El socialismo corporativo aumenta en Estados Unidos, según un académico

Por Petr Svab
14 de Abril de 2021
Actualizado: 14 de Abril de 2021

Análisis de noticias

El esfuerzo colectivo de los directores ejecutivos de las empresas por impulsar sus opiniones políticas sobre un número cada vez mayor de cuestiones públicas está llevando a Estados Unidos a una trayectoria peligrosa, afirman los expertos.

En el más reciente ejemplo notable, los directores ejecutivos de algunas de las empresas más grandes de Estados Unidos publicaron recientemente declaraciones en las que criticaban las enmiendas a las leyes de voto de Georgia, que amplían los requisitos de identificación de los votantes del estado para el voto en ausencia, entre otros cambios.

Los directivos de las Grandes Ligas de Béisbol llegaron a trasladar el Juego de las Estrellas de la liga de Atlanta a Denver, aparentemente en protesta por los requisitos de identificación de los votantes.

Las declaraciones de los directivos parecen haber surgido de la nada. Colorado también tiene requisitos de identificación de votantes y menos días de votación anticipada que Georgia. Alrededor de la mitad de los estados de la Unión ya tienen leyes de identificación de votantes y algunos estados están tratando de endurecer sus normas de manera similar a Georgia. Salir con tanta fuerza contra uno de ellos y de forma tan sincronizada sugiere un propósito específico, pero parece no encajar con la presión corporativa habitual.

Sin embargo, lo que sí encaja es la tendencia actual de las empresas a imponerse directamente en más aspectos de la vida pública, no solo para influir en la política en beneficio propio, sino también para orientar a los estadounidenses hacia determinados puntos de vista y comportamientos políticos.

Según Michael Rectenwald, profesor jubilado de humanidades en la Universidad de Nueva York y experto en la intersección de la ideología socialista y el mundo empresarial, estas empresas se comportan cada vez más como poderes públicos.

La trayectoria de la tendencia conduce a una fusión de facto del gobierno con un grupo selecto de corporaciones basada en una ideología compartida —lo que Rectenwald llama “socialismo corporativo” o “capitalismo con características chinas”, ya que se asemeja mucho al modelo totalitario del Partido Comunista Chino.

“Estamos siendo testigos de la convergencia de los objetivos políticos y económicos y de la fusión de las funciones estatales y empresariales. Las empresas actúan ahora como aparatos estatales para imponer el desideratum del estado unipartidista”, dijo a The Epoch Times por correo electrónico.

“Esto se debe a que, bajo la agenda socialista corporativa, estas corporaciones reconocen que para convertirse o seguir siendo socios favorecidos en una economía en la que el Estado elige a los ganadores y a los perdedores, lo mejor es que se alineen con los objetivos del Estado, que ahora está siendo dirigido por un unipartidismo singular”.

El resultado es una “economía de dos niveles, con los aspirantes a monopolios y el Estado en la cima” y el resto reducido a una “servidumbre mejorada y supuestamente cómoda”, escribió Rectenwald en un ensayo del 11 de marzo.

Una de las manifestaciones de esta tendencia consiste en que el gobierno y el mundo empresarial adoptan lo “woke” como su ideología rectora compartida, afirma, refiriéndose a la ideología popular en la izquierda progresista, que se basa en la “teoría crítica” casi marxista. La ideología reinterpreta la historia como una lucha entre diferentes grupos demográficos a los que califica de opresores u oprimidos.

“Lo woke no se dirige a los que sufren cuyas quejas, o quejas imaginadas, pretende reparar. Lo woke actúa sobre la mayoría, los supuestos beneficiarios de la injusticia”, escribió Rectenwald.

Lo hace haciendo que la mayoría entienda que se ha beneficiado de los “privilegios” y preferencias basados en el color de la piel (blancura), el género (patriarcado), la proclividad sexual (heteronormatividad), el lugar de nacimiento (colonialismo, imperialismo y primermundismo), la identidad de género (privilegio cisgénero) y la dominación de la naturaleza (especismo), por nombrar algunos de los principales culpables”. La lista podría continuar y se amplía, al parecer, cada día. Esta mayoría debe ser rehabilitada. Las masas deben comprender que han obtenido las ventajas de las que han disfrutado hasta ahora sobre la base del trato injusto de los demás”.

La ideología encaja bien en el sistema de dos niveles del socialismo corporativo, dice, ya que infunde “vergüenza, culpa, remordimiento, indignidad” en la población mayoritaria de las naciones occidentales, y así la condiciona “a esperar menos”.

“Bajo la ideología woke, se espera y es más probable que uno renuncie a sus bienes y derechos, porque incluso sus bienes y derechos, no, especialmente sus bienes y derechos, han llegado a expensas de otros”, escribió.

Señaló que “las medidas de bloqueo draconianas empleadas” en respuesta a la pandemia causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) “resulta que están haciendo el trabajo que los socialistas corporativos (…) quieren que se haga”, como diezmar las pequeñas empresas y aumentar los ingresos de los gigantes corporativos como Amazon, Apple y Facebook.

Otro método para reducir las expectativas funciona a través del secuestro de la política medioambiental, según Rectenwald.

Aunque hay problemas ecológicos apremiantes, como la contaminación del agua y los crecientes residuos, a menudo tóxicos, de los plásticos, la electrónica y otras tecnologías modernas, éstos suelen quedar en segundo plano frente al cambio climático.

Si las predicciones sobre el clima se cumplen, el mundo se enfrentará a problemas como un clima más extremo e inundaciones costeras en las próximas décadas. La respuesta política del establishment ha sido pedir a los estadounidenses y europeos que se aprieten el cinturón.

“Si, en la era postpandémica, decidimos reanudar nuestras vidas igual que antes (conduciendo los mismos coches, volando a los mismos destinos, comiendo las mismas cosas, calentando nuestra casa de la misma manera, etc.), la crisis de COVID-19 se habrá desperdiciado en lo que respecta a las políticas climáticas”, escriben Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (FEM), y su colega Thierry Malleret en su libro “COVID-19: The Great Reset”.

El libro afirma que “con las respuestas económicas de emergencia a la pandemia ya en marcha, se puede aprovechar la oportunidad para hacer el tipo de cambios institucionales y elecciones políticas que pondrán a las economías en un nuevo camino hacia un futuro más justo y verde”, lo que denomina “El Gran Reinicio”.

Los pronósticos climáticos más dramáticos han existido durante muchas décadas, pero han resultado inexactos. Los actuales indican que para evitar las dificultades estimadas habría que eliminar los viajes y la producción de energía por los medios tradicionales de quemar carbón, petróleo y gas. No solo tendrían que hacerlo Estados Unidos y Europa, sino sobre todo China, el mayor contaminador del mundo, así como India y otras naciones populosas y en desarrollo. Sin embargo, se niegan a hacerlo, ya que obstaculizaría drásticamente su desarrollo económico, empujando a vastas franjas de su población a la indigencia.

Mientras tanto, los progresistas han utilizado cada vez más el tema como vehículo para la agenda woke, vinculando las medidas climáticas con políticas como el salario mínimo y la ampliación de las prestaciones a los empleados, que crean aún más barreras a la competencia y favorecen la monopolización.

El establishment financiero ha seguido con su propia iniciativa woke, estableciendo “Criterios Ambientales, Sociales y de Gobernabilidad (ESG)” para dirigir el capital hacia las corporaciones a bordo del programa del Gran Reinicio.

“Si bien este índice sirve simplemente como una recomendación en la actualidad, hay indicios de que los bancos, los gestores de activos y otras instituciones corporativas de la red pueden utilizar las puntuaciones como medio para expulsar del mercado a los jugadores que no cumplen con el programa”, escribió Rectenwald.

El engranaje más obvio de la maquinaria socialista corporativa es el de los gigantes tecnológicos, ha argumentado, dedicando su libro de 2019 “The Google Archipelago: The Digital Gulag and the Simulation of Freedom” al tema.

“Los gigantes tecnológicos se benefician directamente de la agenda del Gran Reinicio. Los intentos de este cártel de eliminar las plataformas y los puntos de vista de la competencia forman parte de sus esfuerzos de consolidación monopolística”, escribió.

“Los actores de la corriente principal y de las redes sociales censuran todos los puntos de vista que van en contra de los discursos oficiales promovidos en relación con el cambio climático, el COVID, las vacunas, el racismo sistémico, la transexualidad y todos los demás elementos narrativos esenciales del Gran Reinicio. En resumen, la Gran Tecnología Digital representa la vanguardia y el aparato de comunicación ideológico del socialismo corporativo”.

Aunque Schwab y Malleret describen el Gran Reinicio como acomodado por los efectos naturales de la pandemia, reconocen que dependería de que los gobiernos, las corporaciones y los activistas se aprovecharan de la situación para hacerlo realidad.

En opinión de Rectenwald, “el Gran Reinicio no es más que una campaña coordinada de propaganda y relaciones públicas envuelta bajo un manto de inevitabilidad”.

La contradicción del socialismo corporativo

Para algunos, el socialismo corporativo puede sonar como un oxímoron. ¿No es la definición de socialismo la propiedad pública de los medios de producción? ¿No son las empresas entidades privadas? Así es, si el socialismo es igual al marxismo, pero hubo socialistas antes y después de Karl Marx, cada uno de los cuales ofrecía su propia opinión sobre la mejor manera de lograr el socialismo, a menudo discrepando entre sí sobre quién era el verdadero.

Como señaló Rectenwald, King Camp Gillette, el fundador de Gillette Co., escribió dos libros sobre el tema del socialismo, argumentando que se podría lograr mejor a través de una “Corporación Mundial”, que era también el título de su segundo libro.

“Los promotores [de la incorporación] son los verdaderos socialistas de esta generación, los verdaderos constructores de un sistema cooperativo que está eliminando la competencia, y de una manera práctica de negocios alcanzando resultados que los socialistas han tratado vanamente de alcanzar a través de la legislación y la agitación durante siglos”, dijo Gillette en el libro de 1910.

Incluso antes de Gillette, algunos sostenían que la esclavitud era el mejor modelo para el socialismo, ya que cumplía con la máxima “De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”.

No se puede esperar que la gente decida por sí misma cuánto puede aportar y qué necesidades tiene, según la lógica. Debe haber una clase administrativa que tome esa decisión.

Aunque la gente se burle de la idea de que alguien decida por ellos cuáles son sus necesidades legítimas, parece que los defensores del Gran Reinicio ya lo están haciendo.

Uno de los “ejemplos reales de un cambio en el énfasis de los responsables políticos” es el esfuerzo por “mantener la actividad económica futura a un nivel que satisfaga nuestras necesidades materiales con el respeto de nuestros límites planetarios”, dicen Schwab y Malleret, explicando:

“El marco se asemeja a una ‘dona’ en la que el anillo interior representa lo mínimo que necesitamos para llevar una buena vida (tal y como se enuncia en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU) y el anillo exterior el techo ecológico definido por los científicos del sistema terrestre (que destaca los límites que no debe traspasar la actividad humana para evitar el impacto negativo sobre el clima, el suelo, los océanos, la capa de ozono, el agua dulce y la biodiversidad).

“En medio de los dos anillos está el punto dulce (o “masa”) donde se satisfacen nuestras necesidades humanas y las del planeta”.

El problema es que puede que no haya masa.

La ciudad de Ámsterdam encargó un análisis de su economía con este método solo para descubrir que vivía muy por encima de sus posibilidades, según la definición de los “científicos del sistema Tierra”. Al mismo tiempo, seguía estando lejos de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que exigen cosas como el acceso universal a la vivienda asequible, el transporte, la sanidad, la educación, etc.

“Las necesidades de vivienda de los residentes son cada vez más insatisfechas, ya que casi el 20% de los inquilinos de la ciudad no pueden cubrir sus necesidades básicas después de pagar su alquiler, y solo el 12% de los aproximadamente 60,000 solicitantes de vivienda social en internet tienen éxito”, reportó The Guardian.

“Una solución podría ser construir más viviendas, pero la dona de Ámsterdam pone de manifiesto que las emisiones de dióxido de carbono de la zona están un 31% por encima de los niveles de 1990. Las importaciones de materiales de construcción, alimentos y productos de consumo de fuera de los límites de la ciudad contribuyen en un 62% a esas emisiones totales”.

La ciudad intentó redimirse proponiendo abastecerse de materiales de construcción locales y utilizar otros renovables, como la madera, pero ¿cómo podría hacer lo suficiente para revertir el abrumador exceso de consumo del que la acusan los analistas?

Y si Occidente ya se ha comido su dona, ¿qué merecen sus mayorías en la economía de Reinicio?

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS