El socialismo destruye la unidad fundamental de la familia, advierte experto

Por Emel Akan - La Gran Época
12 de Febrero de 2019 Actualizado: 12 de Febrero de 2019

WASHINGTON – Los problemas económicos causados por el socialismo son ampliamente conocidos, pero el peligro que la ideología representa para la institución de la familia -el fundamento mismo de la sociedad- es aún más importante, dice un experto.

A pesar de esto, la retórica y la política del socialismo revivieron en Estados Unidos desde la crisis financiera de 2008, según Edward Feser, profesor de filosofía en Pasadena City College de California.

“A raíz de las revoluciones de Reagan y Thatcher, el colapso de la Unión Soviética y la liberalización de la economía china, muchos observadores juzgaron a principios del siglo XXI que el socialismo había muerto”, dijo Feser en un evento de la Heritage Foundation el 11 de febrero.

“Pero si es así, entonces al igual que los zombis que han estado de moda en la cultura popular durante los últimos años, es un cadáver que camina.”

El socialismo y la familia son incompatibles, según Feser. El socialismo tiende a socavar a la familia tradicional, y este quiebre, a su vez, ha llevado a una mayor necesidad de asistencia estatal, lo que en las últimas décadas ha arrastrado a la sociedad en una dirección socialista, dijo.

La familia es la unidad fundamental de la sociedad, y tradicionalmente, el papel del Estado era ayudar y salvaguardar a la familia.

“Ahora el liberalismo reemplazó esta concepción con la idea de que el individuo es la unidad social fundamental”, dijo.

“El liberalismo llegó a considerar las premisas básicas del feminismo y de la revolución sexual como asuntos de justicia. … Desde este punto de vista, es injusto que hombres y mujeres no estén representados por igual en la fuerza laboral fuera del hogar y en diversos ámbitos profesionales”.

El resultado lógico de estas premisas liberales es que el gobierno tendrá que reclamar para sí mismo mayores poderes e intervenir en la economía privada para asegurar que se haga justicia. Tales tendencias han dado paso al socialismo, agregó.

Además, cuando la estructura familiar tradicional se rompe, algunas personas, especialmente las madres solteras y los niños, se encuentran sin suficientes medios privados de asistencia y, por lo tanto, dependen de un mayor apoyo gubernamental.

Además de estos factores materiales, hay factores espirituales o morales que también conducen en la dirección del socialismo.

Los seres humanos son por naturaleza animales sociales, dijo Feser, y los individuos están incompletos sin una familia.

“La gente anhela ser parte de algo más grande que ellos mismos. Cuando la familia no esté allí para satisfacer esta necesidad, buscarán un sustituto”, dijo. “Esto puede volver atractiva la idea de una sociedad socialista, especialmente para los jóvenes.”

Los socialistas impulsan planes como un ingreso básico universal, atención médica gratuita, educación para todos financiada por el Estado y fuertes impuestos sobre el patrimonio.

Así que la idea es que “todas las necesidades materiales básicas serán cubiertas por el Estado y no por el padre o incluso por el padre y la madre juntos”, dijo. “El estado se convierte en el sostén de facto de todos.”

El presidente Donald Trump, en su reciente discurso sobre el Estado de la Unión del 5 de febrero, denunció la intromisión del socialismo en Estados Unidos. Trump, ferviente crítico del socialismo y el comunismo, hizo los comentarios mientras hablaba sobre el colapso económico en Venezuela, uno de los últimos ejemplos del fracaso del socialismo.

Sus comentarios también fueron en respuesta al creciente apoyo a las ideas socialistas de extrema izquierda entre los demócratas, como “Medicare para todos” y el “Green New Deal”, que permitirían la expansión masiva del gobierno hacia los sectores de la salud y la energía.

“Estados Unidos se fundó sobre la base de la libertad y la independencia, no sobre la coerción, la dominación y el control del gobierno. Nacemos libres y permaneceremos libres”, dijo Trump.

“Esta noche, renovamos nuestra determinación de que Estados Unidos nunca será un país socialista.”

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS