Emotiva historia de un perrito sentado solo mirando el mar: “Me rompió el corazón”

Por Louise Chambers
02 de Agosto de 2022 2:07 PM Actualizado: 02 de Agosto de 2022 2:07 PM

En una excursión familiar a una playa cercana a su casa en Perú, una mujer se encontró con un perrito sentado solo y mirando el mar. Resulta que había una dulce y triste historia detrás de su mirada al mar.

Jolie Mejía, de 23 años, de Lima, vio por primera vez al perro en la cercana playa de Punta Negra el 27 de febrero. Se acercó y se mostró amable.

Mejía, estudiante de marketing, dijo a The Epoch Times que el perro no parecía estar abandonado porque “su pelaje parecía bonito y tenía una cinta verde alrededor del cuello”. Pensó que su dueño debía estar en otra parte de la playa o nadando en el mar.

(Cortesía de Jolie Mejía)

“Estaba muy tranquilo y tenía una mirada pacífica”, recuerda Mejía. “Al principio, se tumbó con nosotros pero mantuvo la distancia. Al cabo de unos minutos, empecé a acariciarlo… y a hacerle fotos, hasta que pasó un lugareño y reconoció al perro”.

El hombre le dijo a Mejía que el nombre del perrito era Vaguito, que significa vagabundo.

“Pensé que era su dueño”, dijo. “Le dije algo así como: ‘¡Oye, no te preocupes, te voy a devolver tu perro!’ de forma amistosa, pero entonces me dijo que Vaguito no era su perro. Dijo que Vaguito era un perro muy popular en la playa; todos los vecinos del lugar lo conocían y lo querían”.

(Cortesía de Jolie Mejía)

Fue entonces cuando Mejía se enteró de la triste historia que había detrás de la vigilia del perro junto al mar.

El dueño de Vaguito, un pescador, había fallecido hacía un año, y el fiel perro volvía a la orilla todos los días, esperando pacientemente a que llegara su barco.

“Se emocionaba cada vez que veía barcos u otros pescadores en el mar”, dice Mejía. “Me conmovió mucho su historia. Era un ángel, me rompió el corazón que no volviera a encontrar a su dueño, y al mismo tiempo, su amor me inspiró mucho”.

Mejía preguntó al residente local que conoció en la orilla si Vaguito necesitaba un hogar, pero él le aseguró que los vecinos estaban cuidando bien del perro, proporcionándole comida, refugio y atención médica. El lazo verde que llevaba en el cuello se lo había puesto el veterinario local. Mejía tuvo otra idea: compartir la historia de Vaguito en las redes sociales con la esperanza de animar a sus amigos a visitar al perro solitario.

(Cortesía de Jolie Mejía)

“Pensé que esa era la única manera de ayudarlo, dándole todo el amor posible”, razonó. “Sacar a Vaguito de esa playa probablemente le perjudicaría más que ayudarle. Su hogar y su propósito estaban ahora allí”.

Mejía recurrió a Twitter para compartir la historia del solitario cachorro.

“Este hermoso bebé me impactó en la playa. Un hombre nos dijo que este es su hogar ahora… su dueño era un pescador que falleció hace un tiempo”, escribió. “Desde entonces, mira el mar todos los días y se emociona cada vez que ve barcos”.

El tuit se hizo viral. Miles de personas respondieron con amor y empatía por el perrito y el humano que perdió.

(Cortesía de Jolie Mejía)

Mejía no ha vuelto a Punta Negra desde que conoció a Vaguito y no sabe cómo está. Sin embargo, cree que es importante que todas las personas se den cuenta de que un compañero humano lo es todo para un perro.

“Su amor es infinito”, dijo a The Epoch Times. “Espero que esta historia inspire a la gente a cuidar de sus mascotas y darles todo el amor que se merecen”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.