El periodista estadounidense Glenn Greenwald fue acusado de cometer cibercrímenes en Brasil

Por GQ PAN
22 de Enero de 2020 Actualizado: 22 de Enero de 2020

El periodista estadounidense Glenn Greenwald ha sido acusado de llevar a cabo crímenes cibernéticos en Brasil por su presunta participación en el hackeo de mensajes que fueron intercambiados entre los funcionarios del gobierno.

Según una denuncia penal publicada por la Fiscalía de Brasil (pdf), Greenwald está acusado de ayudar, alentar y guiar a una “organización criminal” que hackeó los teléfonos celulares de los funcionarios del gobierno de Bolsonaro, estos supervisaban los procedimientos judiciales en los principales casos de corrupción del país. En múltiples historias en el sitio web de noticias de investigación, The Intercept Brasil, que él cofundó, Greenwald hizo mensajes públicos que obtuvo a través de la piratería informática.

Algunos de esos mensajes bastante embarazosos, según The New York Times, parecían mostrar que Sergio Moro, ahora Ministro de Justicia de Brasil, había dirigido incorrectamente a los fiscales para que encarcelaran a muchos de los opositores políticos del presidente Jair Bolsonaro.

Los fiscales acusaron a Greenwald de estar en contacto con sus hackers aliados mientras todavía realizaban actividades de piratería ilegal para los informes de Intercept y les ordenaron que mantuvieran sus conexiones ocultas eliminando rastros de comunicación.

Greenwald ganó fama periodística en todo el mundo en 2013 cuando informó sobre los secretos de los programas de vigilancia de Estados Unidos filtrados por el excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden.

Sostiene que no hizo nada malo y que trabajó con cautela dentro de los límites, tanto de la ley como de la ética del periodismo profesional.

“Hace menos de dos meses, la Policía Federal, al examinar la misma evidencia citada por el Ministerio Público, declaró explícitamente que no solo nunca cometí ningún delito, sino que ejercí una extrema precaución como periodista, ni siquiera para acercarme a cualquier participación”, Greenwald dijo en un comunicado. “No hice nada más que hacer mi trabajo como periodista, éticamente y dentro de la ley”.

“Esta acusación es un intento obvio de atacar a una prensa libre en represalia por las revelaciones que informamos sobre el ministro Moro y el gobierno de Bolsonaro”, continuó Greenwald, añadiendo que no se sentiría intimidado y que seguiría trabajando en sus informes de noticias.

No es la primera vez que Greenwald se encuentra en problemas. En 2013, cuando Greenwald publicó los documentos del programa Prism de la NSA que Edward Snowden había filtrado a The Guardian, el representante Peter King (RN.Y.) exigió el arresto y el enjuiciamiento de Greenwald, calificando la divulgación de esos secretos como “un caso muy inusual con implicaciones de vida o muerte para los estadounidenses”.

A continuación

El comunismo declara la guerra a la humanidad misma

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS