El régimen chino está listo para atacar a Taiwán

Por Alexander Liao
11 de Abril de 2021
Actualizado: 11 de Abril de 2021

Opinión

Las actividades recientes del régimen chino en las cercanías del Estrecho de Taiwán han aumentado considerablemente y sus actividades internas indican que están preparados para un ataque contra Taiwán.

El 23 de marzo, el almirante estadounidense John Aquilino dijo durante una audiencia, sobre su nominación para convertirse en comandante del Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos (INDOPACOM), que el PCCh podría atacar a Taiwán mucho antes de lo que la mayoría de la gente espera.

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha estado haciendo los últimos preparativos contra Taiwán durante los últimos dos años. Aun así, el momento y la intensidad del ataque probablemente dependan de si creen que Estados Unidos apoyará plenamente a Taiwán.

Recientemente, los aviones de combate chinos han entrado con frecuencia en la zona de identificación de defensa aérea del suroeste de Taiwán, mientras que el portaaviones Liaoning de China entró en el estrecho de Miyako, entre Okinawa y la isla de Miyako continental, en Japón. Esto corresponde al plan de cerco del PCCh. Si comienza una guerra, el PCCh probablemente usará la fuerza aérea como su fuerza principal para controlar el Estrecho de Bashi, en el suroeste de Taiwán, con el propósito de bloquear a las fuerzas estadounidenses del Océano Índico y Singapur. El PCCh probablemente utilizará el grupo de batalla del portaaviones Liaoning para controlar Okinawa y defender a China continental de Japón y del ejército de EE.UU.

Preparación para el combate

El 10 de febrero, el líder chino Xi Jinping fue a inspeccionar la base militar en Fujian, una provincia en la costa sureste de China, a menos de 200 millas (321 kilómetros) de Taiwán. En avión, solo tomaría un poco más de 30 minutos llegar a Taiwán desde Fujian.

Una captura de pantalla de Google Earth: Fuzhou, la capital de la provincia de Fujian, China, está a solo 30 minutos en avión desde Taiwán. (Captura de pantalla a través de The Epoch Times)

Xinhua, un medio oficial del PCCh, informó que Xi llegó al Segundo Cuerpo Móvil de la Fuerza de Policía Armada del PCCh, en Fujian, y pronunció un discurso que remarcaba lo importante que era para la base militar estar preparada para el combate.

La misión del Cuerpo Móvil de la Policía Armada es diferente a la del Cuerpo de la Policía Armada General provincial. Está equipado con armas y equipos más poderosos. Las unidades móviles de la policía armada están generalmente equipadas con vehículos blindados, vehículos de infantería, cañones de fuego rápido, granadas, vehículos aéreos no tripulados o helicópteros. Un funcionario dijo que la naturaleza de la tarea del cuerpo móvil es “emprender el manejo de rebeliones y disturbios, contraterrorismo y mantenimiento de la estabilidad, operaciones de apoyo interregionales, manejo de combates grupales y operaciones especiales urbanas”.

Los oficiales y soldados de la unidad móvil de la policía armada son todos élites de la policía armada, y el nivel de combate real en el entrenamiento diario es muy alto. En tiempo de guerra, las unidades móviles de la policía armada se centran principalmente en brindar apoyo al Ejército Popular de Liberación (EPL) en la realización de operaciones de defensa.

Además de los vehículos blindados, los vehículos de infantería y otros vehículos móviles, el cuerpo móvil de la policía armada también está equipado con helicópteros. El Segundo Cuerpo de Policía Armado cuenta con un total de más de 50 helicópteros.

No hace falta decir que el objetivo del Segundo Cuerpo Móvil de la Policía Armada probablemente sea Taiwán.

Marineros de la Armada china se paran en la cubierta de una fragata de misiles, en Manila, el 13 de abril de 2010. (Ted Aljibe/AFP/Getty Images)

La estrategia militar general de Taiwán es la siguiente. Si se ataca a Taiwán, la Fuerza de Cohetes del EPL tomará la delantera. La Fuerza de Cohetes es el servicio especial de China responsable de los misiles nucleares y convencionales. A la Fuerza de Cohetes le seguirá la Fuerza Aérea, a la que seguirán la Marina y la Fuerza de Asalto. Una vez que las tropas ofensivas establezcan una posición en las playas de Taiwán, o utilicen la aviación para obtener el control de una zona determinada, la siguiente oleada será el Segundo Cuerpo Móvil de la Policía Armada, quienes se encargan de reparar o ampliar las terminales aeroportuarias y de proporcionar las condiciones para la entrada de las tropas posteriores.

También es importante señalar que, en octubre del año pasado, Xi visitó Chaozhou, en Guangdong, principalmente para inspeccionar la Cuarta Brigada de Infantería de Marina, que tiene su sede en Jieyang, Guangdong. El PCCh tiene un total de siete brigadas marinas y dos brigadas marinas en el Mando del Distrito Oriental, una en Fujian y otra en Guangdong. El Mando del Distrito Oriental es la fuerza principal en la guerra contra Taiwán, por lo que la Brigada de Infantería de Marina en el Distrito del Este está estacionada en el Distrito del Sur, el área de Chaoshan de Guangdong, que está muy cerca de Taiwán. La misión de la Cuarta Brigada de Infantería de Marina es asaltar la parte sur de Taiwán o apoderarse de la isla Dongsha, por lo que la unidad era conocida como la fuerza de asalto para apoderarse de la isla.

Importancia de Taiwán

¿Por qué Taiwán es tan importante para Xi y para el PCCh?

Xi está muy interesado en Taiwán y tiene un profundo conocimiento de la isla autónoma, que se encuentra a unas 100 millas (161 kilómetros) de la costa del sureste de China, al otro lado del Estrecho de Taiwán.

Xi fue una vez un soldado activo en el Ejército Popular de Liberación de China (EPL). Después de que Xi dejó la Universidad de Tsinghua, en 1979, primero se desempeñó como secretario en la Oficina de la Comisión Militar Central del PCCh. En 1983, Xi dejó el ejército para ocupar el cargo de secretario del Comité del Partido en el condado de Zhengding, provincia de Hebei. Dos años más tarde, fue trasladado a Xiamen, provincia de Fujian, como teniente de alcalde. A partir de entonces, inició su carrera política de 17 años en Fujian.

En discursos públicos, Xi afirmó que una de las señales del resurgimiento de la nación china es la reunificación de Taiwán. En su opinión, incluso si China se convierte en una potencia dominante como la segunda economía más grande y se convierte en una potencia mundial, sin Taiwán unificado en China, el PCCh no puede considerarse un éxito. A los ojos de los líderes de segunda generación del PCCh, como Xi Jinping, el legado de Mao Zedong fue apoderarse del poder de China y el legado de Deng Xiaoping estaba llevando a China a una senda de rápido crecimiento económico. El legado de la tercera generación debe ser unificar a China. Si Taiwán no se reunifica con China, la legitimidad y el estatus histórico de la tercera generación de líderes del PCCh están en riesgo.

Preparándose para la guerra

Por supuesto, la verdadera victoria en la guerra nunca se presenta en un solo en combate. La logística, el transporte y el control interno también son factores extremadamente importantes que conducen al éxito en las operaciones de guerra. En estas áreas, el régimen chino también ha estado ocupado haciendo preparativos.

El año pasado, el PCCh comenzó a comprar una gran cantidad de granos, aceite y varios minerales del extranjero. Su comportamiento con respecto a la compra de alimentos genera serias preocupaciones. El PCCh afirmó oficialmente que la producción nacional de cereales de China alcanzó un récord el año pasado y, sin embargo, la compra de cereales del extranjero por parte del gobierno casi se ha duplicado.

También está el problema del control interno.

Recientemente, llegó la noticia de que todos los residentes de fuera de Shanghai, que entren a la ciudad, debían registrarse en un plazo de 24 horas, o de lo contrario los infractores serían multados con 5000 yuanes. La actividad principal de la ciudad es el comercio.

Como la ciudad más grande de China, Shanghai es también el centro comercial más grande de China. Las transacciones comerciales significan una gran cantidad de migrantes, por lo que casi todo el mundo está preocupado por la política de Shanghai que obliga a todos los no residentes de Shanghai, incluso ciudadanos chinos, a registrarse para ingresar a la gran ciudad.

Sin embargo, considerado desde la perspectiva de la guerra o de un período de preparación anterior a la guerra, se vuelven razonables los bloqueos. Si el PCCh ataca a Taiwán, es muy probable que lance un ataque con misiles en las ciudades de Taiwán, y Taiwán tomará contramedidas. Además de los objetivos militares, una vez que la guerra se intensifique, es probable que Shanghai se convierta en un objetivo. Se estima que otras ciudades del este y sur de China, especialmente aquellas con importantes rutas de tráfico, no se salvarán.

Por lo tanto, a juzgar por estas señales superficiales, el PCCh ya ha realizado o está haciendo preparativos para un ataque a gran escala contra Taiwán.

En los últimos dos años, la cooperación de Estados Unidos con el ejército taiwanés ha sido una excusa para los preparativos de guerra del PCCh, los cuales se han desarrollado a un ritmo acelerado. En la actualidad, la OTAN de EE.UU. para Asia y el Pacífico aún no ha tomado forma y una gran cantidad de armas avanzadas vendidas a Taiwán aún no han llegado para su despliegue. Se necesitarán entre cinco y seis años para que EE.UU. complete su despliegue en Taiwán. Esta es la razón por la que los generales estadounidenses de alto rango se preocupan de que el PCCh ataque a Taiwán antes de seis años.

Para el PCCh, estos seis años son una valiosa ventana de tiempo. China puede perder la oportunidad de controlar Taiwán si ocurren los siguientes eventos: el crecimiento económico de China continental se desacelera; el desarrollo de la tecnología militar de China comienza a retraerse; China es contenida por Estados Unidos y sus aliados como Japón, Corea del Sur, India y Australia.

Si el PCCh se inclina a tomar riesgos, puede tomar a Taiwán por la fuerza en los próximos uno o dos años, mientras que la ventana de oportunidad aún no se haya cerrado. De lo contrario, la oportunidad puede perderse para siempre para esta tercera generación de funcionarios del Partido Comunista de China.

Alexander Liao es columnista y periodista de investigación sobre asuntos internacionales en Estados Unidos, China y el sudeste asiático. Ha publicado una gran cantidad de informes, comentarios y programas en vídeo en periódicos y revistas financieras chinas en Estados Unidos y Hong Kong.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS