Elegir a Biden cedería el mundo a China

Por Roger Simon
14 de Mayo de 2020
Actualizado: 14 de Mayo de 2020

Comentario

Puede parecer recalentado decir que elegir a Joe Biden entregaría el mundo a la China comunista, pero ¿no es así?

Ya sabemos que hace un año, el ex vicepresidente desestimó cualquier amenaza china y respondió cuando le preguntaron en una reunión de Iowa: “¿China se va a comer nuestro almuerzo? Vamos hombre”.

Desde entonces, a través del virus del PCCh, China no solo se ha comido nuestro almuerzo, sino que también se ha comido nuestra cena y desayuno, enviado a miles de nuestros ciudadanos al otro lado del río Estigio y ha dejado nuestra otrora brillante economía nacional en ruinas, con millones de desempleados. Es posible que nuestros hijos ni siquiera vayan a la escuela el próximo año.

“Ni siquiera pueden descubrir cómo lidiar con el hecho de que tienen esta gran división entre el Mar de China y las montañas en el este, me refiero al oeste”, dijo Biden en el mismo evento. “No pueden entender cómo van a lidiar con la corrupción que existe dentro del sistema”.

Pero Joe lo celebra. Se dio cuenta de una verdad elemental sobre el comunismo; así se practique en China, Rusia o donde sea que tome el poder: existe en la corrupción. La corrupción fue y es uno de los motores de las sociedades comunistas, de hecho, todas las totalitarias, después del nepotismo.

Biden ya lo sabía (¿quién no?). En 2014 voló a Beijing en el Air Force Two acompañado de su hijo, el mujeriego y amante del crack, Hunter, famoso por el escándalo de la empresa Burisma. No sabemos mucho de lo que sucedió entre China y Estados Unidos en ese viaje, pero Hunter regresó con una inversión de USD 1500 millones para BHR Equity Investment Fund Management.

Esa fue una compañía fundada solo el año anterior y de la cual Hunter figuraba en el sitio web como director, junto a su fotografía. Esta última, como era de esperar, fue eliminada casi de inmediato debido a lo que hoy llamamos una “óptica” pobre.

Fue un impulso similar lo que llevó a Joe a revertir, al menos en la superficie, la visión de China que proclamó en Iowa hace un año: “óptica” nuevamente.

Y hablando, una vez más, de “óptica”, definitivamente tuvo que retractarse por llamar a Trump un “racista” y un “xenófobo” por cerrar los vuelos de China a Estados Unidos.

Esto se hizo especialmente cierto cuando quedó claro el grado en que el PCCh había mentido sobre el virus, cerrando las cosas en China al mismo tiempo que desviaban a las personas al resto del mundo mientras afirmaban que el contacto entre humanos no era peligroso.

Pobre Joe ¿Qué debe hacer ese pobre hombre? Y ahora se le acusa de “desenmascarar” a ese asqueroso Mike Flynn, quien tuvo la temeridad de criticar el acuerdo con Irán, esa gran hazaña en la cúpula de la administración Obama-Biden.

Y luego está ese desagradable John Durham. ¿Qué tiene bajo la manga? Sin duda, sea lo que sea, aparecerá mágicamente como una conveniente “sorpresa de octubre”.

Es casi como si Joe le dijera a los demócratas que pospongan las elecciones por el virus o que renuncien para que puedan encontrar un reemplazo.

Pero aún podría ganar… y ese es el problema.

Porque si lo hace, retrocede a ese viaje de 2014 con Hunter. ¿Qué pasó? Bueno, no lo sabemos, pero podemos apostar a que los chinos sí y también a que está en un disco duro en algún lugar, probablemente más de uno.

No es difícil imaginar lo que pasaría si Joe fuera elegido, aunque no haya nada en ese disco duro o haya sido borrado (tampoco es probable). Joe es el tipo que quería ir junto con los chinos comunistas en primer lugar. “¿China se va a comer nuestro almuerzo? Vamos, hombre.”

Hagamos negocios con ellos nuevamente. Olvídate de esas cosas de “desacoplamiento”. Su penicilina es tan buena como la nuestra, mejor tal vez y más barata. ¿Por qué nuestros grandes pensadores deberían perder su tiempo fabricando chips de computadora 24/7? Deberían estar creando. ¿A quién le importa si los chinos estafan una idea o dos? Hay más por venir.

Y pronto, volvemos a donde estábamos. En realidad, en una situación peor. Estamos fabricando para ellos, haciendo su voluntad, al igual que el resto del mundo.

Uno de los líderes de Japón lo expresó de esta manera durante su apogeo: “Estados Unidos será nuestra granja y Europa nuestra boutique”.

Eso no duró mucho. Pero con China, con la aquiescencia de Biden, lo haría. Iría incluso más lejos.

El comunismo no es tan malo, ¿verdad? Tal vez deberíamos probarlo nosotros mismos, solo las mejores partes, ¿entiendes? Nada violento. Nada de eso de Tiananmen.

Pero ese sistema de “crédito social” parece funcionar. A la gente le gusta. Es una especie de juego.

Bueno, no es divertido para todos, pero ya sabes a lo que me refiero.

La verdad es que si elegimos a Biden, China merece tomar el control. Habremos sido tan estúpidos.

Roger L. Simon, columnista político senior de La Gran Época, también es un novelista galardonado, un guionista nominado al Premio de la Academia y cofundador de PJ Media. Él tuitea @rogerlsimon.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La naturaleza engañosa del PCCh y sus consecuencias mortales

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS