4/6/1989: Elecciones parcialmente libres de Polonia provocaron disolución pacífica del comunismo

4 de junio de 1989 en China: la brutal represión del Partido Comunista Chino contra las protestas pacíficas condujo a la masacre de la plaza de Tiananmen
Por Ella Kietlinska
04 de Junio de 2021
Actualizado: 04 de Junio de 2021

El 4 de junio se cumplen dos aniversarios: el primero conmemora la derrota del partido comunista polaco en unas elecciones parcialmente libres, el segundo conmemora la sangrienta represión por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) de una protesta estudiantil pacífica en la plaza de Tiananmen de Beijing.

El 4 de junio de 1989, el partido comunista polaco en el poder, llamado Partido Obrero Unificado Polaco (PUWP), fue derrotado en unas elecciones híbridas de la Polonia comunista.

El formato de las elecciones se acordó durante las negociaciones celebradas a principios de 1989 entre el bando gubernamental comunista polaco y el llamado bando de “Solidaridad”, dijo el profesor Jacek Reginia-Zacharski, doctor en ciencias políticas e historiador de la Universidad de Lodz (Polonia).

Vista general de la mesa redonda entre el gobierno polaco y la oposición en Varsovia, Polonia, el 6 de febrero de 1989. (-/AFP vía Getty Images)

Las negociaciones, conocidas como Mesa Redonda Polaca, no incluyeron a todos los grupos y movimientos de la oposición anticomunista; no todos estuvieron representados en las conversaciones ni participaron en ellas en igualdad de condiciones, dijo el profesor Reginia-Zacharski en una entrevista a The Epoch Times.

El movimiento polaco “Solidaridad” surgió en 1980 a raíz de las protestas de los trabajadores polacos contra el deterioro de las condiciones de vida en la Polonia comunista. Solidaridad se convirtió en el primer sindicato libre del bloque oriental (comunista) independiente del régimen y creció rápidamente como grupo de oposición anticomunista que exigía reformas económicas y políticas en el país.

A principios de 1981, el número de miembros de Solidaridad alcanzaba los 10 millones e incluía al 80 por ciento de la población activa polaca. En respuesta, el gobierno comunista declaró la ley marcial para reprimir el movimiento.

Tras el levantamiento de la ley marcial en 1983, el movimiento Solidaridad comenzó a surgir de nuevo, aunque la represión del régimen contra sus miembros continuó. En 1988, cuando una gran oleada de huelgas se extendió por todo el país, el gobierno comunista polaco se mostró dispuesto a negociar con Solidaridad.

Unos 6 meses más tarde, se iniciaron las conversaciones entre la oposición liderada por Solidaridad y la coalición dirigida por el partido comunista en el poder, llamado oficialmente PUWP.

“Los comunistas no querían ceder el poder incondicionalmente”, dijo Reginia-Zacharski. Las partes negociadoras acordaron crear la cámara alta del parlamento —el Senado—, que no existía antes, y hacer que las elecciones al Senado fueran libres, explicó.

Sin embargo, los comunistas querían asegurarse la mayoría en la cámara baja del parlamento, que era la principal, y se reservaron el 65 por ciento de los escaños, explicó el científico, añadiendo que solo los candidatos aprobados por la coalición podían presentarse a tales escaños.

El 35 por ciento restante de los escaños estaba a disposición de los candidatos de la oposición y de los independientes en contiendas libremente disputadas.

Por lo tanto, las elecciones de 1989 no pueden considerarse parcialmente libres, sino que fueron unas elecciones híbridas, dijo Reginia-Zacharski, y añadió que no fueron consideradas libres por el Consejo de Europa.

El 4 de junio de 1989, los candidatos de Solidaridad ganaron 160 escaños de los 161 que tenían disponibles, mientras que los candidatos comunistas solo ganaron 5 escaños de los 299 que tenían reservados, con una participación del 62 por ciento. Además, 92 de los 100 escaños del Senado fueron para Solidaridad y los comunistas no ganaron ninguno.

“Fue realmente un shock para los comunistas. Fue un desastre desde su punto de vista”, dijo Reginia-Zacharski. En opinión del profesor, los resultados de la primera vuelta de las elecciones fueron una sorpresa para todos.

A ambos lados del espectro político se respiraba una sensación de inquietud, continuó Reginia-Zacharski, porque un número considerable de activistas de Solidaridad y probablemente una gran parte de la sociedad polaca temían que los comunistas, ante tal desastre, pudieran recurrir al uso de la fuerza como hicieron en 1981 cuando impusieron la ley marcial en el país.

La situación económica de Polonia en aquella época era muy sombría, dijo Reginia-Zacharski. “La hiperinflación hacía estragos, los sueldos alcanzaban cifras millonarias pero el poder adquisitivo de la moneda polaca caía hasta casi nada”.

En opinión de Reginia-Zacharski, las dramáticas y traumáticas noticias sobre la masacre de la plaza de Tiananmen en Beijing, que estallaron el día de las elecciones, alimentaron esos temores. “La ley marcial infligió un trauma muy profundo a la sociedad polaca”, añadió.

La segunda vuelta de las elecciones era necesaria para cubrir los escaños vacantes, pero la ley electoral no permitía presentarse a la segunda vuelta a los candidatos que no hubieran obtenido el 50 por ciento de los votos necesarios, dijo Reginia-Zacharski. Por ello, el gobierno comunista cambió la ley electoral para permitir que los candidatos que perdieron la primera ronda se presentaran en la segunda, explicó.

Como resultado de la segunda ronda, que tuvo lugar el 18 de junio, Solidaridad ganó un escaño de la cámara baja asignado a los candidatos libres que quedó vacante tras la primera ronda, y obtuvo 7 de los 8 escaños restantes en el Senado. Un escaño restante del Senado fue ocupado por un candidato independiente. Los comunistas no tuvieron representación en el Senado.

En la segunda vuelta, los comunistas ganaron todos los escaños de la cámara baja que les estaban reservados, pero no obtuvieron ninguna representación en el Senado. El riesgo de perder sus escaños reservados era muy bajo a pesar de la escasa participación de los votantes —solo un 25 por ciento— porque los que no habían votado a los candidatos comunistas no se presentaron en la segunda vuelta, dijo Reginia-Zacharski.

De los 299 escaños de la cámara baja designados por el gobierno de la coalición, el PUWP obtuvo solo 173 escaños y los restantes fueron ocupados por sus partidos satélites.

Secuelas de las elecciones

El hemiciclo de la Cámara Baja del Parlamento polaco (Sejm) en Varsovia, Polonia, el 24 de noviembre de 2017. La Sejm aprobó una resolución que condena la ideología y las consecuencias de la Revolución Bolchevique. (Krzysztof Białoskórski/Cancillería del Sejm)

El impacto de las elecciones resultó ser mucho mayor de lo que parecía, dijo Reginia-Zacharski. A pesar de que Solidaridad solo tenía 161 escaños de los 460 de la cámara baja, la llamada deconstrucción del campo comunista comenzó poco después de las elecciones.

Tras las elecciones, los dos mayores partidos satélites, el Partido Campesino Unido y el Partido Democrático, comenzaron a colaborar con Solidaridad y formaron un gobierno de coalición con Solidaridad dirigido por Tadeusz Mazowiecki, un primer ministro no comunista, dijo Reginia-Zacharski.

Sin embargo, el gobierno no estaba totalmente controlado por Solidaridad porque el partido comunista conservó para sí cargos clave como el de ministro del Interior y el de Defensa, explicó Reginia-Zacharski. El nuevo parlamento también eligió por un margen de un voto a un presidente comunista, Wojciech Jaruzelski, artífice de la ley marcial declarada en Polonia para reprimir a Solidaridad. Jaruzelski ocupó el cargo durante más de un año hasta que se celebraron las primeras elecciones presidenciales en Polonia desde la Segunda Guerra Mundial.

El sistema político diseñado durante las negociaciones de la mesa redonda debía funcionar después de las elecciones, pero nunca se llevó a cabo, dijo Reginia-Zacharski.

Los activistas de los partidos satélites que formaron una coalición con los comunistas tenían claro que “los comunistas no tienen absolutamente ningún apoyo (…) [y] el Partido Obrero Unificado Polaco [PUWP] tras las elecciones de junio dejó de ser un grupo político hegemónico en Polonia”, dijo Reginia-Zacharski.

El número de miembros del partido comunista polaco se había reducido de unos 3 millones en 1980 a cerca de 1 millón en el otoño de 1989. En enero de 1990, el PUWP se disolvió.

En 1991, se celebraron las primeras elecciones parlamentarias verdaderamente libres en la Polonia de la posguerra, lo que era un requisito previo para que el país accediera al Consejo de Europa, dijo Reginia-Zacharski.

4 de junio de 1989, en la plaza de Tiananmen

Esta foto fechada el 14 de septiembre de 1993 muestra al disidente chino Wang Dan hablando con la prensa dos días antes de ser juzgado por cargos de subversión tras su primera condena de cárcel por su papel en el movimiento democrático de 1989 en Beijing. (MANUEL CENETA/AFP via Getty Images)

El mismo día en que Polonia inició su transición pacífica desde el comunismo, los soldados y tanques del Ejército Popular de Liberación de China entraron en la capital del país y mataron a cientos, quizá miles, de manifestantes desarmados en la plaza de Tiananmen, la “puerta de la paz celestial”.

Los manifestantes —estudiantes universitarios y personal de las universidades de todo el país— se unieron a las manifestaciones a nivel nacional y reclamaron los derechos humanos, el fin de la corrupción y la reforma democrática.

Es posible que los dirigentes comunistas chinos estuvieran observando los procesos y cambios que se estaban produciendo en la Unión Soviética y en el bloque oriental, incluida Polonia, y tuvieran claro que “estos procesos, una vez iniciados, tenían un enorme potencial de escalada, [y] era algo que no se podía detener”, dijo Reginia-Zacharski. Sin embargo, no se sabe si estas observaciones influyeron en su decisión de sofocar brutalmente la protesta, añadió.

El New York Times informó en 1989 de que Jiang Zemin, que se había convertido en secretario general del PCCh tras el sangriento desenlace de los acontecimientos del 4 de junio, corrigió a un reportero italiano que utilizó el término “tragedia de Tiananmen” en su pregunta a Jiang.

Según el New York Times, Jiang dijo: “Me gustaría corregirle en su uso de la palabra tragedia. No creemos que haya habido ninguna tragedia en la plaza de Tiananmen. Lo que realmente ocurrió fue una rebelión contrarrevolucionaria cuyo objetivo era oponerse a la dirección del Partido Comunista y derrocar el sistema socialista”.

Leo Timm contribuyó a la elaboración de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS