EN DETALLE: Juez de Texas autoriza el aborto en un caso histórico a pesar de las restricciones estatales

Por Tom Ozimek
08 de Diciembre de 2023 1:40 PM Actualizado: 08 de Diciembre de 2023 1:40 PM

Un juez de Texas ha accedido a la petición de una mujer embarazada de un aborto autorizado por un tribunal después de que a su hijo no nacido se le diagnosticaran múltiples anomalías y no se le dieran esperanzas de supervivencia tras el nacimiento, decisión que se produce a pesar de las estrictas prohibiciones del procedimiento en el estado por cualquier motivo que no sea que la vida de la madre esté en peligro.

El 7 de diciembre, un juez del Tribunal de Distrito del condado de Travis (Texas) concedió una orden de restricción temporal a Kate Cox, una mujer embarazada de 20 semanas que presentó una demanda de urgencia contra el estado de Texas.

La Sra. Cox buscaba el derecho a abortar a su bebé después de que los médicos le diagnosticaran trisomía 18 —una afección que provoca múltiples anomalías estructurales— y le dieran ninguna posibilidad de sobrevivir tras el nacimiento.

Según el Centro de Derechos Reproductivos, que presentó una demanda en su nombre el 5 de diciembre, pidiendo al juez que impusiera una orden de restricción temporal —y una orden judicial permanente— contra las estrictas leyes de aborto de Texas.

La legislación de Texas prohíbe y penaliza el aborto en todos los casos, salvo cuando la vida de la madre corre peligro en virtud de una excepción de “urgencia médica”.

Los abogados del Estado de Texas argumentaron ante el tribunal que los síntomas de la Sra. Cox no cumplían el criterio establecido para una “emergencia médica” y que sus médicos determinaron de forma “subjetiva” que cumplía los requisitos para abortar, en lugar de basar su opinión médica en criterios “objetivos” establecidos por la ley.

La decisión

En su demanda, los abogados de la Sra. Cox argumentaron que las leyes de aborto del estado le estaban causando un “daño irreparable” a ella y a los otros dos demandantes: su marido y su médico.

Como la Sra. Cox había tenido dos cesáreas previas, continuar con el embarazo la exponía a un alto riesgo de complicaciones graves que amenazaban su vida y su fertilidad futura, incluida la histerectomía y la rotura uterina, dijeron sus abogados. Argumentaron que un aborto era la opción más segura para la salud de la Sra. Cox y su “mejor opción médica dado que quiere tener más hijos en el futuro”.

“Sin embargo, debido a las prohibiciones de aborto de Texas, los médicos de la Sra. Cox le han informado que ‘tienen las manos atadas’ y que tendrá que esperar hasta que su bebé muera dentro de ella o llevar el embarazo a término, momento en el que se verá obligada a someterse a una tercera cesárea, sólo para ver a su bebé sufrir hasta la muerte”, escribieron, añadiendo que la Sra. Cox “necesita un aborto, y lo necesita ahora”.

Durante una audiencia de urgencia celebrada el jueves, la juez, Maya Guerra Gamble, estuvo de acuerdo y concedió a la Sra. Cox la orden de alejamiento temporal que le permite abortar en Texas.

“La idea de que la señora Cox quiera tan desesperadamente ser madre y esta ley pueda hacer que pierda esa capacidad es chocante y sería un auténtico error judicial”, dijo el juez Gamble desde el estrado. “Así que firmaré la orden y será procesada y enviada hoy mismo”.

El juez también programó una fecha para el 20 de diciembre de 2024 para una audiencia sobre la solicitud de la Sra. Cox de una orden judicial permanente contra las leyes de aborto de Texas.

El caso es significativo, ya que es uno de los primeros intentos en el país para conseguir un aborto autorizado por un tribunal después de la sentencia Roe contra Wade, que dio a los estados el derecho a imponer sus propias leyes sobre el aborto.

Las reacciones

En una declaración tras la sentencia, la Sra. Cox dijo que necesita “poner fin a mi embarazo ahora para tener la mejor oportunidad para mi salud y un futuro embarazo”, añadiendo que no quiere que su bebé “llegue a este mundo sólo para verla sufrir.”

La doctora Grazie Pozo Christie, colaboradora principal de The Catholic Association y presentadora del programa de radio Conversaciones con consecuencias, abordó las circunstancias del caso en un video posteado en X, argumentando que existen alternativas al aborto para los bebés diagnosticados con trisomía 18.

“Existe algo llamado hospicio perinatal, y ahí es donde los bebés que están destinados a morir rápidamente, como los bebés con trisomía 18, es cierto que el bebé —que no es compatible con la vida”, dijo el Dr. Christie.

“Esos bebés son recibidos por sus madres, por sus padres, por su familia, en lugares de dignidad y ternura, y luego son amados y abrazados y honrados hasta que esa hermosa vida pasa por medios naturales”.

Manifestantes a favor de la vida se reúnen frente a la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington el 1 de noviembre de 2021. (Drew Angerer/Getty Images)

La decisión del juez de conceder una orden de restricción temporal contra la aplicación de las leyes de aborto de Texas sólo se aplica al caso de la Sra. Cox, con su solicitud de una orden judicial permanente pendiente de nuevos procedimientos judiciales.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, respondió a la orden de restricción temporal afirmando que no eximirá a hospitales, médicos ni a nadie de la responsabilidad civil y penal por violar la legislación de Texas sobre el aborto.

Nancy Northup, presidenta y directora ejecutiva del Centro de Derechos Reproductivos, que representa a un grupo de mujeres en otra demanda contra Texas relacionada con el aborto, calificó de “peligrosas” las restricciones estatales al aborto.

La otra demanda, en la que participa el Centro de Derechos Reproductivos, afirma que las leyes de Texas sobre el aborto son demasiado restrictivas y perjudican a las mujeres porque los médicos que temen perder sus licencias se niegan a realizar el procedimiento en casi todas las circunstancias.

La excepción de “urgencia médica” en el punto de mira

Los grupos a favor del derecho al aborto han argumentado que las prohibiciones del aborto en Texas contienen terminología no médica y un lenguaje contradictorio que no deja claro cuándo los médicos están autorizados a realizar abortos en virtud de la excepción de “emergencia médica” de las leyes, lo que aviva el miedo y la confusión entre los médicos.

Los médicos que infringen las leyes estatales sobre el aborto se enfrentan a la revocación de sus licencias médicas estatales, multas de al menos 100,000 dólares y hasta 99 años de cárcel, y los grupos a favor del derecho al aborto argumentan que los riesgos legales combinados con el lenguaje poco claro de las leyes disuaden a los médicos de practicar abortos incluso en casos en los que la vida de la madre está en peligro.

Un grupo de cinco mujeres de Texas, que afirman que se les denegó el aborto a pesar de enfrentarse a complicaciones graves y peligrosas del embarazo que amenazaban su salud y su vida, demandaron al estado de Texas en marzo por las leyes sobre el aborto.

A las mujeres, representadas por el Centro de Derechos Reproductivos, se les unieron en la demanda dos ginecólogos-obstetras de Texas, mientras que una demanda enmendada presentada en mayo añadió más demandantes al caso y pidió a un tribunal estatal que concediera una medida cautelar para bloquear las prohibiciones del aborto mientras el caso sigue adelante.

El estado de Texas pidió que se desestimara el caso, argumentando que las leyes eran suficientemente claras sobre lo que constituye una excepción por “emergencia médica”. Los abogados del estado dijeron anteriormente que la demanda se presentó porque las 13 mujeres no estaban satisfechas con la atención médica que recibieron. El estado argumentó que lo que les ocurrió a las mujeres era responsabilidad de sus médicos, no de las leyes de aborto de Texas.

“A las demandantes simplemente no les gustan las restricciones de Texas sobre el aborto. Este tribunal sabe bien que el propósito de este tribunal no es legislar ni emitir opiniones consultivas. De hecho, la Corte Suprema de Texas ha sostenido que los tribunales tienen prohibido hacerlo”, dijo al juez en julio la fiscal general adjunta de Texas, Amy Pletscher.

Posteriormente, en agosto, una juez de distrito de Texas dictó una orden judicial que bloqueaba temporalmente la prohibición del aborto en el estado y permitía a los médicos practicar la intervención a las mujeres que tuvieran lo que denominó “afecciones médicas urgentes”.

Jessica Mangrum, juez del tribunal de distrito del condado de Travis, definió las “afecciones médicas emergentes” como complicaciones físicas o infecciones que hacen que el embarazo no sea seguro, afecciones médicas exacerbadas que no pueden tratarse durante el embarazo y afecciones fetales en las que es improbable la supervivencia tras el nacimiento.

También dictaminó que cualquier funcionario estatal que trate de hacer cumplir las prohibiciones de aborto de Texas contra un médico que proporcione el procedimiento después de que el médico haya determinado que la madre embarazada tiene una “condición médica emergente física” estaría excediendo su autoridad legal.

El estado de Texas recurrió inmediatamente la sentencia ante la Corte Suprema de Texas, bloqueando la entrada en vigor de la medida cautelar.

El 14 de noviembre, el Centro de Derechos Reproductivos presentó una demanda modificada en la que añadía como demandantes a otras siete mujeres de Texas.

El 28 de noviembre, la Corte Suprema de Texas celebró la primera audiencia del caso.

Molly Duane, abogada del Centro de Derechos Reproductivos, habla en la sala de la Corte Suprema de Texas en Austin, Texas, el 28 de noviembre de 2023. La Corte Suprema de Texas escuchó los argumentos el martes en un caso presentado en nombre de 22 mujeres a las que se les negó el aborto a pesar de que tenían complicaciones graves con sus embarazos que en algunos casos ponían en peligro su vida. (Suzanne Cordeiro/AFP vía Getty Images)

Argumentos clave

Los abogados que representan al estado de Texas argumentaron que la excepción de “emergencia médica” es clara y que la batalla de los demandantes no debe tener lugar ante el tribunal, sino en la legislatura estatal para conseguir que se modifiquen las leyes.

La abogada del estado, Beth Klusmann, argumentó que los demandantes quieren que el alto tribunal anule efectivamente la voluntad de los texanos expresada a través del proceso legislativo y haga “que realmente nunca se dé una circunstancia en la que una mujer no pueda obtener un aborto”.

La Sra. Klusmann argumentó que la ley permite a los médicos utilizar su juicio profesional para decidir cuándo la ley permite un aborto.

Argumentando en nombre de los demandantes, la abogada Molly Duane llamó a los últimos dos años una “aberración” de una larga práctica en Texas que permite a los médicos “amplia discreción” para proporcionar abortos cuando lo consideren “necesario” para preservar la vida de sus pacientes.

La Sra. Duane argumentó que, aunque técnicamente la ley contempla excepciones médicas a las prohibiciones, “nadie sabe lo que significa, y el Estado no nos lo dirá”.

A la pregunta de un juez de alto tribunal de por qué los demandantes no solicitaban una declaración de inconstitucionalidad de la ley del aborto basada en la doctrina de la “vaguedad”, la Sra. Duane respondió que esto habría significado que toda la ley podría ser anulada, lo que no es el deseo ni la intención de los demandantes.

En su lugar, dijo que están buscando una “aclaración” adicional sobre lo que realmente significa la excepción de “emergencia médica”.

La Sra. Duane también dijo que las mujeres no quieren demandar a los médicos porque no ven que hayan hecho nada malo, excepto seguir una ley que es demasiado vaga y excesivamente restrictiva.

En su alegato final, la Sra. Klusmann sostuvo que el caso trata realmente de negligencia médica en casos concretos en los que las demandantes —mujeres a las que se les denegó el aborto a pesar de enfrentarse a complicaciones graves y peligrosas del embarazo que amenazaban su salud y su vida— pueden haber recibido un tratamiento médico inadecuado por parte de los médicos.

Tras los alegatos finales, la corte aplazó el caso, conocido como Zurawski contra el Estado de Texas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.