Empresas estadounidenses se están beneficiando del trabajo forzado de uigures: Experto

Por Mark Tapscott
10 de Marzo de 2021
Actualizado: 10 de Marzo de 2021

Una serie de testigos dijo el miércoles a la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF) que es casi imposible para las empresas estadounidenses comprar bienes o servicios de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang de China que no se produzcan con trabajo forzado.

Esto se debe a que las autoridades del Partido Comunista Chino (PCCh) han impuesto un sistema tan generalizado de políticas económicas, sociales, y religiosas represivas sobre la población mayoritariamente musulmana de la región del noroeste de China.

“Es prácticamente imposible para una empresa estadounidense abastecerse de la región uigur sin utilizar el trabajo forzado, lo cual significa que todas las empresas que han optado por permanecer en la región uigur son cómplices del delito de trabajo forzado”, dijo Scott Nova, director ejecutivo del Consorcio de Derechos de los Trabajadores (WRC), a la USCIRF durante una audiencia el miércoles.

El WRC es una organización de supervisión laboral independiente con investigadores en todo el mundo.

“Si una corporación está importando un bien o servicio con contenido de la región a Estados Unidos desde China o terceros países, lo está haciendo en violación de las leyes estadounidenses que prohíben la importación de bienes fabricados con trabajo forzado”, dijo Nova en la audiencia.

“Sin embargo, a pesar de que los crímenes de lesa humanidad en la región uigur han sido visibles para los observadores internacionales durante un período de años, un gran número de corporaciones globales, particularmente pero no solo en el sector de la confección, continúan obteniendo bienes de la región”, dijo.

La región uigur produce aproximadamente el 20 por ciento de la producción mundial de algodón, según testigos durante la audiencia, así como casi la mitad del polisilicio utilizado en los paneles solares. La región también produce grandes cantidades de tomates y productos a base de tomate, gran parte de los cuales son comprados e importados a los Estados Unidos por empresas nacionales.

“Desde Target hasta Walmart, desde Lululemon hasta Uniqlo, desde Amazon hasta Zara, la cadena de suministro de prácticamente todos los minoristas de marca que venden prendas de algodón recorre la región de Uyghur”, dijo Nova.

Como resultado, explicó Nova, millones de prendas de vestir provenientes total o parcialmente de la región uigur de China se importan diariamente a Estados Unidos.

El problema del trabajo forzado es una parte importante de lo que el comisionado de la USCIRF, Gary Bauer, describió como “el trato salvaje de la China comunista hacia los musulmanes uigures que, con razón, debería llamarse la mancha del siglo”.

“Su persecución a los uigures es solo un ejemplo más de una larga y atroz historia de persecución religiosa de muchos otros grupos religiosos, incluidos los cristianos protestantes y católicos, los practicantes de Falun Gong y los budistas tibetanos”, dijo Bauer, quien fue asesor principal de Política Nacional del presidente Ronald Reagan.

Bauer continuó, preguntando “francamente, me gustaría saber cómo las corporaciones estadounidenses pueden justificar moralmente invertir en la China comunista. Al hacerlo, contribuyen a hacer más poderosa una nación controlada por un régimen represivo que literalmente ha declarado la guerra a todas las personas de fe”.

Otro testigo durante la audiencia le dijo a la USCIRF que recibió un número creciente de consultas de compañías de inversión estadounidenses que expresaban su preocupación por las inversiones en China.

“En los últimos dos meses, hemos tenido una notable cantidad de llamadas de firmas de inversión, grandes, pequeñas, boutiques, que trabajan en sectores de los que literalmente nunca había oído hablar antes. Están preguntando nerviosamente no solo sobre Xinjiang sino sobre otros sectores más ampliamente en China”, dijo Sophie Richardson.

Richardson es el director para China de Human Rights Watch.

El senador Marco Rubio (R-Fla.), el republicano de mayor rango en el Comité Selecto de Inteligencia del Senado, estaba programado para comparecer en persona para testificar en la audiencia, pero no pudo hacerlo.

En cambio, el testimonio de Rubio fue leído por el vicepresidente de la USCIRF, Tony Perkins. Perkins, quien presidió la USCIRF durante la presidencia de Donald Trump, es presidente del Family Research Council.

“El PCCh prohíbe a los uigures y a otros musulmanes turcos seguir las restricciones dietéticas tradicionales, realizar oraciones diarias, dejarse barba, usar un pañuelo en la cabeza, realizar el Hayy, leer el Corán, y enseñar la fe a sus hijos. El uso del idioma uigur está restringido y frecuentemente difamado como una expresión de simpatía terrorista”, dijo Rubio en su testimonio.

“Desde 2017, el PCCh ha detenido a más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas en Xinjiang en instalaciones de reeducación política. Las atrocidades documentadas contra los uigures son repugnantes y malignas: tortura, trabajo forzado, violencia sexual, aborto forzado, y esterilización forzada”, continuó Rubio.

“Seamos totalmente claros. Las empresas no tienen la capacidad de hacer negocios como de costumbre en Xinjiang o donde los programas del gobierno chino han transportado a los uigures fuera de la región. Dicho de otra manera, la debida diligencia de sus cadenas de suministro simplemente no es posible”.

“Los funcionarios del PCCh lo bloquean. Como ocurre con tantos problemas, las prácticas comerciales normales no prevalecen en China. El PCCh se niega a seguir las reglas e ignora las normas internacionales ”, dijo.

En un acontecimiento relacionado, Rubio tuiteó el martes por la noche su preocupación por un aparente ablandamiento en la actitud de la administración de Biden hacia el genocidio uigur.

El republicano de Florida señaló que el secretario de Estado Anthony Blinken durante su audiencia de confirmación en el Senado expresó su acuerdo con la determinación de su predecesor de que China era culpable de “cometer genocidio y crímenes contra la humanidad”.

Pero más recientemente, la portavoz del Departamento de Estado, Wendy Sherman, describió esas políticas en tiempo pasado. “Espero que este no sea un esfuerzo para dar un paso atrás de las declaraciones anteriores del Secretario Blinken”, dijo Rubio.

Póngase en contacto con Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS