El PCCh es la “mayor amenaza” para los estudiantes internacionales chinos en EE.UU., según informe

"La represión transnacional socava la libertad académica", afirma grupo de derechos humanos

Por Dorothy Li
03 de Febrero de 2024 10:33 AM Actualizado: 03 de Febrero de 2024 10:33 AM

En los campus estadounidenses, los estudiantes y académicos internacionales son cada vez más el objetivo de gobiernos autoritarios que se encuentran a miles de kilómetros de distancia, según un nuevo informe de Freedom House, una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos.

“En las universidades estadounidenses, la represión transnacional es una amenaza cotidiana”, escribió el grupo.

El informe, publicado el 1 de febrero, encontró que los regímenes autoritarios, grandes o pequeños, han extendido su alcance más allá de sus fronteras y han participado en actos similares de “represión transnacional” para silenciar a los críticos en las universidades estadounidenses. Los investigadores señalan que el régimen comunista de China representa la “mayor amenaza” para los estudiantes internacionales en Estados Unidos.

“Poner la atención en China no carece de razón”, dice el informe. La mayoría de los estudiantes extranjeros que asisten a universidades estadounidenses provienen de China. En 2022, las universidades estadounidenses matricularon a más de 1 millón de estudiantes extranjeros, de los cuales 290,000 eran chinos, según un informe del Departamento de Estado de EE.UU. y el Instituto de Educación Internacional.

El Partido Comunista Chino (PCCh) tiene una red sofisticada bajo el Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD) para monitorear a sus ciudadanos en las universidades de todo el mundo.

El UFWD es un órgano del PCCh que el Departamento de EE.UU. describió como “una red mundial en expansión de leales al partido cuyo propósito es influir en las élites locales y los líderes comunitarios”.

Además de China, los investigadores dicen que los gobiernos de países como Egipto, India, Ruanda y Arabia Saudita también presionan a los estudiantes y profesores de universidades estadounidenses para que guarden silencio.

Los casos de represión incluyen presionar a las familias de estudiantes que asistieron a manifestaciones a favor de la democracia, interrumpir eventos en el campus que abordan los abusos de derechos humanos cometidos por dictadores e intimidar a académicos que publican artículos críticos sobre gobiernos extranjeros.

“Estas tácticas no solo infringen los derechos de las personas objetivo; también siembran miedo y fomentan la autocensura en las instituciones de educación superior”, escribieron los analistas. “La represión transnacional socava la libertad académica”.

Freedom House registró un total de 854 “incidentes físicos directos” (como asesinatos, secuestros, agresiones, detenciones o deportaciones) de represión transnacional en todo el mundo entre 2014 y 2022, una cifra que el grupo considera “la punta de un iceberg mucho más grande”. Estas operaciones fueron realizadas por 38 gobiernos en 91 países.

Solo en Estados Unidos, los incidentes que involucran agresiones físicas son “relativamente poco comunes”, con seis casos confirmados. Otras formas de represión transnacional, como el acoso en línea, la vigilancia digital y la intimidación de familiares que aún viven en un país de origen, son “generalizadas”.

Respuesta insuficiente

Un puñado de universidades estadounidenses han intervenido para apoyar a sus estudiantes, informó la organización.

Por ejemplo, en 2021, un estudiante de la Universidad Purdue amenazado por el régimen chino, por escribir una carta en línea en honor a quienes se manifestaron en la Plaza Tiananmen de Beijing en 1989, recibió el apoyo del entonces presidente de Purdue, Mitch Daniels, quien condenó el acoso y la intimidación del estudiante chino, como “inaceptable e inoportuno” y advirtió que quienes censuren el discurso en nombre de entidades extranjeras estarían sujetos a “sanciones significativas”.

Sin embargo, Freedom House descubrió que muchas universidades estadounidenses se quedan atrás y, en ocasiones, responden de manera contraproducente.

El informe señaló un incidente de 2022 en la Universidad George Washington, donde los administradores retiraron un cartel de protesta hacia los Juegos Olímpicos de Beijing en el campus en respuesta a quejas presentadas por un grupo de estudiantes chinos que lo calificaron de “incitación al odio racial”. El presidente de la universidad reconoció más tarde que estos carteles eran “declaraciones políticas” en lugar de racistas, y dijo que retirarlos apresuradamente fue una decisión equivocada.

“Muchos colegios y universidades carecen de las herramientas para protegerlos de las continuas amenazas de regímenes autoritarios”, dijo el presidente de Freedom House, Michael Abramowitz, en un comunicado de prensa.

“Los administradores deben comprender mejor cómo es la represión transnacional y desarrollar estrategias para proteger a los miembros de la comunidad universitaria”.

El informe destacó la falta de un mecanismo para denunciar incidentes de represión transnacional, lo que los analistas consideran “la mayor debilidad”, con diferencia, en la respuesta de las universidades estadounidenses. Otras recomendaciones para abordar los largos brazos del totalitarismo global en los campus incluyen denunciar públicamente esos intentos de acosar e intimidar a los estudiantes y crear conciencia entre su personal.

Freedom House enfatiza la necesidad de prestar mayor atención a las actividades de influencia de Beijing en las universidades estadounidenses, en particular el despliegue de la Asociación de Estudiantes y Académicos Chinos (CSSA) para monitorear e intimidar a los estudiantes.

Si bien múltiples informes han mencionado el papel de la asociación en la represión transfronteriza de Beijing, los administradores de las universidades estadounidenses “luchan para lidiar con la interferencia extranjera” de la CSSA, escribió el grupo.

La CSSA, con secciones en más de 100 universidades estadounidenses, está bajo el control de la UFWD.

“Las CSSA, que reciben financiación y orientación de diplomáticos chinos, no solo monitorean a los estudiantes internacionales, sino que también los movilizan para tomar medidas contra individuos y eventos que expresan críticas a las políticas internas de China”, dice el informe.

Comportamiento

El informe fue publicado en medio de una creciente preocupación sobre la influencia de Beijing en los ciudadanos chinos residentes en Estados Unidos.

El 25 de enero, Wu Xiaolei, un ciudadano chino de 25 años y estudiante de música, fue condenado por cargos estadounidenses por acechar y amenazar a su compañero de estudios que publicó folletos en apoyo de la democracia en China.

El volante, que se publicó cerca del campus de Berklee College of Music – Boston el 22 de octubre de 2022, contenía los lemas “Apoyemos al pueblo chino”, “Queremos libertad” y “Queremos democracia”, según los documentos de acusación.

En respuesta, el Sr. Wu envió mensajes amenazadores al activista. También dijo que ya había informado de sus actividades a funcionarios de la agencia de seguridad pública de China, quienes visitarían a su familia en su país.

“Publica más y te cortaré las manos”, le dijo Wu al activista en un chat grupal en WeChat, una aplicación de redes sociales china, según la denuncia.

Después de cuatro días de juicio, un jurado federal en Boston encontró al Sr. Wu culpable de un cargo de acoso y un cargo de transmisiones interestatales de comunicaciones amenazantes.

The Epoch Times informó anteriormente que varios manifestantes fueron agredidos en San Francisco en noviembre de 2023, cuando el líder del PCCh, Xi Jinping, viajaba a la ciudad para la cumbre anual de Cooperación Económica Asia-Pacífico. Los atacantes eran contramanifestantes pro-PCCh, algunos de los cuales habían sido organizados por los consulados chinos para dar la bienvenida a Xi.

La violencia en San Francisco ha provocado debates entre algunos legisladores que buscan formas de criminalizar formalmente la represión transfronteriza del régimen chino. Una posibilidad es aprobar la Ley de Política de Represión Transnacional y su proyecto de ley complementario en el Senado, ambos presentados a principios del año pasado.

Con información de Frank Fang.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.