El sueño de energía verde de Texas pone en peligro su red eléctrica

Por Michael Washburn
25 de Noviembre de 2023 1:17 PM Actualizado: 18 de Diciembre de 2023 9:00 PM

Después de que Texas soportara el segundo verano más caluroso jamás registrado y se enfrentara a una demanda sin precedentes en su red eléctrica, el futuro del suministro y el consumo de energía en el estado —y en el país— se ha convertido en tema de debate nacional.

Los aparatos de aire acondicionado se utilizaron constantemente en Texas durante el verano, ya que las temperaturas promedio alcanzaron los 85.3 grados entre junio y agosto, y no bajaron de los 100 grados durante semanas en algunas ciudades.

La presión que las altas temperaturas ejercen sobre el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT, por sus siglas en inglés), la red de distribución de energía del estado, es severa sin importar las circunstancias.

El rápido crecimiento de la población del estado y el creciente número de empresas tecnológicas que instalan o amplían sus instalaciones en Texas, que necesitan grandes cantidades de energía para funcionar, agravan aún más la situación.

Cada vez más gente vive y trabaja en un estado lamentablemente mal preparado para hacer frente a la creciente demanda.

“La demanda máxima en ERCOT ha crecido un 14% desde 2019, mientras que nuestro suministro de generación térmica —gas, carbón, nuclear— se ha mantenido esencialmente plano”, dijo a The Epoch Times Brent Bennett, director de políticas de Life:Powered, una iniciativa de la Fundación de Políticas Públicas de Texas.

La inversión de 99,000 millones de dólares en infraestructuras eólicas y solares en Texas, y unos 10,000 millones más en líneas de transmisión de energía verde, no sólo no ha mejorado el suministro de energía, sino que ha agravado el problema, afirmó.

En opinión del Sr. Bennett y otros, el exceso de inversión en energía verde se produce a expensas de la inversión en fuentes que realmente funcionan.

Texas se sofoca

El verano de 2023 fue tan caluroso que las autoridades de algunas zonas estuvieron a punto de adoptar medidas de “desconexión de la carga” o cortes de electricidad diarios, al menos como medida temporal, protocolos similares a los que han hecho la vida imposible a muchos habitantes de Sudáfrica, cuya empresa estatal de distribución de energía, Eskom, está notoriamente mal gestionada.

Un avión lanza retardante de incendios en el condado de Riverside, California, el 14 de julio de 2023. Decenas de millones de estadounidenses se enfrentan a temperaturas peligrosamente altas mientras una potente ola de calor se extiende desde California hasta Texas. (DAVID SWANSON/AFP vía Getty Images)

El sábado 20 de agosto, ERCOT alcanzó un nuevo hito: un récord histórico de demanda máxima durante un fin de semana de 84.805 MW (megavatios), según observó Alexander Stevens, director de política y comunicaciones del Instituto de Investigación Energética, una agencia sin ánimo de lucro con sede en Washington. Stevens comparó esta cifra con el pico de demanda de agosto de 2022, de 78,485 MW.

Incluso ese pico de demanda del fin de semana del 20 de agosto no fue tan alto como la demanda en días concretos del verano pasado. El 10 de agosto de 2023, ERCOT tuvo que hacer frente a una demanda de 85,435 MW, y el 5 de septiembre alcanzó los 81,674 MW.

El Sr. Stevens atribuye los nuevos récords en parte al crecimiento demográfico, señalando que de 2000 a 2022, Texas recibió una afluencia de 9,085,073 nuevos residentes, un récord entre los estados y tres millones más que el segundo clasificado, Florida.

Y la retirada del calor insoportable durante el otoño no significa que el estado de la Estrella Solitaria esté libre de problemas. Ante la proximidad del invierno, que plantea sus propios retos, ERCOT comenzó el mes pasado a solicitar ofertas a los proveedores de energía con la esperanza de aumentar sus reservas en al menos 3000 MW.

Dado que 2023 no fue el primer verano caluroso en Texas, y que las tendencias demográficas llevan muchos años en marcha, algunos se preguntarán por qué el estado se apresura ahora a tratar de ampliar sus reservas y evitar más emergencias.

Stevens y otros expertos que hablaron con The Epoch Times coinciden en que las energías renovables no bastan para satisfacer la demanda, pero los políticos que quieren parecer previsores y acordes con los imperativos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) no están escuchando.

Aerogeneradores en Papalote, Texas, el 15 de junio de 2021. El Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT), que controla aproximadamente el 90 por ciento de la energía en Texas, ha pedido a los residentes que conserven la energía a medida que aumentan las temperaturas en el estado. (Brandon Bell/Getty Images)

¿La panacea de la energía verde?

Incluso con políticas específicamente diseñadas para satisfacer las acuciantes necesidades de Texas, el mercado sería todo un reto. Pero, frente a todas estas tendencias, Texas no recibe nada parecido al nivel de inversión en sistemas e instalaciones de producción y distribución de energía que necesita para satisfacer la demanda.

De hecho, las políticas que fomentan la energía eólica, solar y otras fuentes de energía denominadas verdes y renovables no sólo no satisfacen la demanda, sino que socavan activamente cualquier esfuerzo por sostener y ampliar redes de suministro que no sean cíclicas por naturaleza y vulnerables a los cambios en la cantidad de energía eólica o solar disponible en un momento dado, según han declarado especialistas en el uso de la energía a The Epoch Times.

Parte de la cuestión es cultural y política. Algunos suponen que sólo los retrógrados políticos y sociales que viven en estados del centro, con una actitud insensible hacia el medio ambiente, albergarían dudas sobre las políticas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) o se opondrían a ellas.

Según los expertos del sector de la energía, muchos consideran que las políticas medioambientales, sociales y de gobernanza son esencialmente bienintencionadas y no entienden cómo desvían recursos de las empresas de servicios públicos de las que dependen millones de personas para su existencia diaria.

La escalada de la crisis en Texas tiene implicaciones para la disponibilidad y fiabilidad de la energía en todo el país, dada la tendencia en otros estados a favorecer soluciones basadas en ESG y las tendencias demográficas que amplían el uso de la energía sin tener en cuenta los recursos disponibles, dicen los expertos.

Una turbina eólica se ve al fondo mientras una pareja cruza una calle en Taft, Texas, el 27 de marzo de 2015. (Spencer Platt/Getty Images)

Asignaciones mal orientadas

El problema se reduce a una política energética errónea, explicó a The Epoch Times William Keffer, director de los Programas de Derecho de la Energía de la Universidad Tecnológica de Texas.

“Como observación general, hemos permitido que nuestras fuentes de electricidad en el estado se vuelvan asimétricas, de modo que tenemos demasiada dependencia del sector de las energías renovables —eólica y solar— y no tanta capacidad como deberíamos tener en lo que se refiere a las fuentes gestionables como el gas natural, el carbón y la energía nuclear”, dijo Keffer.

Es evidente que los inversores que buscan oportunidades en Texas y otros lugares buscan activos de los que esperan obtener grandes beneficios, y las desgravaciones fiscales federales concedidas a las instalaciones eólicas y solares han contribuido a crear este mercado desequilibrado, según Keffer.

La idea original de conceder subvenciones para fomentar las fuentes de energía renovables en los años 90 era comprensible, incluso loable, pero los legisladores han seguido renovando las desgravaciones fiscales para esos proyectos sin tener en cuenta la dinámica del mercado, dijo Keffer.

Un hombre instala paneles solares en el tejado de una iglesia en Alexandria, Virginia, el 17 de mayo de 2021. El presidente Joe Biden ha pedido que el sector energético estadounidense esté totalmente descarbonizado para 2035. (ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP vía Getty Images)

Una cláusula de la Ley de Reducción de la Inflación del Presidente Joe Biden amplía el Crédito Fiscal a la Inversión, ofreciendo un crédito del 30 por ciento para la energía eólica, solar, de almacenamiento y otras iniciativas renovables, señaló.

La Administración Biden es una gran defensora de los créditos fiscales para inversiones en proyectos eólicos y solares. El 31 de mayo, el Departamento del Tesoro, el Departamento de Energía y el Servicio de Impuestos Internos publicaron nuevas directrices sobre un programa de créditos asignados, que ofrece un crédito fiscal del 20%, además del crédito existente del 30%, para instalaciones eólicas y solares en comunidades de bajos ingresos.

“Seguimos ampliando estos créditos fiscales, lo que va a seguir perturbando el mercado y haciendo que la gente gaste su dinero de formas que de otro modo no haría”, afirmó Keffer.

El presidente Joe Biden señala una tabla comparativa del tamaño de los aerogeneradores durante una reunión sobre la Asociación Federal-Estatal para la Implementación de la Energía Eólica Marina en la Casa Blanca en Washington el 23 de junio de 2022. La Casa Blanca está trabajando para impulsar la industria eólica marina. (Drew Angerer/Getty Images)

Reducción de los gestionables

Según Keffer, gracias a estos generosos créditos fiscales, las instalaciones eólicas y solares pueden vender su energía a un precio cercano a cero dólares y seguir obteniendo beneficios. Los productores de fuentes de energía despachables y muy necesarias no se encuentran en esta situación, por lo que no son objetivos de inversión atractivos, y nadie quiere financiar la construcción o ampliación de instalaciones de carbón, gas natural o nucleares.

“La eólica y la solar siempre van a ganarles la partida con un precio artificialmente bajo, de modo que no pueden vender su electricidad a un precio que les permita rentabilizar su inversión”, afirma Keffer.

“Las centrales de carbón siguen cerrándose, y las de gas natural no aumentan su oferta, porque nadie quiere invertir en una nueva”.

La central Hunter, operada por PacifiCorp, produce electricidad, en las afueras de Castle Dale, Utah, el 3 de junio de 2016. La EPA anunció nuevas restricciones en la planta de carbón Hunter para ayudar a reducir la contaminación y la neblina en varios Parques Nacionales de la zona. (George Frey/Getty Images)

Bennett, de la Texas Public Policy Foundation, también ve el problema explícitamente en términos de desajuste entre la oferta y la demanda: una dependencia excesiva de las energías renovables a expensas de las que realmente funcionan.

Según Bennett, la adición de 10 gigavatios (GW) de capacidad eólica y 16 GW de capacidad solar en los últimos cuatro años no ha aliviado la demanda de la flota térmica del Estado, definida como la demanda máxima menos la producción eólica y solar, durante el verano.

De hecho, la demanda durante los meses más calurosos alcanzó los 70 GW, por encima de los 69 GW registrados durante el verano de 2019, señaló. El próximo invierno podría romper incluso el récord más reciente, predijo el Sr. Bennett.

“La conclusión es que estamos añadiendo capacidad, pero todo es eólico y solar, e incluso no se puede confiar totalmente en cantidades prodigiosas de eólica y solar para producir lo suficiente en los momentos adecuados”, declaró.

Texas, y el gobierno federal, no pueden seguir actuando como si avanzar hacia un supuesto futuro verde fuera a solucionarlo todo y ésa fuera la única forma de definir o medir el progreso”.

“A menos que construyamos más centrales eléctricas de gas, vamos a necesitar una cantidad igualmente prodigiosa de almacenamiento de energía para mantener el ritmo”, afirmó.

El problema, tal y como lo ven Bennett y otros que llevan años estudiando esta cuestión, es la creencia en las fuentes renovables como el camino del futuro y las principales, si no las únicas, candidatas legítimas a la inversión.

“La razón por la que carecemos de energía fiable es que las subvenciones federales a la energía eólica y solar nos llevan a invertir demasiado en esos recursos y, por tanto, a invertir poco en todo lo demás. Tenemos que mitigar el problema de la sobreinversión causada por las subvenciones para resolver ese problema”, dijo Bennett.

La vicepresidenta Kamala Harris habla en la Universidad Estatal Coppin en Baltimore, Maryland, el 14 de julio de 2023. Harris habló sobre una inversión de 20,000 millones de dólares en una red nacional de financiación limpia y proyectos de energía limpia como parte de la Ley de Reducción de la Inflación. (SAUL LOEB/AFP vía Getty Images)

La política por encima de la ciencia

Alexander Stevens, del Instituto de Investigación Energética, está de acuerdo en que los responsables políticos han depositado una fe excesiva en métodos y sistemas que no tienen en cuenta las necesidades cotidianas de la gente corriente, y que las decisiones se reducen a la política más que a la practicidad.

“La razón principal de los casi apagones del verano en Texas tiene mucho que ver con la intervención política en los mercados eléctricos, que ha forzado la incorporación a la red de energías renovables intermitentes y ha restringido el desarrollo de fuentes gestionables: carbón, energía nuclear y gas natural”, afirma.

Aunque a algunos les guste imaginar una realidad en la que la gente pueda confiar en la energía eólica y solar para abastecer hogares, oficinas, centros comerciales, cines, restaurantes y los centros de datos en los que funcionan las plataformas tecnológicas, la realidad es que la energía eólica y solar son fuentes de suministro inconstantes, que dependen en gran medida de combinaciones fortuitas y demasiado raras de circunstancias.

En las tardes calurosas —precisamente cuando más gente depende del aire acondicionado— los vientos suelen ser fugaces o inexistentes. Por su parte, los paneles solares tienen menor capacidad cuando las temperaturas son más altas, señala Stevens. Por tanto, es precisamente en los momentos de mayor demanda de energía cuando las fuentes eólica y solar tienen menos probabilidades de funcionar, sobre todo en un estado tan poblado como Texas.

Al depender de factores climáticos y solares muy variables, los sistemas de energía verde no constituyen una red fiable, afirma Stevens. Esto es cierto no sólo para Texas, sino también para otros estados susceptibles de sufrir condiciones climáticas extremas y donde la oferta y la demanda se encuentran en un precario equilibrio en el mejor de los casos.

“En consecuencia, las fuentes de energía gestionables como el carbón, la energía nuclear y el gas natural son esenciales para estabilizar la red. Hasta que se generalice el almacenamiento en baterías rentable a escala comercial, lo que no se prevé en un futuro próximo, una capacidad significativa de generación de gas natural seguirá siendo crucial para mantener la estabilidad de la red, no sólo para la red eléctrica de ERCOT, sino también para otras”, afirmó Stevens.

Vista aérea de una central eléctrica junto al paso elevado de una autopista en Austin, Texas, el 18 de agosto de 2023. El Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT) ha pedido a los tejanos que ahorren energía mientras una prolongada ola de calor sigue azotando el estado. Hoy se cumplen 42 días consecutivos de temperaturas de tres dígitos en todo el estado. (Brandon Bell/Getty Images)

El asunto es controvertido y abundan las teorías sobre cómo Texas ha llegado al punto muerto actual. Culpar al auge de la minería de Bitcoin es un error, por muy tentador que resulte encontrar un chivo expiatorio, afirma Stevens.

Vickaash Agarwal, socio de la empresa de inversiones Illuminati Capital, con sede en Dubai, comparó la naturaleza descentralizada de las transacciones de criptomoneda con las operaciones de los bancos, que requieren grandes cantidades de energía para alimentar los centros de datos en los que almacenan información no cifrada de los clientes.

“Hoy en día, las operaciones de minería de Bitcoin pueden alojarse en contenedores y situarse cerca de centrales eléctricas, lo que reduce aún más la presión sobre la red eléctrica. En comparación con los centros de datos de los bancos mundiales y la minería de oro, la minería de Bitcoin tiende a ejercer menos presión sobre la red de energía, principalmente debido a su enfoque descentralizado e inmutable de almacenamiento de datos”, dijo el Sr. Agarwal.

Ross Baldick, profesor de ingeniería eléctrica e informática de la Universidad de Texas en Austin, está de acuerdo en que sería un error culpar a los mineros de Bitcoin de las tensiones en el suministro energético del estado.

“De hecho, son grandes consumidores de electricidad. Sin embargo, en términos generales, los mineros de Bitcoin son capaces de modular su demanda rápidamente cuando los precios mayoristas son altos, por lo que son útiles en condiciones de escasez de suministro —por ejemplo, las calurosas tardes de verano y los cortes de generación— para reducir su demanda”, declaró Baldick a The Epoch Times.

¿Una solución basada en el mercado?

Si los proveedores pudieran operar libremente en Texas sin interferencias políticas, Stevens cree que los consumidores elegirían a los proveedores minoristas de electricidad de una manera que propiciara una competencia robusta. Los operadores minoristas suministrarían energía a precios competitivos, atrayendo al mismo tiempo importantes inversiones que les permitirían reforzar sus operaciones.

El Sr. Bennett cree que Texas y otros estados florecerán como mercados energéticos sólo si se imponen controles sobre el número y el papel de los proyectos eólicos y solares que operan.

El Departamento de Energía en Washington el 31 de julio de 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

El Sr. Bennett afirma que, teniendo en cuenta los problemas de Texas el verano pasado y las incertidumbres del próximo invierno, y considerando el problema a escala nacional, hay cierta ironía en la situación. No es que falten fondos para desarrollar y mantener redes de producción y distribución de energía suficientes para mantener a la gente cómoda y productiva.

También en este caso, Bennett aludió a los más de 100,000 millones de dólares invertidos en proyectos eólicos y solares sólo en Texas.

“Si Texas tomara sólo 25,000 millones de dólares de esa cantidad y los invirtiera en preparación meteorológica, nuevas plantas de gas natural y otras medidas de resistencia, incluso con una reducción del 25% en la producción eólica y solar, su red sería segura”, dijo.

“Exigir a la eólica y la solar una mayor fiabilidad antes de que puedan conectarse a la red, y fijar las señales de precios del mercado para valorar mejor la generación gestionable, son los primeros pasos esenciales para resolver este problema”.

ERCOT no ha respondido a las solicitudes de comentarios de The Epoch Times.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con el Departamento de Energía para solicitar sus comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.