Electromagnetismo y salud humana: efectos del Wi-Fi y los teléfonos móviles

Por ARMEN NIKOGOSIAN
01 de Junio de 2020
Actualizado: 01 de Junio de 2020

Los niveles de radiación inalámbrica a los que estamos expuestos en el mundo actual no tienen precedentes en la historia, especialmente en los últimos 20 años con la adopción a nivel mundial de teléfonos móviles y redes inalámbricas locales o Wi-Fi.

Aunque son completamente invisibles a simple vista, estos campos pueden tener efectos en nuestra fisiología, incluyendo cambios cognitivos, fatiga, disminución de la fertilidad, daños en el ADN y ciertos tipos de cáncer.

Tengan en cuenta que la radiación inalámbrica es una forma no ionizante de radiación, lo que significa que no perturba los átomos y moléculas como la radiación del uranio o el plutonio. Sin embargo, las partículas y las ondas de energía siguen entrando en los sistemas vivos y pueden ser perturbadoras a mayor escala.

La mayoría de los organismos reguladores gubernamentales de todo el mundo, incluida la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) en Estados Unidos, han establecido el límite de exposición segura a la radiación inalámbrica para las personas, en 10 vatios por metro cuadrado durante 30 minutos de exposición. Este nivel se estableció considerando solo los efectos térmicos de la radiación. Todos hemos sentido lo caliente que se pone nuestro teléfono después de una larga conversación telefónica o después de descargar grandes cantidades de datos. Estas normas de seguridad se basaron en este efecto térmico y si el calor fuera el único riesgo que planteaba la radiación inalámbrica, no habría necesidad de seguir discutiendo. Sin embargo, hay toda una gama de efectos no térmicos que se han observado en los seres vivos, que el llamado límite de seguridad no tiene en cuenta.

Los defensores de normas de seguridad más estrictas para la radiación inalámbrica o los EMF (por sus siglas en inglés) han intentado llamar la atención sobre los estudios que vinculan el uso de teléfonos celulares con tumores cerebrales, abortos espontáneos y toda una serie de otros problemas de salud. El problema con estos estudios correlacionales es que no probaron la causalidad. Por lo tanto, vendría otro estudio, a menudo financiado por la industria de las telecomunicaciones, y contradiría los resultados de los anteriores. Estas inconsistencias en la literatura durante los años 90 y 2000 se volvieron muy confusas para gran parte del público. Esto culminó en un desconocimiento general por parte de la población en general de muchos de los posibles efectos peligrosos para la salud, a pesar de que su seguridad no está demostrada en muchos casos.

En 2016, un grupo internacional de investigadores de Ucrania, Finlandia, Estados Unidos y Brasil investigó los efectos de la radiación de radiofrecuencia de baja intensidad en los tejidos vivos. Examinaron 100 documentos revisados por homólogos que trataban de este tema y encontraron que 93 documentos confirmaban los efectos oxidantes de la radiación de radiofrecuencia. El estrés oxidativo se produce cuando los radicales libres (oxidantes) y los antioxidantes se desequilibran. Es uno de los principales impulsores del envejecimiento.

Uno de los aspectos más escalofriantes de esta revisión fue que dentro de los 93 trabajos revisados que encontraron correlación, había casi tantas vías biológicas y bioquímicas diferentes investigadas. La radiación inalámbrica parece tener este efecto de “envejecimiento” en todas estas vías biológicas. Los investigadores llegaron a la firme conclusión de que la radiación inalámbrica era un agente físico que inducía el estrés oxidativo en la célula y tenía un amplio potencial biológico para afectar a una diversidad de sistemas bioquímicos.

En 2018, otro grupo internacional de científicos de Estados Unidos, Israel y Turquía investigó los efectos de la radiación inalámbrica en los sistemas reproductivos masculino y femenino. Ellos propusieron y revisaron varias vías mecánicas que estaban todas impulsadas por el estrés oxidativo o “envejecimiento celular”. Ellos descubrieron que las células que se dividen rápidamente, como las que se encuentran en los testículos y los ovarios, eran aún más propensas a sufrir daños por la radiación inalámbrica. En lugar de examinar algún síntoma clínico o resultado en una persona, que se podría argumentar que es causado por uno de los millones de estímulos que encontramos a diario, estos investigadores examinaron más a fondo. Observaron los efectos de la radiación inalámbrica en la mecánica de nuestros bloques de construcción celular y esa evidencia era lo suficientemente sólida como para al menos abrir el tema para más estudios de seguridad.

En 2011, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasificó los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como clasificación del Grupo 2B o como un posible carcinógeno humano. Esta clasificación de esta división de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó el mismo año en que las redes 4G o LTE comenzaron a expandirse por todo el mundo.

Entonces, ¿qué pasa con las nuevas redes 5G que se están desplegando actualmente? Mientras que se habla mucho sobre el rendimiento, la velocidad de descarga y la latencia, ¿qué pasa con los efectos en la salud?

Las redes 5G que se están desplegando operan en tres bandas espectrales diferentes: banda baja, media y alta.

La banda baja se transmite a una frecuencia inferior a 1GHz y no es muy diferente de 4G, también conocida como LTE. Esto proporciona una amplia área de cobertura y su radiación atraviesa edificios y personas, por lo que existe la posibilidad de que se produzcan los peligrosos efectos celulares ya mencionados.

Afortunadamente, la visión de la industria es la de un mayor uso de las bandas de espectro medio y alto. A medida que el espectro aumenta más allá de 1GHz, el potencial de transmisión de datos aumenta, pero el alcance y la penetración del haz disminuye. El problema del alcance se resolverá con planes para poner antenas de 5G en cada farola. Muchos de estos rayos de espectro más alto pierden la capacidad de penetración hasta llegar al espectro más alto llamado ondas milimétricas que, según se informa, ni siquiera pueden penetrar en la piel humana.

Aunque ha habido mucha preocupación sobre el despliegue de 5G, este puede ser el primer paso para diseñar una radiación inalámbrica más propicia para la salud humana. Estoy esperanzado aunque escéptico. Después de observar una industria de telecomunicaciones y tecnología que ha negado obstinadamente cualquier efecto adverso para la salud durante décadas a pesar de un fuerte cuerpo de evidencia que afirma lo contrario, no puedo dejar de hacer comparaciones con los peligros de fumar y las negaciones descaradas de las grandes tabacaleras en las décadas de 1940 y 1950.

Durante muchos años, los opositores a esta cuestión han estado en dos bandos extremos: los que querían que se prohibiera la tecnología y los que quieren seguir desplegándola, sin tener en cuenta los posibles efectos biológicos.

Las tecnologías inalámbricas se han convertido en una parte integral de nuestra sociedad. Lo que se necesita es una forma más segura de radiación inalámbrica. Aunque el 5G no es perfecto y probablemente no sustituirá a los antiguos espectros inalámbricos fuera de las zonas urbanas densamente pobladas, tiene el potencial de ser más seguro para el cuerpo humano si las afirmaciones de la industria de que no puede penetrar en nuestra piel se confirman con más estudios de seguridad.

Pero incluso si este importante punto puede ser confirmado, la radiación inalámbrica total aumentará exponencialmente en un entorno en el que la ciencia de la salud contradice las afirmaciones de la industria y los reguladores.

Entre el panorama global inalámbrico que se completará pronto y un entorno regulador más bien preocupado por apaciguar a la industria que por la alta ciencia, el público debería estar preocupado. La tecnología inalámbrica nos afecta a todos y, como en cualquier servicio público, la seguridad pública debería ser la primera prioridad.

El Dr. Armen Nikogosian practica medicina funcional e integradora en Southwest Functional Medicine en Henderson, Nev. Está certificado en medicina interna y es miembro del Instituto de Medicina Funcional y de la Academia Médica de Necesidades Especiales Pediátricas. Su práctica se centra en el tratamiento de afecciones médicas complejas con especial énfasis en el trastorno del espectro autista en niños, así como en problemas intestinales crónicos y afecciones autoinmunes en adultos.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubra a continuación

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS