De modelo a líder de movimiento judío por la defensa de sus creencias: la historia de Elizabeth Pipko

La fundadora judío-estadounidense del movimiento Éxodo puso sus convicciones primero, incluso a costa de su carrera
Por Catherine Yang
10 de Diciembre de 2019 Actualizado: 10 de Diciembre de 2019

Elizabeth Pipko creció escuchando lo afortunada que es de ser estadounidense.

Los adultos le decían: “No tienes ni idea de lo que pasaron tus padres y abuelos, viniendo aquí sin dinero”.

Su abuelo era un famoso retratista en la Rusia soviética al que no se le permitía pintar obras religiosas. Su madre recuerda a los niños intercambiados por granos porque nadie tenía nada. Su abuela le mostraba fotos de campos de concentración durante el Holocausto y le contaba historias de judíos que lograron mantener su fe ante semejante infierno. Su padre estuvo sin hogar durante varios años cuando llegó a Estados Unidos por primera vez porque no tenía nada, y también le decía a Pipko y a su hermano que ellos tuvieron suerte.

Pipko, su hermano menor, y sus dos primos son estadounidenses de primera generación; sus padres y abuelos son inmigrantes y refugiados judíos que se enfrentaron a circunstancias terribles para venir a Estados Unidos cuando no tenían absolutamente nada. Entre todas las libertades que buscaban, la más importante, apreciada sobre todo, era la libertad religiosa.

“Siempre fue importante para mí por qué vinieron aquí. No arriesgas tu vida y arriesgas todo y dejas a muchos miembros de tu familia solo para venir a Estados Unidos”, dijo. “Todos vinieron aquí para ser ellos mismos y ser libres y judíos, algo que no está permitido, ni siquiera en muchos países”.

Elizabeth-Pipko
Elizabeth Pipko en Central Park, Nueva York, el 21 de noviembre de 2019 (The Epoch Times)

Conociendo la historia de su familia, Pipko siempre ha estado no solo agradecida por practicar su religión, sino firme en la protección de ese derecho.

“Espero que todos se den cuenta de lo afortunados que somos de estar aquí y lo aterrador que es el aumento del antisemitismo”, expresó Pipko.

En respuesta a los comentarios antisemitas y antiisraelíes de los políticos demócratas a principios de este año, Pipko se convirtió involuntariamente en la líder de un movimiento.

Votos tomados por concesión

“Crecer en la ciudad de Nueva York, como judía, como mujer… la gente asumiría que yo era liberal, muy, muy a la izquierda”, dijo Pipko.

Ella tuvo esa experiencia en conversaciones incluso antes de la locura que fueron las elecciones de 2016, antes de que Donald Trump entrara en la escena política. Pero fue a partir de la reacción después de que ella anunció públicamente su apoyo al presidente que Pipko comenzó a mirar las cifras. Las encuestas a mitad de período muestran que los judíos votaron abrumadoramente a los demócratas, con alrededor del 70 por ciento.

No es sorprendente que los votantes judíos hayan sido demócratas, dijo Pipko, con el presidente Harry Truman reconociendo a Israel y el presidente Lyndon Johnson agregando su apoyo. Pero no hay razón para seguir apoyando a un partido que ha abandonado sus intereses, les dice a los votantes judíos hoy.

“Cualquiera puede tomar una decisión por sí mismo. Eso es lo que es Estados Unidos”, expresó Pipko.

“Si ya no somos apoyados por un partido, no se puede seguir votando por ellos”, dijo. “Ningún voto debe darse por sentado”.

El movimiento Exodus, que comenzó como un simple tuit, ahora ha sido registrado como una organización sin fines de lucro y un súper PAC. Desde su fundación en marzo, la organización se ha expandido de una docena de secciones a 20 en todo el país. Pipko ha encontrado su camino y tiene una visión clara de hacia dónde quiere que se dirija la organización.

“Honestamente, no esperaba nada de eso. No pensé que a los 24 años estaría dirigiendo esta gran organización”, dijo Pipko.

Pipko habla en la Cumbre de Liderazgo Judío Joven de Turning Point USA en junio de 2019. (Jonathan Williams / Turning Point USA)

Mucho se ha logrado en las redes sociales, pero Pipko quiere trasladarse a los campus universitarios y a reuniones reales con gente real. No se trata de convencer a los judíos de que abandonen el Partido Demócrata, sino de “ser un sistema de apoyo para los judíos estadounidenses en todas partes, sin importar de qué lado estén”.

“Es una organización política que saben que puede llegar a ver qué candidatos realmente apoyan lo que apoyan”, dijo Pipko. Ella se imagina que durará más allá de 2020.

“Me encantaría pasar más tiempo con los estadounidenses uno a uno, literalmente, en todas partes, en cualquier momento que pueda, simplemente hablando, porque creo que Estados Unidos es mucho mejor que donde estamos ahora mismo”, señaló Pipko. “Así pensaba yo cuando era pequeña, y eso es todo lo que pienso de EstadosUnidos”.

Comenzó con Trump

Pipko era una modelo profesional cuando salió no solo como seguidora de Trump, sino como miembro de su equipo de la campaña 2016 a principios de este año. (Desde entonces se fue para concentrarse en su organización).

Su esposo, con quien se casó en Mar-a-Lago en diciembre pasado, seguía trabajando a tiempo completo en la campaña, y se había cansado de oír a la gente de su industria decir cosas viles y odiosas sobre la gente que trabajaba con Trump.

elizabeth-pipko
La boda de Pipko en Mar-a-Lago el 26 de diciembre de 2018. (Cortesía de Elizabeth Pipko)

“Fue muy difícil escuchar a la gente decir lo malvados que son todos los que conoces, su personal, lo malvado que es, lo malvados que son sus partidarios, sabiendo que conocí a algunas de las [personas] más grandes que he conocido literalmente en esa campaña… sabiendo que ciertas cosas que se dicen sobre él simplemente no son ciertas”, señaló.

“Sabía que el hecho de estar tan asustada, significaba mucha más gente estaba asustada”.

Mientras trabajaba como modelo y como empleada de campaña a tiempo completo, escondía su gafete mientras estaba en la ciudad, temerosa de decírselo a alguien porque sabía que eso destruiría su carrera. Como era de esperar, muchos en la industria dejaron de hablar con ella después de que se conociera la noticia, pero para Pipko, el mundo era más grande que su carrera actual.

Eso no significaba que no estuviera aterrorizada de hacer ese anuncio. Pipko recuerda haber consultado con su hermano, “es la persona más inteligente del mundo”, y haberle dicho que si él le decía que lo hiciera, ella lo haría. Luego llamó a una reportera del New York Post, contó su historia y fue entrevistada en Fox and Friends al día siguiente.

Lo que la sorprendió no fueron los correos de odio o los comentarios desagradables, sino los largos y emotivos mensajes positivos que le escribieron unos completos extraños.

“Recibí párrafos y párrafos en el correo electrónico, Instagram, DMs en Twitter, correo en mi casa, todo, desde gente diciéndome literalmente que estaban aterrorizados de decirle hasta a sus propios familiares por quienes votaron; había gente diciéndome que sus maridos o esposas no saben por quienes votaron, lo cual yo creía que era una locura”, recordó Pipko.

Y dijeron que era valiente, lo que Pipko entiende, pero que es una locura que esta sea la América que tenemos hoy.

“El hecho de que esta gente estuviera tan inspirada y tan aterrorizada de admitir lo que [yo] acabo de reconocer, ya sabes, este país está en una especie de período oscuro. Eso está claro”, dijo Pipko.

 Elizabeth-Pipko
Pipko y su esposo Darren Centinello con la primera dama Melania Trump y el presidente Donald Trump en la Casa Blanca en diciembre de 2017. (Cortesía de Elizabeth Pipko)

Confianza

Pipko es una patinadora artística entrenada.

A los 10 años, en un viaje a Florida, se enamoró de este deporte y supo de inmediato a quién quería como entrenadora.

Su mamá creyó en ella, empacando el hogar y la familia y mudándose a Florida desde la ciudad de Nueva York para apoyar su sueño. Pipko había empezado tarde como patinadora competitiva y se entrenaba todo el día mientras asistía a la escuela en línea, donde podía tomar más clases optativas y avanzadas de las que hubiera tomado de otra manera.

A los 16 años, sufrió una debilitante lesión en el tobillo “y le dijeron que nunca volvería a caminar correctamente”, recordó.

La carrera de modelo había surgido de la nada y en el momento perfecto, cuando tenía 17 años en la ciudad de Nueva York. Estaba sentada en un parque cuando fue fotografiada, y Pipko fue reclutada y se convirtió en modelo de Wilhelmina. Deprimida por la pérdida de patinaje y ahora en una ciudad con pocos amigos, el modelaje le dio un impulso de confianza muy necesario. Había pasado su adolescencia entrenando sola sobre hielo, y ahora tenía un cuerpo completamente diferente. Pipko dice que si no hubiera sido por el modelaje, seguiría siendo esa niña ansiosa.

Cuando eligió hablar de sus creencias en lugar de su carrera, pensó que se debía a que las oportunidades estarían cerradas para ella ahora. Pero Pipko apareció recientemente en una revista de ocho páginas, trabajando con un fotógrafo que había hecho sesiones fotográficas con ella antes.

Elizabeth-Pipko
Elizabeth Pipko asiste al Premeire “In Stereo” de Nueva York en el Tribeca Grand Hotel el 24 de junio de 2015 en la ciudad de Nueva York. (Jamie McCarthy/Getty Images)

“Soñé con ello cuando era pequeña, como tantas niñas, y tuve que hacerlo durante mucho tiempo, y dejé un montón de buenos recuerdos de mucha gente buena, el poder trabajar con uno de ellos de nuevo significó mucho para mí”, dijo Pipko.

Todo lo que impulsa a Pipko son rasgos que recibió de su familia.

“Mi mamá me enseñó a apuntar literalmente a cualquier sueño posible. Mi papá me enseñó a pensar y a racionalizar y a ser la persona que soy cuando intento cualquier problema o desafío en mi vida”, dijo Pipko. Además de sus padres, su hermano menor y su esposo, a quien conoció como miembro del personal de la campaña, forman parte de su sistema de apoyo. Su hermano es su mejor amigo y confidente, a quien confía su vida.

“Ellos son la razón por la que tengo éxito”, dijo Pipko.

Pipko añade que la familia de su padre tiene muchos abogados y escritores, y la de su madre está llena de artistas, siendo ella misma concertista de piano.

“Mi mamá, es increíble… cuando era pequeña, se rompió el brazo por completo. Así que creo que le han hecho 11 cirugías entre el codo en el hombro y el brazo, y sigue trabajando”, dijo Pipko. El año pasado, se presentó en la Casa Blanca poco después de una dolorosa cirugía.

“Ella es literalmente la persona más fuerte que hayas conocido en toda tu vida”, dijo Pipko. “Y sería una falta de respeto de mi parte verla pasar por lo que ella pasa, y no hacer lo mismo”.

Ver la campaña de Trump y cómo ganó siendo un no favorito cimentó aún más los valores que Pipko heredó. Había trabajado en un equipo pequeño pero dedicado donde aprendió que el corazón y el trabajo duro lo significaban todo. Todavía recuerda el cambio que presenciaron la noche de las elecciones, en una habitación que se sentía eléctrica.

Estaba ingresando datos a las 8:00 p.m., cuando le escribió a su mamá que las cosas no se veían bien. Dos horas más tarde, ella decía: “Mamá, ganamos las elecciones, vístete, prepárate, vamos a celebrar”.

Pipko había comenzado como voluntaria porque la campaña estaba en su propio patio trasero y le proporcionaría una experiencia sin precedentes que la llevaría a la primera elección en la que podría votar. Transcurridas 48 horas después de hacer algunas sugerencias a una coordinadora, la contrataron para que trabajara a tiempo completo.

“Terminar a los 21 años de edad como personal a tiempo completo no solo en una campaña presidencial, sino en una de las más controvertidas y locas de la historia, y que terminó ganando, honestamente es algo que aún no he superado”, relató. Pipko ha recopilado recientemente su historia en lo que finalmente se publicará como una memoria de su tiempo en la campaña.

Ella piensa que hay una lección para todos, estén de acuerdo o no con las políticas de Trump.

“Ningún candidato fue tratado como él”, señaló. La gente de ambos lados, desde amigos hasta líderes extranjeros, trataron su campaña como una broma. Pero siguió adelante “con la cabeza en alto y con toda la confianza del mundo. Quiero decir, eso es inspirador para cualquiera; si no puedes inspirarte en eso, ya sabes, es un problema. Es una gran inspiración”.

elizabeth-pipko
Elizabeth Pipko en Central Park, Nueva York, el 21 de noviembre de 2019 (The Epoch Times)

Pipko dice que con los abuelos que tiene, por supuesto que le dijeron de niña que cuando creciera no podría tenerle miedo a nada, pero no son solo palabras bonitas.

“Me están enviando esvásticas por correo a mi casa, o estoy viendo comentarios de que merezco ser violada y asesinada”, comentó. “Si crees en lo que crees y sabes lo que representas, tienes que seguir adelante. Ve con Dios, con el aliento de tu familia”.

Estas son lecciones que ella quiere compartir con otros jóvenes, porque demasiados estadounidenses están dejando que otros tomen decisiones por ellos, señala. Pipko ha estado trabajando en un libro para contar su historia y la de su familia, y aunque ha sido más trabajo de lo que ella pensaba, ha sido terapéutico.

“Decide en lo que crees”, dijo. Incluso si otros no están de acuerdo, agregó, entienden que tienen el derecho de hacerlo, y que es porque creen que están haciendo lo correcto moralmente.

“Deberías poder tener amigos y familia y tener colegas que no estén de acuerdo y sean buenas personas”, expresó Pipko. “Así que empecemos por ahí”.

****

Te puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

TE RECOMENDAMOS