Emperador Amarillo, el antepasado de la civilización china

31 de Agosto de 2015 Actualizado: 29 de Abril de 2017

Según la leyenda china, el Emperador Amarillo (2698 a.C – 2598 a.C) llevó a la civilización china de la barbarie a la civilización, y el pueblo chino lo considera como el antepasado de su civilización.

El Emperador Amarillo fue el sucesor de Shen Nong en asumir la responsabilidad de mantener la estabilidad en todo el territorio. Él guió a la gente al momento de establecerse en la cuenca del río Amarillo y cambió la forma de vivir, de ser dependientes de la caza a construir casas, cuidar ganado domesticado, y establecer la agricultura.

Durante el período del Emperador Amarillo la gente tenía una sociedad estable y una cultura en evolución, principalmente porque hubo muchos inventos como embarcaciones, vehículos, armas, música, el calendario, palacios, ropa, medicina, la aritmética, la cerámica, sericultura, guías de carretas, y así sucesivamente. Por lo tanto, los chinos consideran el período del Emperador Amarillo como el cimiento de la civilización china. Varios emperadores posteriores al Emperador Amarillo, tales como Yao, Shun y Yu Tang fueron sus descendientes.

Hay muchas leyendas acerca de la forma en que el Emperador Amarillo buscó el Dao. El historiador Sima Qian en sus “Registros Históricos” dejó constancia de que el Emperador Amarillo tenía una política divina y considera al Emperador Amarillo como un cultivador espiritual que consiguió la iluminación.

Según la leyenda, después de alcanzar la iluminación con éxito, gobernó su Estado al mismo tiempo que practicaba la alquimia interna y la meditación. En 2598 a.C, el Emperador Amarillo levantó un gran trípode al pie de la Montaña Puente. Tan pronto como el trípode se irguió, el cielo se abrió y un Dragón Amarillo (Huanglong) bajó del cielo para darle la bienvenida. En ese momento el Emperador Amarillo montó en el Dragón Amarillo, junto con más de 70 funcionarios, se elevó a plena luz del día y completó con éxito su cultivación. Al mismo tiempo, decenas de miles de personas fueron testigos de esta sagrada y espectacular escena. Para los que no alcanzaron a elevarse con el Emperador Amarillo, con profunda gratitud, enterraron las ropas que el Emperador Amarillo dejó en la Montaña Puente. Ese es el monumento en honor al Emperador Amarillo en Shaanxi, actual condado de Huangling.

La leyenda se ha contado de generación en generación e hizo que los chinos creyeran que al final de una vida exitosa los humanos se elevan al Cielo. De esta manera, pensaban que sus antepasados también regresaban al Cielo y aún cuidan de ellos desde allí. Esa es la razón por la cual se adora a los antepasados en eventos especiales o fiestas y, en algunos casos, construyen santuarios ancestrales para adorarlos. “Adoración y respeto” es una característica importante de la cultura china.

TE RECOMENDAMOS