Elecciones en Argentina: Otro golpe para Beijing

Por Gregory Copley
27 de Noviembre de 2023 4:12 PM Actualizado: 27 de Noviembre de 2023 4:12 PM

Opinión

La elección del economista libertario Javier Milei a la presidencia argentina el 19 de noviembre puede no transformar la suerte económica de Argentina de la noche a la mañana. Aun así, ciertamente confirmó un nuevo revés estratégico para la influencia de la China comunista en la esfera euroatlántica.

El triunfo de Milei fue otro de una serie de reveses en todo el mundo que el líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, ha experimentado en las últimas semanas y meses, particularmente después de su ofensiva de seducción hacia Estados Unidos, que culminó en una reunión con el presidente estadounidense Joe Biden durante la Cumbre de APEC en San Francisco este mes, una iniciativa que inmediatamente fracasó.

La rotunda elección de Milei borra gran parte de los años de trabajo de Beijing para desarrollar relaciones estratégicas con Buenos Aires, fundamentales para los programas espaciales militares del PCCh y algunos aspectos de su acceso a la Antártida. Incluso si la administración Milei no puede eliminar los reclamos extraterritoriales del PCCh sobre sitios en Argentina, expandirlos ciertamente será difícil.

El régimen chino tiene varias posesiones extraterritoriales importantes en Argentina, donde no se le permite la entrada a argentinos, que desempeñan un papel clave en los programas espaciales militares y del sistema de posicionamiento global de Beijing. Los términos de los tratados sobre estas bases son tales que China podría reclamar los préstamos de Argentina si Buenos Aires intentara poner fin a la base china allí.

Pero los planes de Beijing (de mantener como rehenes a las fuerzas británicas y estadounidenses en el espacio euroatlántico planteando preocupaciones militares allí ahora) se han reducido sustancialmente, incluso suponiendo que el régimen chino todavía, en su estado debilitado, sea económicamente capaz de continuar su actual curso de acción estratégica contra Taiwán y Occidente.

Milei había reiterado, en su campaña electoral y en su victoria, el mantra argentino de que las Islas Malvinas, de propiedad británica, eran legítimamente posesión de Argentina. Pero dijo claramente que el conflicto militar no era una opción para Argentina en la cuestión de las Malvinas y que las negociaciones diplomáticas eran la única salida. Sin embargo, el gobierno del Reino Unido rechazó inmediatamente cualquier consideración de aceptar el reclamo de Argentina sobre las islas estratégicamente ubicadas.

No podía haber señalado más claramente el fin del enfrentamiento militar entre Argentina y el Reino Unido. Pero tampoco podría haber expresado con mayor claridad una situación de “no guerra” respecto a las Malvinas, aunque lo hubiera deseado. Así que dijo lo que tenía que decir para satisfacer al electorado argentino. El secretario de Defensa británico, Grant Shapps, dijo lo que tenía que decir sobre la permanencia de la soberanía británica sobre las Malvinas.

Soldados argentinos en camino a ocupar la base capturada de los Royal Marines en Puerto Argentino/Port Stanley, el 13 de abril de 1982, unos días después de que la dictadura militar argentina se apoderara de las islas Malvinas/Falklands, iniciando una guerra entre Argentina y el Reino Unido. (Daniel GARCÍA/AFP vía Getty Images)

Sin embargo, Beijing había estado presionando al gobierno anterior del presidente Alberto Fernández para que intensificara la presión militar sobre las Malvinas y reafirmara enérgicamente los reclamos de Argentina con el fin de obligar al Reino Unido a mantener importantes elementos de defensa en la esfera euroatlántica para hacer frente a esas amenazas. Eso ayudaría a reducir los despliegues de fuerzas británicas en el Indo-Pacífico y contra China.

Pero ¿qué pasa con los planes de Milei para revitalizar la economía y la posición estratégica de Argentina?

Se enfrenta a un importante impedimento por el hecho de que no manda en la Cámara de Diputados ni en el Senado. Es de esperar que los peronistas salientes hagan todo lo que esté en su mano para socavar las reformas propuestas por Milei. Si el Sr. Milei ha sido comparado con el expresidente estadounidense Donald Trump, entonces debe esperar el tipo de respuesta despiadada de los peronistas que el presidente Trump recibió de la combinación del Partido Demócrata estadounidense y el establishment burocrático de Washington.

Esto debería ser evidente por el hecho de que Milei ganó las elecciones contra el exministro de Economía Sergio Massa (peronista), quien todavía pudo ganar alrededor del 44 por ciento de los votos a pesar de que él y su gobierno habían presidido niveles de inflación de más de 140 por ciento y la aniquilación absoluta del peso argentino. Mostró la realidad política de que la lealtad al partido a menudo trascendía el interés propio.

Así que los argentinos acudieron a las urnas el 22 de octubre para elegir presidente, vicepresidente, 130 de los 257 escaños de la Cámara de Diputados, 24 de los 72 del Senado y a los gobernadores de la mayoría de las provincias. La lista inicial para la presidencia era de cinco candidatos. Ningún candidato obtuvo la mayoría absoluta de los votos, lo que obligó a celebrar una segunda vuelta de las elecciones presidenciales el 19 de noviembre. En la primera vuelta quedaron eliminados la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, el gobernador de la provincia de Córdoba Juan Schiaretti y la diputada nacional de la provincia de Buenos Aires, Myrian Bregman.

Esto dejó que la segunda vuelta fuera disputada por el ministro de Economía (2022-2023), Sergio Massa, de 51 años, de la Unión por la Patria (peronista), que obtuvo el 36 por ciento de los votos de la primera vuelta, y el Sr. Milei, de 53 años, un diputado nacional por la capital Buenos Aires, del Partido Libertario (PL), de la alianza La Libertad Avanza, que obtuvo el 30 por ciento de los votos en la primera vuelta.

Sin embargo, en la segunda vuelta, el impacto de la precaria situación económica de Argentina, atribuida al gobierno peronista saliente, particularmente a Massa, provocó una victoria aplastante para Milei y su compañera de fórmula, Victoria Villarruel. Juntos, ganaron 20 estados más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), mientras que Massa y su compañero de fórmula, Agustín Rossi, ganaron sólo tres provincias.

El congresista argentino y candidato presidencial por La Libertad Avanza, Javier Milei (centro), saluda a sus seguidores durante un mitin de campaña en Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, Argentina, el 16 de octubre de 2023. (Luis Robayo/AFP vía Getty Images)

En total, la fórmula de Milei obtuvo el 55.69 por ciento de los votos, frente a la fórmula de Massa que obtuvo el 44.31 por ciento. Como resultado, estaba previsto que Milei y Villarruel tomaran posesión de sus cargos el 10 de diciembre. Sin embargo, antes de eso, Milei dijo que visitaría el vecino Uruguay para discutir cuestiones arancelarias y que también visitaría Nueva York y luego Israel, antes de tomar posesión del cargo.

Sin el control del Congreso Federal, las reformas más radicales propuestas por Milei enfrentarían una severa oposición parlamentaria. Tendría que utilizar órdenes ejecutivas, cuando pudiera, para eludir al Congreso y lograr sus reformas.

Hay que suponer que, cuando sea posible, China utilizaría sus recursos para apoyar a los peronistas a limitar la administración de Milei.

Milei podría esperar poco apoyo de Washington, dado que Estados Unidos celebrará elecciones presidenciales en 2024 y la administración actual no estaría dispuesta a brindarle apoyo a Milei por la sencilla razón de que se le consideraba un aliado del expresidente Trump, un aspirante presidencial republicano.

Tampoco es probable que la administración Milei obtenga un apoyo generalizado en América del Sur, donde la mayoría de los gobiernos tienen fuertes vínculos con China y se oponen a la economía de libre mercado de Milei. Una victoria electoral del presidente Trump en Estados Unidos en noviembre de 2024 podría, si ocurriera, dar cierto impulso al gobierno de Milei, y también podría producirse un colapso o una contracción de la influencia del PCCh en el hemisferio occidental.

Mientras tanto, cabe esperar que la administración Milei comience a introducir una dolarización parcial de la economía, permitiendo cierto uso oficial del dólar estadounidense para ayudar a estabilizar el mercado. También podría ser capaz de posicionar los ahora muy bajos costos laborales y los altos niveles educativos de Argentina para hacer que la inversión extranjera en manufactura sea atractiva para los inversionistas extranjeros.

Pero, desde una perspectiva estratégica, las elecciones argentinas deben verse como uno de los factores de 2023 que pusieron fin al punto máximo del crecimiento global de la China comunista.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.