Empuje para votación por correo durante la pandemia es partidista y político, dicen expertos

Por Matthew Vadum
21 de Mayo de 2020
Actualizado: 21 de Mayo de 2020

La actual pandemia está siendo utilizada por los partidarios políticos para promover el voto por correo propenso al fraude con el fin de socavar la integridad electoral, dicen los expertos en leyes electorales.

Los republicanos están cada vez más preocupados por el nuevo impulso de la votación por correo, ya que destacados demócratas presionan para que se realice una votación universal por correo en todo el país.

El 15 de mayo, la Cámara controlada por los demócratas aprobó la ley integral de soluciones de emergencia de salud y recuperación económica (HEROES, por sus siglas en inglés) de 3 billones de dólares, que daría a los estados y localidades 3600 millones de dólares para que sus sistemas electorales sean seguros para los votantes y los trabajadores electorales mientras persistan las condiciones de la pandemia. Parece poco probable que la medida sea aprobada por el Senado dominado por los republicanos.

El presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Perez, dijo a MSNBC el 16 de marzo que los estados deberían permitir a los residentes votar por correo en las restantes primarias presidenciales demócratas para ayudar a reducir la propagación del virus del PCCh.

La excandidata presidencial del Partido Demócrata, Hillary Clinton, dijo en un tuit del 18 de marzo que el virus está dando mayor urgencia a los llamados a “hacer que el voto por correo sea la norma”.

Pero el presidente Donald Trump ha dejado claro que no está enamorado de la expansión del voto por correo. Expresó su oposición a que Michigan y Nevada aumenten sus servicios de voto por correo por preocupaciones sobre la pandemia.

En un tuit sobre Nevada el 20 de mayo, Trump escribió que “puede retener fondos para el estado. Lo siento, pero no deben hacer trampa en las elecciones”.

Dirigiéndose a Michigan, Trump escribió en Twitter que el estado envió boletas en ausencia “ilegalmente” y que “retendría la financiación a Michigan si quieren seguir este camino de fraude electoral”. Los funcionarios de Michigan respondieron que se han enviado solicitudes de boletas, no boletas reales.

En la votación por correo se envían boletas de papel a los votantes que son marcadas por estos y luego se envían por correo a una dirección predeterminada o se depositan en un buzón seguro. Por lo general, un sobre de correo con una boleta debe estar marcado por correo a más tardar el día de las elecciones. En algún momento, uno o más funcionarios del gobierno tienen que ver la boleta marcada para procesarla, lo que significa que, a diferencia de la votación en persona, no es una votación secreta.

Oregón, Washington, Colorado y Hawái llevan a cabo sus elecciones totalmente por correo.

El gobernador de California, Gavin Newsom, demócrata, firmó este mes una orden ejecutiva en la que se declara que, a la luz de la pandemia, todos los votantes inscritos en ese estado recibirán por correo las papeletas para las elecciones de noviembre. Los californianos seguirán teniendo la opción de votar en persona. Otros estados también están considerando la posibilidad de adoptar regímenes de votación por correo antes de la elección.

En los últimos dos meses, varios estados han retrasado sus primarias presidenciales, diciendo que el voto en persona aumenta la posibilidad de transmisión del virus del PCCh.

Tribunales implicados

Se está desarrollando una jurisprudencia sobre la votación durante una pandemia.

El juez de Distrito de EE. UU. Fred Biery de Texas, quien fue nombrado por el entonces presidente Bill Clinton, concedió un mandato temporal el 19 de mayo que permite a todos los votantes del estado a votar por correo en las próximas elecciones.

“Cualquier votante elegible de Texas que desee votar por correo para evitar la transmisión del COVID-19 puede solicitar, recibir y emitir un voto en ausencia en las próximas elecciones durante las circunstancias de la pandemia”, escribió Biery.

El procurador general de Texas, Ken Paxton, un republicano, dijo que apelaría el fallo, y el gobernador Greg Abbott, también republicano, predijo que el caso llegaría a la Corte Suprema de Estados Unidos “bastante rápido”.

El mes pasado, la Corte Suprema se negó a detener la votación en las elecciones primarias de Wisconsin del 7 de abril por el temor de que el voto en persona propague el virus del PCCh. La elección siguió adelante.

Temores a la influencia

Durante años, la opinión de los conservadores es que la izquierda trata de facilitar excesivamente el voto para promover el fraude electoral y permitir que los activistas voten en nombre de los desmotivados y desinformados.

La votación por correo hace que sea muy fácil votar, haciendo que el acto clave de los ciudadanos en el proceso democrático sea menos solemne y serio, y es particularmente susceptible al fraude, dicen algunos expertos.

“El consenso, entre las personas que estudian el fraude cuidadosamente, es que el voto por correo es un área mucho más fértil para el fraude que el voto en persona”, dijo Charles Stewart, el distinguido profesor Kenan Sahin de ciencias políticas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, a NPR en 2018.

Además, más de 28 millones de boletas de voto por correo han desaparecido desde 2012, y esta cifra excluye, según la Comisión de Asistencia Electoral de EE. UU., las boletas que fueron “echadas a perder, no pudieron ser entregadas o regresaron por cualquier razón”. Los activistas de izquierda dicen que el hecho de que una votación por correo regrese sin haber sido votada no significa necesariamente que se haya cometido un delito.

Christian Adams, presidente de la Fundación Legal de Interés Público con sede en Indianápolis y exabogado de derechos civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos, se muestra cauteloso ante la votación masiva por correo.

“Las boletas por correo están especialmente sujetas al fraude y a la influencia indebida”, dijo Adams a The Epoch Times.

“Las elecciones deben ocurrir en público con observadores electorales de cada lado observando el proceso. Las elecciones no deben realizarse a puerta cerrada”.

El voto por correo generalizado es “una idea terrible”, dijo Richard P. Hutchison, presidente de la Fundación Legal Landmark con sede en Leesburg, Virginia. La fundación luchó recientemente contra la ACLU en los tribunales en un esfuerzo por preservar la integridad de las elecciones en Virginia.

“Es una toma de poder por la que los Padres Fundadores se hubieran horrorizado”, dijo a The Epoch Times. “Sistemáticamente, hay tantos problemas con las listas de votantes en la mayoría de los estados, si no en todos.

“No solo quieren votaciones por correo, sino que quieren el envío masivo de boletas, y puedes estar seguro de que se opondrían a cualquier esfuerzo de antemano para limpiar las listas de votantes”, dijo. “Los demócratas se oponen a eso, siempre y en todas partes”.

“Es una receta para el desastre”.

Una oportunidad electoral

Pero el activista conservador Donny Ferguson dijo que los republicanos no entienden cómo el voto por correo puede ayudarles. Ferguson es asesor de campaña, exasesor del Congreso y presidente de Estadounidenses por una Mejor Economía, una organización sin fines de lucro con sede en Alexandria, Virginia.

“He logrado la elección de candidatos republicanos en el 67% de los distritos demócratas y minoritarios porque hicimos campañas de voto por correo”, dijo a The Epoch Times.

“El voto por correo ha sido durante mucho tiempo una mina de oro para la participación republicana. Este es un caso de republicanos cortándose la garganta por la desinformación de Internet. Cualquier candidato republicano puede aumentar la participación enviando las solicitudes de voto directamente a sus partidarios y haciendo un seguimiento con llamadas telefónicas y visitas. En muchos estados, los republicanos pueden incluso recoger las papeletas y entregarlas directamente”.

“La votación por correo requiere una coincidencia de firmas, y los registros de quién ha votado son públicos, por lo que se puede identificar cualquier fraude electoral casi instantáneamente”.

“La ‘cosecha de votos’ solo se convirtió en una teoría de conspiración porque algunos republicanos de California no pusieron ningún esfuerzo en un programa de correo de votantes en 2018, así que cuando el correo de votantes regresó, era en su mayoría de los demócratas. No hay ninguna evidencia de que los votos por correo fueran falsos, y no hay miles de personas que tuvieran votos falsos a su nombre”.

“El voto por correo es tan seguro como el voto en persona, y los republicanos podrían usarlo para derrotar a los demócratas si estuvieran dispuestos a esforzarse”.

Adams disputa esa opinión.

Dijo que como exabogado del Departamento de Justicia, litigó un caso del Condado de Noxubee, Mississippi, del año 2007 llamado U.S. vs Ike Brown, en el que pudo probar que hubo fraude en la votación por correo.

“Los notarios arrebataban las boletas de los buzones y terminaban votando las boletas por los votantes”.

Lidiar con una pandemia no es excusa para violar la santidad del proceso electoral, dijo Adams.

“Liberia llevó a cabo una elección en persona durante la peor parte de la epidemia del Ébola. (…) si Liberia puede mitigar el Ébola en una elección, nosotros también podemos hacerlo”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS