo.

Mientras Sorrentino y sus colegas se dirigían al puerto marítimo, las torres se derrumbaron.

“Todo lo que se veía era una nube de polvo que recorría todas las calles y callejones”, dijo.

Aunque ya estaban cerca del borde occidental de Manhattan, a lo ancho de la isla desde las torres, todavía estaban cubiertos de hollín de pies a cabeza.

“No podías ver más de 15 metros delante de ti”, dijo Sorrentino. “Así de espeso era”.

La gente envolvió inmediatamente su cara con la ropa, ya que la nube era “asfixiante” al respirar, dijo.

Unas dos horas después de la llamada telefónica, llegó su mujer. Ya había una multitud de personas en el muelle tratando de saltar a cualquier barco que arrancara.

“Haz un barrido rápido, ni siquiera frenes”, le gritó a su mujer.

Saltó al bote y dio otra vuelta, recogiendo a unas 10 personas.

“Salimos de la isla”, dijo.

De camino a Brooklyn, los guardacostas los detuvieron para preguntarles quiénes eran, ya que toda la zona debía estar acordonada.

“Mi mujer, supongo, se escabulló antes de que la cerraran”, dijo.

Regreso al trabajo

Sorrentino y miles de sus compañeros volvieron al trabajo el martes siguiente. En ese momento hubo presiones para reabrir la bolsa y reanudar las operaciones, pero también para mostrar resistencia ante los atentados.

Christine Todd Whitman, entonces directora de la Agencia de Protección Medioambiental y exgobernadora de Nueva Jersey, anunció que la calidad del aire era aceptable para que la gente volviera a la zona.

“La gobernadora Whitman aseguró a todo el mundo que la calidad del aire estaba bien y que no había nada malo”, dijo Sorrentino. “Lo cual era una mentira al cien por cien”.

No era un misterio para nadie que viniera al centro que la calidad del aire “no era aceptable”, dijo.

El polvo era omnipresente, imposible de limpiar por completo. Los trabajadores de saneamiento limpiaban las calles con manguera todos los días, pero no era suficiente.

“Cada mañana, parecía casi como nieve”, dijo.

Además, el fuego bajo la Zona Cero siguió ardiendo durante unos tres meses.

“Todavía salían columnas de humo todos los días”, dijo Sorrentino. “Era el olor más rancio que querrías oler en tu vida”.

Muchos de los que lo experimentaron, incluido Sorrentino, lo describieron como el “olor de la muerte”.

Apestaba a asbesto y carne podrida y cubrió el bajo Manhattan durante “unas tres semanas o un mes”, dijo.

Los trabajadores del edificio tuvieron que cambiar constantemente los filtros de aire de sus sistemas de ventilación, ya que se obstruían rápidamente, según le contaron otros trabajadores.

El olor era tan irritante que a algunos les hacía llorar los ojos, dijo.

Sin embargo, parece que muchos no se dieron cuenta de las consecuencias de respirarlo.

“Definitivamente, no pensé a largo plazo en ello”, dijo Sorrentino.

Mirando hacia atrás, ni siquiera estaba seguro de que los trabajadores habituales supieran lo que era una mascarilla N95. Muchos llevaban sencillas mascarillas de tela, como las que reparte la Guardia Nacional, dijo.

“Diría que conozco a más de un centenar de personas que fallecieron o contrajeron cáncer a causa del 11 de septiembre”, dijo.

A lo largo de los años, cada vez que se enteraba de que alguien enfermaba, decía: “Debemos ser de los afortunados”.

Entonces, en 2018, empezó a sentir dolor en el abdomen. Fue a un médico tras otro, pero nadie pudo averiguar qué le pasaba. Llegó al punto en que los médicos consideraron enviarlo a un psiquiatra, pensando que el dolor era psicológico.

Finalmente se hizo una cistoscopia ascendente en 2019, que reveló un agresivo cáncer de vejiga. Aceptó someterse a una biopsia en el momento sin anestesia, “lo más doloroso” de su vida, dijo. Se sometió a una cirugía avanzada de vejiga y comenzó una agotadora recuperación.

Le dijeron que si le hubieran diagnosticado unos meses más tarde, los médicos no habrían podido hacer nada por él.

Sorrentino pudo inscribirse en el fondo de compensación del 11-S, ya que su tipo de cáncer es una de las dolencias presuntamente relacionadas con las toxinas.

Abogado implicado

Aunque no es necesario, muchas personas presentan reclamaciones al fondo de compensación a través de un bufete de abogados —en el caso de Sorrentino, Barasch y McGarry

El bufete, que representa a más de 25,000 clientes con reclamaciones al fondo, solía ser un pequeño bufete que se ocupaba de las reclamaciones por lesiones laborales, principalmente de los bomberos. Sin embargo, con oficinas a menos de tres manzanas de la Zona Cero, el bufete sufrió un cambio fundamental a raíz de los atentados, según Michael Barasch, socio director del bufete.

El día de los atentados, Barasch estaba en un gimnasio de la calle Vesey, a una manzana de las torres, cuando oyó una “enorme explosión”, según declaró a The Epoch Times.

Alguien dijo que un avión había impactado contra el World Trade Center.

“Salimos a la esquina de Broadway y Vesey Street y nos quedamos mirando con horror cómo la gente salía del edificio”, dijo.

Mientras el fuego se abría paso por la torre, el segundo avión impactó.

“¡Santo cielo! Nos están atacando”, se dio cuenta Barasch.

Volvió corriendo a su despacho.

“Salgan de aquí. Estamos en guerra”, dijo a todos.

Se quedó con un compañero cuya esposa trabajaba en una de las torres. El hombre no estaba seguro de si su mujer había llegado al trabajo esa mañana y trataba de ponerse en contacto con ella.

“Por fin sonó el timbre y era su esposa”, cuenta Barasch.

Todos se quedaron atónitos viendo la espeluznante escena cuando la primera torre empezó a derrumbarse.

“Será mejor que salgamos de aquí”, se dieron cuenta.

Bajaron corriendo 18 tramos de escaleras.

“Cuando llegamos a nuestro vestíbulo, ya se estaba lleno de polvo de la primera implosión”, dijo.

Corrieron hacia el norte.

El regreso

Barasch y sus compañeros de trabajo volvieron a sus oficinas un mes después, cuando se restableció el suministro eléctrico.

El corte les salvó de la exposición a lo peor de la contaminación, pero el lugar seguía “apestando” cuando volvieron, dijo Barasch.

“Aunque las ventanas estuvieran cerradas, el olor salía por el sistema de aire acondicionado”, dijo.

El olor era tan irritante que provocaba hemorragias nasales en algunas personas, dijo.

Aproximadamente la mitad de su oficina acabó con problemas de salud, desde problemas respiratorios hasta diversas formas de cáncer. Algunos murieron. El propio Barasch sufrió un cáncer de próstata.

Su bufete participó en la primera oleada de indemnizaciones a las víctimas, representando a unos 1000 clientes. El programa inicial se diseñó para proteger a las compañías aéreas de la responsabilidad de los atentados. Las reclamaciones contra el fondo estaban condicionadas a la renuncia al derecho a demandar a las aerolíneas.

La primera oleada finalizó en 2004 tras pagar 7000 millones de dólares.

“Pero la gente no dejó de enfermar”, dijo Barasch.

Tras un prolongado tira y afloja sobre el alcance y la financiación, el Congreso reabrió el fondo de compensación y el programa de salud a través de la Ley de Salud y Compensación del 11-S James Zadroga de 2010. Lleva el nombre de uno de los clientes de Barasch, el detective de la policía de Nueva York James Zadroga, que participó en los esfuerzos de rescate y recuperación del 11-S y murió de fibrosis pulmonar en 2006.

La reautorización de 2019 amplió el programa hasta 2090. En ese momento, el Fondo de Compensación a las Víctimas ya había pagado unos 5000 millones de dólares en virtud de la Ley Zadroga y se preveía que gastaría otros 10,000 millones de dólares hasta 2029 (pdf). El programa de salud pagó unos 1500 millones de dólares en 2019, según una estimación anterior de la Oficina Presupuestaria del Congreso (pdf).

La ley limita los honorarios de los abogados al 10% de la indemnización.

“El gobierno tomó una mala decisión al decirnos que el aire era seguro, pero (…) el gobierno hizo lo correcto al crear el fondo para las víctimas, el programa de salud, y luego extender permanentemente ambos programas”, dijo Barasch.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.