El próximo gobierno argentino recibirá una herencia complicada, dicen economistas

17 de Marzo de 2015
Actualizado: 17 de Marzo de 2015

Destacados economistas coincidieron hoy en que el próximo gobierno recibirá un escenario complejo que tendrá que revertir con políticas económicas activas, en el marco de la primera jornada del Congreso Económico Argentino (CEA) llevado a cabo en el Hotel Hilton de Buenos Aires.

Durante toda la jornada, reconocidos economistas realizaron un análisis del contexto económico actual, las perspectivas a futuro y los desafíos que enfrentará el próximo gobierno.

El CEA se lleva a cabo los días martes 17 y miércoles 18 de marzo dentro de la Expo EFI, Exposición Argentina de Economía Finanzas e Inversiones, que cuenta con seminarios, workshops y disertaciones de destacadas personalidades.

En el primer panel, que se desarrolló a sala completa, disertaron el titular de la consultora Econviews, Miguel Kiguel; el director de FIEL, Daniel Artana; el economista jefe de Economía & Regiones, Diego Giacomini y el profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCA, Juan Carlos De Pablo, los cuales a pesar de sus diferentes maneras de exponer, todas muy amenas, tuvieron varios puntos de encuentro.

Kiguel expresó en su disertación que el legado que dejará la actual administración a quien asuma en diciembre será complicado ya que  recibirá el mando con un tipo de cambio atrasado, inflación alta (entre el 25 y 30%), un déficit fiscal del 6% del PIB, reservas internacionales bajas, acceso limitado al mercado de capitales y en default.

El año va a a terminar con inflación reprimida (Kieguel)

“El año va a terminar con inflación reprimida, con lo cual la herencia que va a recibir la próxima administración es un desbarajuste en el sistema de precios. Ese va a ser uno de los grandes desafíos del próximo gobierno”, agregó.

En una entrevista con La Gran Época, Kiguel planteó que durante el panel se vieron reflejadas las dudas de qué va a dejar este gobierno y “un poco la pregunta es cómo el próximo gobierno, sea el que sea, va a poder resolver el déficit fiscal y los otros problemas que deja como herencia el presente mandato”.

Con respecto a los ajustes que hay que hacer expresó que cada variable tendrá un tratamiento diferente. “Hay variables que hay que ajustar rápido como eliminar el cepo y unificar el tipo de cambio y hay otras que van a llevar más tiempo, como el déficit fiscal”, formuló.

Entretanto, Artana planteó en su disertación que “2015 va a ser parecido al 2014, pero con un déficit fiscal más alto financiado por emisión monetaria y las reservas del Banco Central y una recesión del 2%, excepto que se consigan dólares”. Sobre el legado que dejará el actual Gobierno, opinó: “La herencia va a ser muy pesada porque el tipo de cambio actual no es sostenible, el déficit fiscal es muy alto, la inflación cayó, pero sigue en niveles altos y las reservas brutas son razonables pero las líquidas son bajas”.

En un diálogo con La Gran Época, Artana expresó que el próximo gobierno deberá encauzar la economía y lamentó que el actual gobierno no supiera aprovechar las oportunidades. El economista citó como ejemplo el año 2011 cuando la presidenta sacó más del 50% de los votos y expresó que en vez de aprovechar ese “capital político” para arreglar los problemas económicos, “se puso el cepo y se quiso tapar el sol con las manos”.

Asimismo destacó que hay muchas oportunidades para el próximo gobierno pero hay que ser “normales”, como no lo ha sido el gobierno argentino actual, en materia político-económica en los últimos años.

Por su parte, Giacomini advirtió durante su discurso que “es necesario volver al sendero de crecimiento que Argentina perdió en los últimos 12 años” y que “el modelo de crecimiento vía consumo está agotado, ahora es vital ahorrar”. Sin embargo, de cara a 2016, remarcó que “el tipo de cambio no es el único problema” y advirtió la necesidad de que el próximo gobierno encabece una reforma fiscal y monetaria como principal desafío.

El modelo de crecimiento tiene que estar basado en el ahorro

“Será necesario hacer reformas fiscales, monetarias, de deuda. No es suficiente una devaluación porque si no se soluciona el problema de fondo, que es el gasto público excesivo y la presión tributaria, no hay tipo de cambio que aguante. Con una política de shock o gradual, hay que bajar los impuestos para generar ahorro, porque el ahorro potencia la inversión”, afirmó.

En un diálogo con La Gran Época, Giacomini destacó que “el meollo del problema por el cual Argentina no crece es que hay un excesivo nivel de gasto público y eso, más la presión tributaria, ahoga al sector privado”.

“El modelo de crecimiento tiene que estar basado en el ahorro, no en el consumo. A más ahorro, mayor financiamiento, mayor inversión, mayor acumulación de stock de capital, mayor generación de empleo y más bienestar para todos los ciudadanos que vivimos en Argentina”, agregó.

Del mismo modo, De Pablo centró su discurso en la dificultad de predecir los fenómenos económicos. “La clave está en estudiar las circunstancias pero no hay muchos hechos autónomos. Frente al mismo desafío se puede hacer una macana o aprovechar una oportunidad”, dijo en función de los retos que tendrá el próximo gobierno que, según su visión, debe ser “muy enérgico”.

En una entrevista con La Gran Época, el profesor dijo que lo primero que debe preguntarse el próximo Ministro de Economía es “¿cuál es el rol que cumplo y cuál es la relación entre el gobierno y la sociedad? y dentro de eso hablar de política económica”.

TE RECOMENDAMOS