Empleados de LAPD presentan una demanda federal contra la ciudad por orden de vacunación

Por Lynn Hackman
12 de Septiembre de 2021
Actualizado: 12 de Septiembre de 2021

Un grupo de seis empleados del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, por sus siglas en inglés) presentó una demanda en una corte federal contra la ciudad el 11 de septiembre, argumentando que la política de la vacunación obligatoria contra COVID-19 de la ciudad viola sus derechos.

La demanda cuestiona tanto la orden de la ciudad como el presunto incumplimiento de LAPD de proporcionar un proceso para presentar solicitudes de exenciones médicas o religiosas. Los demandantes incluyen a empleados de LAPD que contrajeron COVID-19 y se recuperaron y consideran que deberían estar exentos de la orden.

“Someter a los empleados de la Ciudad a una nueva condición de empleo, que ni ellos ni los Demandantes contemplaron cuando fueron contratados, los obliga a elegir entre su medio de vida, en un momento de graves dificultades económicas a nivel nacional, y la preservación de sus derechos constitucionales fundamentales de privacidad para controlar la divulgación de información personal sensible”, dice la demanda.

“La orden pretende además avergonzar, humillar y privar de la libertad a las personas que se niegan a declarar su estatus de vacunación al exigir al demandante que las trate como no vacunadas e imponga pruebas, uso de mascarillas y otras medidas punitivas como la denegación de ascensos, traslados, nombramientos, etc.”

Además, afirma que la ciudad “ignora los estudios revisados ​​por pares que comparan la inmunidad adquirida naturalmente y la inmunidad adquirida por la vacuna que muestran de manera abrumadora que la primera proporciona una protección equivalente o mayor contra infecciones graves que la inmunidad generada por las vacunas de ARNm”.

Los empleados de LAPD están representados por los abogados Daniel Watkins de Watkins & Letofsky y Kevin Snider del Pacific Justice Institute. La demanda nombra a la ciudad, al alcalde Eric Garcetti, al jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, Michel Moore, y al oficial administrativo de la ciudad, Matthew Szabo, como acusados.

La demanda argumenta que la LAPD también está violando la Ley de Vivienda y Empleo Justo de California (FEHA, por sus siglas en inglés) y el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, las cuales requieren de ajustes médicos o religiosos razonables. Y pide a la corte que declare ilegal la orden de vacunación y que impida a la ciudad aplicarlo.

Watkins le dijo a The Epoch Times que los abogados también planean presentar una demanda colectiva con respecto al tema de la exención, que podría afectar potencialmente a miles de empleados.

Un oficial de LAPD que solicitó permanecer en el anonimato le dijo a The Epoch Times que el tamaño del grupo afectado por la demanda podría crecer hasta 3000 o más empleados de todos los rangos y clasificaciones, incluyendo a trabajadores civiles.

“Nuestro grupo en particular ha tenido 1300 personas inscritas para recibir asistencia en la presentación de exenciones y contratar asesoría legal en caso de negación”, dijo el oficial.

La orden de la ciudad

El Consejo de la Ciudad de Los Ángeles aprobó la ordenanza de la vacunación obligatoria contra COVID-19 (pdf) el 18 de agosto, la cual exige que todos los empleados de la ciudad actuales y futuros estén completamente vacunados (incluyendo los refuerzos según lo consideren los CDC, la FDA o el Departamento de Salud Pública), o soliciten una exención médica o religiosa aprobada e informen su estatus de vacunación a más tardar el 19 de octubre.

La ordenanza establece que a partir del 20 de octubre, el requisito de vacunación contra COVID-19 será una condición para el empleo en la ciudad, a menos que sea aprobada una exención.

“Las solicitudes de exención de la vacuna contra el COVID-19 deben presentarse a más tardar el 7 de septiembre de 2021”, establece la ordenanza.

Según el Departamento de Vivienda y Empleo Justo del Estado (DFEH, por sus siglas en inglés), un empleador puede exigir a los empleados que reciban una vacuna contra COVID-19 aprobada por la FDA, siempre que el empleador cumpla con todas las leyes estatales y federales (pdf).

La FEHA protege a los empleados de la discriminación, las represalias y el acoso en el empleo. Las disposiciones antidiscriminatorias de la FEHA se aplican a todos los empleadores con cinco o más empleados a tiempo completo o parcial.

Según la ley, al exigir las vacunas, la ciudad debe proporcionar ajustes razonables basados en la discapacidad o una creencia o práctica religiosa genuina, no puede discriminar ni acosar a los empleados o solicitantes de empleo en función de su discapacidad o religión, y no puede tomar represalias contra nadie por participar en una actividad protegida, como la solicitud de un ajuste razonable.

Confusión de solicitud de exención

La ordenanza de la ciudad no designa un formulario, solicitud o proceso específico para que lo utilicen los empleados para solicitar exenciones religiosas o médicas, dejando a algunos confundidos sobre los requisitos exactos.

Hasta el 7 de septiembre, los empleados de LAPD solo habían recibido un enlace enviado a través de correo electrónico masivo para enviar un “formulario de interés de exención” que les permitía anotar su interés en solicitar la adecuación, según Watkins.

Él dijo que muchos empleados comenzaron a presentar sus solicitudes de exención utilizando el Formulario 15.7 de informe de empleado predeterminado del departamento, generalmente utilizado para informar problemas que no se abordan en otros formularios departamentales específicos, ya que a los empleados les preocupaba no cumplir con la fecha límite.

Para aumentar la confusión, algunos oficiales de personal han recibido denegaciones de exención alegando que el formulario 15.7 era incorrecto, según el oficial de LAPD que solicitó permanecer en el anonimato.

Se desconoce el número exacto de formularios de intención que se enviaron antes de la fecha límite del 7 de septiembre porque se enviaron a través de un enlace a la ciudad, no uno establecido por el LAPD.

Watkins dijo que si bien algunas solicitudes de exención han sido aceptadas por diferentes precintos de la ciudad, más de la mitad han sido rechazadas por los jefes de división y otras están retenidas debido a la falta de un plan de implementación. Él espera que la solicitud de medidas cautelares obligue a la ciudad y al LAPD a implementar un proceso coherente con la ley.

“La ley exige una revisión individual de las solicitudes y, sin embargo, ahora tiene al menos 1300 solicitudes”, dijo el abogado. “Y eso requiere un proceso significativo, horas de trabajo y la implementación de un sistema de revisión individual y criterios de evaluación, y ellos [LAPD] simplemente no lo están haciendo”.

Otro oficial, que también solicitó permanecer en el anonimato, recibió un correo electrónico después de presentar una solicitud de adecuación a través del formulario 15.7. Decía:

Según este aviso oficial del DOC, el Departamento ha aconsejado no enviar ningún otro formulario para solicitar exenciones. Por lo tanto, no aceptamos 15.7 para solicitudes de exención. Se debe indicar a los oficiales que completen el proceso como se indica en el Aviso del DOC. Ya me comuniqué con OSS y no aceptamos un 15.7.

NO SEREMOS RESPONSABLES de que un oficial diga que entregó un 15.7 solicitando la exención lo hayamos perdido o no lo hayamos procesado.

Los oficiales en otra área de la ciudad afirmaron que algunas solicitudes fueron recolectadas por el departamento y destruidas.

A la espera de las directrices de la ciudad

Según el teniente Raul Jovel de la División de Relaciones con los Medios de LAPD, el departamento aún no ha recibido instrucciones acerca de cómo se debe implementar la ordenanza. Por lo tanto, no pudo comentar acerca del manejo de solicitudes de exenciones médicas o religiosas.

“El proceso y los procedimientos aún no se han desarrollado. Se habla de que la ciudad todavía está coordinando o trabajando con los sindicatos, la Liga y diferentes organizaciones de empleadores para tratar de averiguar cómo va a funcionar esto”, dijo Jovel a The Epoch Times. “Una vez que esté escrito, sabremos exactamente el proceso, pero también la otra mitad de esa moneda está tratando de averiguar, si la gente no hace esto [vacunarse], cuáles son las consecuencias”.

Según Jovel, el jefe Michel Moore ha declarado que no comentará acerca de lo que puede o no puede hacerse con respecto a la implementación de la ordenanza en este momento hasta que obtenga más información de los líderes de la ciudad.

Jovel dijo que los formularios de intención que se enviaron antes del 7 de septiembre se dirigieron directamente a la ciudad y el LAPD no tuvo acceso a cuántos empleados presentaron su intención de solicitar una exención.

“En todos los departamentos de la ciudad, se les preguntó a los empleados si tenían la intención de presentar una exención, ya sea religiosa o médica, entraran en un portal de acceso con la información, y eso se dirigió a la ciudad. No estoy seguro de qué pretenden hacer con esos datos”, dijo Jovel.

“Iniciativa para exigir vacunación”

El impulso de la ciudad hacia las vacunas obligatorias ha estado en juego durante varios meses. El 27 de julio, el alcalde Eric Garcetti y la presidenta del Concejo Municipal, Nury Martinez, anunciaron que “promoverían las vacunas COVID-19 obligatorias para los empleados de la ciudad, comenzando con el requisito de que los trabajadores presenten prueba de vacunación o una prueba negativa [de COVID-19] semanal”.

El requisito de la vacuna, decía el memo, “es parte de una iniciativa más amplia para exigir la vacunación para todos los empleados una vez que la Administración de Medicamentos y Alimentos federal de su aprobación total. Esto ocurre mientras la variante Delta altamente contagiosa continúa generando un aumento alarmante de casos, hospitalizaciones y muertes por COVID-19 entre los no vacunados en el condado de Los Ángeles y en todo el país”.

“Los angelinos han permanecido en el hogar durante más de un año para protegerse a sí mismos y a los demás. Creo que es seguro decir que nos estamos cansando de poner nuestras vidas en pausa para proteger a las personas que no quieren protegerse y vacunarse”, dijo Martínez en el comunicado.

Martínez dijo que como el mayor empleador de la ciudad de Los Ángeles, están haciendo su parte y deben dar el ejemplo pidiendo a los angelinos que se vacunen.

El psicólogo jefe de la policía de LAPD, el Dr. Edrick H. Dorian, también envió un emotivo correo electrónico el 30 de agosto en el que animaba a los empleados a vacunarse, afirmando que aliviaría la culpa y la vergüenza, así como la preocupación de los miembros de la familia ya agobiados por los peligros y la incertidumbre de que trabajen para la policía de Los Ángeles.

La carta les decía a los empleados que si no están vacunados, aún pueden cambiar de opinión, “aunque solo sea porque quieren proteger la seguridad de los demás o porque no quieren poner en peligro su sustento”.

La carta de Dorian enviada por correo electrónico, obtenida por The Epoch Times, dice:

No espere hasta que sea demasiado tarde (…) Es raro que yo, el jefe psicólogo policial del Departamento y el oficial al mando de los Servicios de Ciencias del Comportamiento (BSS), tenga la oportunidad de comunicarme con todos ustedes directamente. Como su psicólogo policial, dietista y unidad de prevención de adicciones, la mayor parte de nuestro trabajo en BSS ocurre a puerta cerrada, fuera de la vista, bajo la más estricta confidencialidad. Durante los últimos 53 años, nuestro propósito principal ha sido ayudar a preservar o mejorar lo bueno en su vida. Estamos aquí porque los valoramos y apoyamos a usted y a la misión de las fuerzas del orden.

En ese sentido, escribo hoy para reconocer el estrés y la confusión que todos han experimentado durante los últimos 18 meses. Si una pandemia única en la vida no fue suficiente, ha experimentado uno de los períodos más desafiantes en la historia policial. Lo hemos visto, escuchado y aprendido de usted; a veces ha sido brutal, tanto para usted como para los miembros de su familia. Francamente, ha sido increíblemente desgarrador para nosotros ser testigos de algunas de las dificultades que usted y sus seres queridos han soportado.

Hoy, algunas de nuestras conversaciones más destacadas en el Departamento se centran en las órdenes inminentes de vacunación, que comprensiblemente han causado algunas preocupaciones sobre los derechos personales y las consecuencias adversas para la salud. Es probable que haya pocas cosas que no haya oído ya miles de veces sobre el tema, ya sean hechos médicos, una serie de teorías sobre motivos ocultos o historias sobre resultados terribles o milagrosos. Sin embargo, le imploro que deje todo eso a un lado por un momento y considere lo siguiente.

En BSS hemos sido testigos de una cantidad extraordinaria de sufrimiento personal, miedo y culpa durante los últimos meses. Estas historias a menudo no se comparten públicamente, ya que involucran sentimientos de vergüenza y humillación, junto con temores de ser juzgados y ridiculizados por las consecuencias de las elecciones y comportamientos relacionados con el coronavirus. Dos de los mayores puntos de orgullo para los oficiales son el ejercicio del buen juicio y estar entre los pocos en la sociedad que están capacitados y comprometidos con la protección de la seguridad. Cuando sabemos que las vacunas son efectivas, están disponibles de inmediato y son una forma de armadura invisible contra las enfermedades graves o la muerte, es difícil mirar atrás con arrepentimiento.

Si a estas alturas no te has vacunado es porque tienes tus motivos. Lo has pensado mucho. Está bien cambiar de opinión, aunque solo sea porque desea proteger la seguridad de los demás o porque no quiere poner en peligro su sustento. Vacunarse ahora es una manera fácil de eliminar un área importante de preocupación para su familia, dados todos los peligros y la incertidumbre que saben que enfrenta regularmente.

Si tiene inquietudes sobre la vacuna, podemos ayudarlo a encontrar recursos para obtener la información precisa que necesita. Si siente que sus derechos están siendo violados, recuerde que esos derechos están intactos, pero que los oficiales de seguridad pública se comprometen con muchos requisitos del trabajo desde el primer día. Tómese un momento para consultar a un amigo, colega o psicólogo de la policía de confianza sobre si esta es “la colina” en la que desea tomar partido—si es lo mejor para usted y su familia. Si cree que lo juzgarán por recibir la vacuna, los no vacunados que se enferman cuando las vacunas estaban ampliamente disponibles le dirán que la alternativa suele ser mucho peor. Usted puede elegir. Y porque así es, no espere hasta que sea demasiado tarde (…) vacúnese por favor. Miles—la mayoría—de sus compañeros miembros de la familia de LAPD ya lo han hecho.

Navegando por las leyes de exención

Según la Asociación Internacional de Jefes de Policía (IACP, por sus siglas en inglés), los líderes de los departamentos de policía de los EE. UU. pueden exigir que los empleados se vacunen sin violar la ley federal, pero deben considerar las solicitudes de adecuaciones religiosas y médicas.

La organización enfatizó que los empleados tienen derecho a negarse a ser vacunados si tienen una objeción médica o religiosa válida.

Los departamentos de policía también han exigido que los empleados reciban otras vacunas, tales como la del tétanos, hepatitis, sarampión, paperas, rubéola y gripe, y también que cumplan con ciertos requisitos médicos de salud y estado físico.

Aquellos que buscan una exención o adecuación médica deben establecer una discapacidad calificada que les impida vacunarse, mientras que aquellos que buscan una exención o adecuación religiosa deben establecer que la vacuna o inmunización violaría una creencia, práctica u observancia religiosa genuina. Además, un empleado que tenga profundos valores morales o éticos en conflicto con las vacunas también puede calificar para una exención y adecuación religiosa.

Los empleadores también deben permitir la discusión sobre si las objeciones de un individuo pueden ser adecuadas. Esto podría incluir aumentar el nivel de equipo de protección personal, mover la estación de trabajo de un empleado, reasignación temporal, trabajar de forma remota o minimizar las interacciones con otros empleados o la gente.

Dependiendo del tamaño de un departamento, las adecuaciones pueden ser imposibles o imponer una responsabilidad innecesaria para el empleador, lo que hace que la solicitud sea irrazonable. Si no se pueden encontrar ajustes razonables, los empleados pueden ser puestos en licencia sin goce de sueldo o despedidos.

Posibles repercusiones en el ámbito policial

Según el oficial de LAPD que habló con The Epoch Times bajo acuerdo de anonimato, las repercusiones de que los empleados se vayan debido a la orden de vacunación sería catastrófico en términos de la capacidad de LAPD para proteger a la gente.

“Se necesitan al menos cinco años para que un oficial se vuelva competente en su trabajo”, dijo el oficial. “Menos que eso y se les coloca con oficiales de mayor rango para ayudarles a navegar por las complejidades de la responsabilidad y un entorno procesalmente intenso, por no mencionar, simplemente, poder permanecer con vida al mismo tiempo”.

Dijo que las clases mensuales de la academia de policía generalmente constan de 40 a 60 candidatos que se seleccionan de un grupo de candidatos.

“Por lo general, contratamos a uno de cada 300 a 1000 candidatos. Esto significa que, en el mejor de los casos, necesitaremos 12,000 aspirantes para 40 nuevos agentes “.

Y, aunque la mayoría de los candidatos se gradúan, algunos no pasarán el período de prueba.

“Teniendo eso en cuenta, también tenemos que considerar las jubilaciones cada mes, que normalmente oscilan entre 20 y 50 empleados. El Departamento ya cuenta con 700 empleados menos de los 10,000 que teníamos hace unos años antes de la pandemia, la desfinanciación, etc.”, dijo el oficial.

“Solo llenar ese vacío podría llevar hasta dos años. Si perdiéramos 3000 empleados adicionales o más, tomaría al menos cinco años reemplazar esas pérdidas, y eso sería sin permitir una sola jubilación durante ese tiempo”.

El oficial explicó que el departamento tiene un total de 1800 a 2200 oficiales asignados para atender a las llamadas de los ciudadanos, pero en una noche cualquiera el departamento tiene menos de 800 empleados trabajando en campo. La mayoría de las áreas también tienen entre el 15 y el 25 % de empleados que no están disponibles en un momento dado debido a capacitación, vacaciones o lesiones relacionadas con el trabajo.

El desgaste adicional, dijo, resultaría en un “desastre total”.

“Con el crimen violento incrementándose a niveles no vistos en décadas y contemplando tanto la Copa del Mundo 2026 como los Juegos Olímpicos de 2028 que potencialmente llegarán a la ciudad de Los Ángeles en los próximos siete años, el impacto de estas posibles pérdidas—el tiempo que tomaría reemplazarlos y permitir que maduren y se vuelvan efectivos—resultará en condiciones verdaderamente peligrosas para la comunidad y una tremenda pérdida de ingresos para la ciudad”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS