El PCCh utiliza macrodatos para privar de libertad a los practicantes de Falun Gong, según informes

Por Sophia Lam
07 de Diciembre de 2023 8:01 PM Actualizado: 07 de Diciembre de 2023 8:01 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) tiene un largo historial de explorar las tecnologías basadas en el análisis de grandes volúmenes de datos y la computación en nube para rastrear, acechar, vigilar y confinar la libertad personal de los practicantes de Falun Gong, según informes de Minghui.org.

El régimen comunista ha instalado dispositivos electrónicos de posicionamiento global y seguimiento en coches, bicicletas, teléfonos móviles e incluso en los bolsillos de los practicantes de Falun Gong, informó Minghui.

Otras medidas de control incluyen la instalación de cámaras de vigilancia alrededor de los domicilios de los practicantes de Falun Gong; la recolección de datos personales de rostros, huellas dactilares, andares y voces; la denegación del acceso a pasaportes y la prohibición de salir de China.

Minghui, una plataforma de información para los practicantes de Falun Gong, ha publicado informes sobre la represión del PCCh contra Falun Gong en China, exponiendo los diversos medios de persecución abominables impuestos por el PCCh a los practicantes de Falun Gong, como el acoso aleatorio, el acecho, la detención, el arresto, la tortura e incluso el asesinato para obtener órganos.

Wu Shaoping, exabogado de derechos humanos en China que ahora reside en Estados Unidos, afirmó que el PCCh ha impuesto una “vigilancia a largo plazo” de todos aquellos que considera “una amenaza” para su gobierno, incluidos disidentes, activistas, minorías étnicas y practicantes de Falun Gong.

“El PCCh pretende vigilar todos los movimientos de estas personas en todo momento, no sólo sus acciones físicas, sino también sus teléfonos, sus redes y todo lo demás”, declaró Wu en una entrevista reciente con la edición en chino de The Epoch Times.

Un abogado chino que prefiere permanecer en el anonimato por temor a las represalias del régimen tachó de “ilegal” la vigilancia del PCCh. Los practicantes de Falun Gong en China permanecen en una “forma diferente de prisiones”, según el abogado.

Dispositivos de localización y seguimiento en vehículos de transporte

Al parecer, se encuentran dispositivos electrónicos para rastrear y posicionar a los practicantes de Falun Gong fijados a sus vehículos, teléfonos móviles e incluso en los bolsillos de su ropa.

El 10 de agosto de 2022, Zhang Ming, de 64 años, practicante de Falun Gong de la ciudad de Dandong, en la provincia nororiental china de Liaoning, fue secuestrado por cinco policías locales delante de su propia casa. Minghui informó que uno de los policías le dijo que conocían su paradero porque habían instalado un dispositivo de seguimiento en su bicicleta.

En septiembre de 2022, tres practicantes de Falun Gong de Zhucheng, provincia oriental china de Shandong, se encontraron con que sus scooters eléctricos “no tenían corriente” y no podían arrancar. Llevaron los scooters a un taller de reparación para su mantenimiento.

El técnico de reparación descubrió que se había instalado un pequeño dispositivo de seguimiento magnético bajo el asiento trasero de los tres scooters.

Ese mismo mes, la policía de la ciudad de Gaomi, provincia de Shandong, utilizó un dispositivo de seguimiento similar para seguir a practicantes de Falun Gong y secuestró a varios de ellos.

En 2019, en la ciudad meridional china de Shenzhen, Li Yuanqiang, un practicante local de Falun Gong, al lavar su coche, descubrió que se había instalado un dispositivo de seguimiento debajo de su coche particular.

El dispositivo de seguimiento se encontró fijado en el coche de Li Yuanqiang. (Minghui.org)

En mayo y junio de 2015, múltiples practicantes de Falun Gong en la ciudad de Enping, provincia de Guangdong, al parecer encontraron dispositivos de rastreo en sus coches, bicicletas y ciclomotores eléctricos.

En septiembre de 2015, un practicante de Falun Gong en Yantai, provincia oriental china de Shandong, encontró un sistema de posicionamiento global conectado a la parte trasera de su coche, cerca del depósito de combustible.

El dispositivo de rastreo fue encontrado en el vehículo de un practicante de Falun Gong en la ciudad de Yantai, provincia de Shandong. (Minghui.org)

En 2004, un practicante de Falun Gong encontró accidentalmente un pequeño dispositivo electrónico del tamaño de una uña pequeña en un bolsillo de su chaqueta, que sospechó que era un dispositivo de escucha o seguimiento. Minghui emitió una advertencia de seguridad a los practicantes de Falun Gong en China.

Pulseras electrónicas forzadas en el cuerpo de los practicantes de Falun Gong

Al parecer, los practicantes de Falun Gong se ven obligados a llevar pulseras de vigilancia incluso cuando permanecen en casa.

En la segunda mitad de 2021, Si Deli, antiguo artista y profesor asociado en un museo de la ciudad de Xinyang, en la provincia central china de Henan, fue obligado a llevar un brazalete electrónico de control por el personal de la Oficina 610 local.

El Sr. Si ha sufrido numerosos secuestros desde que el PCCh inició la persecución de Falun Gong en 1999, y su domicilio ha sido allanado por la policía local y sus propiedades confiscadas.

Fue detenido en campos de trabajos forzados tres veces y encarcelado otras tres, con un total de más de 17 años encerrado en prisiones y centros de detención chinos. Fue puesto en libertad en 2021 tras cumplir una condena completa de tres años y medio de prisión, pero la Oficina 610 local le impuso un dispositivo electrónico, lo bloqueó y amenazó con “meterlo en problemas” si retiraba el dispositivo.

Shi Qiaoyun, practicante de Falun Gong de 79 años del condado de Xiangtan, en la provincia china de Hunan (sur), fue obligada a llevar un reloj eléctrico de vigilancia desde el 26 de mayo hasta el 25 de agosto de 2020. La Oficina 610 local la privó de la mayor parte de su asistencia social y sólo le dio 14 dólares al mes para vivir. La policía local y los funcionarios del gobierno no dejaban de acosarla y asaltar su casa. Murió de desnutrición el 23 de junio de 2022.

En agosto de 2015, Lui Hongqun y Peng Yueying, practicantes de Falun Gong del condado de Renshou, en la provincia suroccidental china de Sichuan, fueron obligados a llevar un dispositivo electrónico de seguimiento todos los días. La policía local los amenazó con encarcelarlos si se quitaban el dispositivo.

La Oficina 610 es una secreta agencia “extralegal” creada en 1999 para cumplir las órdenes de la cúpula del Partido Comunista Chino de “erradicar” a los practicantes de Falun Gong.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual que consiste en ejercicios de meditación y enseñanzas morales basadas en la verdad, la benevolencia y la tolerancia. Debido a sus importantes beneficios para la salud, Falun Gong fue muy popular en la década de 1990 tras su difusión al público. Se calcula que a finales de la década practicaban Falun Gong entre 70 y 100 millones de personas.

Human Rights Watch dijo que los sistemas de macrodatos y de nube policial del régimen chino “violan la privacidad” y que “China no tiene protecciones ejecutables para los derechos de privacidad contra la vigilancia estatal”.

“La policía no tiene que obtener ningún tipo de orden judicial para llevar a cabo la vigilancia, ni aportar ninguna prueba de que las personas cuyos datos están recopilando están asociadas o implicadas en actividades delictivas. Las oficinas policiales no están obligadas a informar de las actividades de vigilancia a ningún otro organismo gubernamental ni a divulgar públicamente esta información. En la práctica, no existen protecciones efectivas de la privacidad contra la vigilancia gubernamental”, afirmó el grupo de derechos humanos en 2017.

Otras medidas de vigilancia

El PCCh ha estado llevando a cabo diversas medidas de vigilancia para restringir la libertad de los practicantes de Falun Gong, según Minghui.

En la ciudad de Chaoyang, en la provincia septentrional china de Liaoning, la oficina judicial local graba videos, recoge huellas dactilares y realiza grabaciones de audio de los practicantes de Falun Gong, utilizando técnicas de macrodatos como el reconocimiento facial, de la marcha y de la voz. Las autoridades obligan a los practicantes de Falun Gong a utilizar un teléfono móvil, proporcionado por las autoridades locales, que está conectado a su sistema. A los practicantes de Falun Gong no se les permite salir del área local y se les exige que visiten la oficina judicial local para informar de su paradero al menos una vez al mes, entregando una declaración escrita con sus huellas dactilares.

A finales de 2021, las autoridades judiciales locales actualizaron el sistema de teléfonos móviles, que ahora muestra información personal detallada como el sexo y la edad. También obligan a los practicantes de Falun Gong a enviar una foto suya, tomada ese mismo día, a través del teléfono móvil. En caso de inspecciones por parte de autoridades superiores o en lo que la oficina judicial considera días delicados, tanto la oficina judicial como la policía local obligan a los practicantes de Falun Gong a enviar sus fotos dos veces al día y a visitar sus domicilios para una llamada “visita de seguimiento”.

Zhou Xiangyang, practicante de Falun Gong que trabaja en la ciudad oriental china de Tianjin, fue puesto en libertad en 2022 tras cumplir siete años de condena. Regresó a casa de sus padres en el pueblo de Matuo, condado de Changli, provincia de Hebei, en el centro de China.

(2º izda-2ª dcha) Los abogados chinos de derechos humanos Zhang Zanning, Chang Boyang, Yu Wensheng y Zhang Keke posan con las madres de los practicantes de Falun Gong Zhou Xiangyang y Li Shanshan a las puertas del Tribunal Popular de Tianjin Dongli, en China, el 13 de septiembre de 2016. (Epoch Times)

No es la primera vez que es encarcelado por su creencia en Falun Gong. En 2004, fue condenado a nueve años de prisión. Antes de eso, a partir de 1999, fue detenido en campos de trabajo en múltiples ocasiones durante años. Sufrió torturas inhumanas en campos de trabajo y prisiones.

El Sr. Zhou volvió a sufrir tantas torturas mientras estuvo encarcelado en la prisión de Tianjin Binhai que pesaba menos de 90 libras cuando fue liberado en 2022. Acudió a casa de sus padres en busca de ayuda y cuidados.

A la llegada del Sr. Zhou, las autoridades locales gastaron más de 22,000 dólares en instalar 12 cámaras de vigilancia alrededor de la casa de sus padres y cerca de las casas de su hermano mayor y de los padres de su cuñada.

Las autoridades del pueblo también desplegaron a tres o cuatro aldeanos a la entrada del pueblo para impedir que el Sr. Zhou saliera e impedir que los visitantes se reunieran con el Sr. Zhou.

Cai Qiaoling, practicante de Falun Gong en la ciudad de Kaifeng, provincia central china de Henan, solicitó un pasaporte dos veces en enero de 2023 y le fue denegado. El 2 de agosto, las autoridades chinas de inmigración notificaron a Cai que se le había prohibido salir del país. Posteriormente, se instaló una cámara de vigilancia cerca de su casa. Desde entonces vive bajo vigilancia.

Dejen de vender chips al PCCh: Exabogados chinos

Según Minghui, de enero a octubre de 2023, 1008 practicantes de Falun Gong fueron condenados a prisión; de enero a septiembre, 166 practicantes fueron perseguidos hasta la muerte. Minghui afirma que las cifras comunicadas son muy inferiores a las reales debido a la censura del PCCh.

Liang Shaohua, un exabogado chino que ahora vive en Estados Unidos, dijo que es ilegal que el PCCh secuestre, detenga, demande o torture a los practicantes de Falun Gong en las cárceles y que las personas involucradas en estos crímenes deben rendir cuentas.

“El PCCh controla el país como se describe en la novela 1984 de George Orwell”, declaró Liang en una entrevista reciente con la edición en chino de The Epoch Times.

Dijo que Falun Gong es una “creencia muy pacífica” y que las personas que siguen las enseñanzas morales de verdad, benevolencia y tolerancia no deberían ser perseguidas.

Wu Shaoping pide al gobierno estadounidense que prohíba todas las ventas de chips a China.

“Los chips que no se consideran de gama alta son suficientes para satisfacer las necesidades del PCCh en cuanto a estos dispositivos de vigilancia y tecnología de IA. Estados Unidos debería prohibir totalmente el suministro de chips a China, tanto de gama alta como de gama baja”, sugirió el Sr. Wu.

Con información de Qiao Song, Li Jiesi y Frank Fang.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.