El PCCh intensifica propaganda sobre el COVID, el Mar del Sur de China y la inversión extranjera

Por cada nueva mentira, China debería recibir una nueva sanción económica

Por Anders Corr
17 de Abril de 2022 5:20 PM Actualizado: 17 de Abril de 2022 5:20 PM

Análisis de noticias

La máquina de propaganda de China está a toda marcha contra Estados Unidos en temas como el Mar de China Meridional (Mar del sur de China), la inversión estadounidense en China y la amenaza de la separación forzosa de padres e hijos como método de confinamiento a causa de un nuevo brote de COVID-19.

Beijing está tratando de separar a nuestros aliados, nuestro dinero y nuestras simples observaciones de la verdad a través de mentiras destinadas a adormecernos en un sueño del que esperan que nunca despertemos.

El líder chino, Xi Jinping, se reunió recientemente con el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, para declarar públicamente su intención de disminuir las tensiones en el Mar de China Meridional. Filipinas solía ser un sólido aliado estadounidense. Ya no lo es. Sus islas están siendo devoradas una por una por la marina y la fuerza aérea de China, pero eso no se conocería si dependiéramos únicamente de lo que Xi dice públicamente.

El principal regulador de valores de China afirmó ante un grupo de la industria en Beijing que está trabajando arduamente para ampliar el acceso de inversiones al mercado chino. De hecho, está negociando con la administración Biden para que puedan continuar las lagunas regulatorias en el área de los valores. Gracias a dichas lagunas inversionistas estadounidenses y de otros países son estafados por sumas que rondan los miles de millones de dólares.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China golpeó a Estados Unidos, calificando como “acusaciones infundadas” las afirmaciones estadounidenses de que las autoridades de China están separando a los niños de los padres como medida de confinamiento. Como ocurre con la mayor parte de la propaganda de Beijing, está llena de mentiras y medias verdades destinadas a promover y proteger al Partido Comunista Chino (PCCh).

Propaganda sobre el Mar de China Meridional

En la reunión virtual de Xi con Duterte el 8 de abril, los dos supuestamente hablaron sobre Ucrania. Duterte debe haberse metido en problemas por la votación de Filipinas para sacar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Los dos “líderes” también hablaron sobre el COVID y “enfatizaron la necesidad de hacer todos los esfuerzos para mantener la paz, la seguridad y la estabilidad en el Mar de China Meridional ejerciendo moderación, disipando las tensiones y trabajando en un marco de mutuo acuerdo para la cooperación funcional”, según una declaración de la oficina presidencial.

Esta discusión general es una estrategia de distracción más del PCCh, con la que, aparentemente, eluden el tema del Mar de China Meridional, ya que los demandantes no han podido convertir una declaración de 2012 en un acuerdo vinculante para todos los miembros, incluida China.

Recientemente, en marzo, la Guardia Costera china participó en maniobras peligrosas cerca de los barcos filipinos en Scarborough Shoal, que es un lugar de pesca tradicional dentro de la zona económica exclusiva de Filipinas.

Ciudadanas de Filipinas con banderas de su país marchan en una manifestación contra la injerencia china, el 9 de abril de 2019, en el distrito comercial de Makati, Filipinas. (Jes Aznar/Getty Images)

Según mis fuentes, la red de amigos y familiares de Duterte ha recibido millones de dólares por mirar hacia otro lado mientras Beijing expande su influencia y territorio a expensas de Manila. La mayor parte de los miles de millones de dólares en ayuda, préstamos e inversiones chinas prometidas a Filipinas nunca se materializaron.

Negaciones sobre los abusos por el brote de COVID

El 10 de abril, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo: “Expresamos una fuerte insatisfacción y una firme oposición a las acusaciones infundadas contra la política de prevención de pandemias de China por parte de Estados Unidos en su declaración, y hemos presentado apelaciones solemnes”.

El 8 de abril, el Departamento de Estado de EE.UU. dijo que su personal, que no es de emergencia, y las familias de los empleados en Shanghái podrían salir de la zona, dado el riesgo de que el régimen chino separe a los niños infectados con COVID de sus padres como parte de las draconianas medidas de cierre de la ciudad.

Los alimentos se están agotando en las ciudades bajo el confinamiento, incluso para los siete marines estadounidenses que protegen el consulado en Shanghái. El 6 de abril, los empleados del Departamento de Estado hicieron un llamado con el propósito de recolectar alimentos frescos para los soldados estadounidenses, que estaban dependiendo de “Comidas listas para comer” pre-empaquetadas, conocidas como MRE.

Citando el riesgo de separación entre padres e hijos, Estados Unidos también aconsejó a los ciudadanos estadounidenses que limiten los viajes a Shanghái, Hong Kong y la provincia de Jilin en China. Representantes diplomáticos de 30 países se declararon recientemente en contra de las separaciones.

En respuesta, el PCCh calificó sus medidas de confinamiento como “científicas y efectivas”.

Reclamos de acceso al mercado

El presidente de la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC), Yi Huiman, afirmó el 9 de abril que está trabajando con Estados Unidos para resolver las preocupaciones sobre la falta de normas contables en las empresas chinas que cotizan en las bolsas estadounidenses. Beijing busca más inversiones estadounidenses en China a través de ofertas públicas iniciales de empresas chinas en las bolsas estadounidenses.

Es probable que el PCCh intente trasladar la regulación de la Comisión de Valores de Estados Unidos a un organismo internacional más vulnerable a la influencia de Beijing. Yi dijo que China está avanzando en su plan de “establecer un entorno regulador internacional para un mercado de capitales altamente [liberalizado]”.

Beijing ha estado trabajando para “cerrar las brechas en las reglas de auditoría” desde al menos 2012, según el South China Morning Post.

El PCCh está ampliando sus “canales de inversión transfronterizos” con las bolsas de Londres y Hong Kong, que están vinculadas a las dos bolsas chinas de Beijing y Shanghai. Además de la renta variable, la red comercializará ahora derivados financieros y materias primas, según Yi. La Bolsa de Beijing se inauguró en noviembre.

La gente pasa frente a la Bolsa de Valores de Beijing en su primer día de operaciones, en Beijing, China, el 15 de noviembre de 2021. (Wang Zhao/AFP a través de Getty Images)

Yi ha buscado calmar los nervios de los inversionistas por las malas noticias en los mercados de capital de China, incluidos los bloqueos de COVID y el aumento de la deuda de desarrollo inmobiliario que se está transfiriendo a empresas estatales en sectores no relacionados, como la defensa aeroespacial y la minería.

Según el South China Morning Post, “las declaraciones preparadas de Yi reforzarían la confianza entre los inversores que se han visto afectados por una venta masiva de acciones tecnológicas, combinada con la preocupación de una desaceleración económica al recrudecerse la pandemia de Covid-19 en Shanghai, la provincia de Jilin y la ciudad de Guangzhou”.

La propaganda es fundamental para la expansión del PCCh

La propaganda, las mentiras y la supresión a la libertad de expresión siempre han sido medios importantes para la expansión del PCCh.

Los puntos de vista alternativos sobre cualquiera de las “tres T” (la Masacre de Tiananmen de 1989, la invasión al Tíbet de 1949 y el éxito de la democracia en Taiwán) están estrictamente censurados en China. Beijing, en cambio, promueve una narrativa oficial de pocas muertes en Tiananmen el 4 de junio de 1989, una masacre que, en cualquier caso, según la narrativa, era necesaria para la estabilidad nacional. Tíbet y Taiwán, dice la historia oficial, siempre han sido parte de China.

Todas estas son mentiras del PCCh a las que se suman diariamente nuevas falsedades de Beijing. Las más recientes están relacionadas a temas tan dispares como el Mar de China Meridional, los mercados de capital y los bloqueos por COVID.

En algún momento, el mundo debe dejar de darle a la propaganda de Beijing el beneficio de la duda y comenzar a aumentar sus defensas contra las noticias falsas del PCCh. En algún momento debería haber, por cada nueva mentira, una nueva sanción económica.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.