En el Día de la Recordación de China, no olvidemos a los asesinados por su fe

Por Mi Zhen
06 de Abril de 2021
Actualizado: 06 de Abril de 2021

Opinión

El festival Qingming de China (Día de Barrido de Tumbas o Día de la Recordación en China) se celebró el 4 de abril de este año. Es el día en que los chinos visitan las tumbas de sus antepasados ​​y seres queridos. Para conmemorar esta ocasión especial, mi hijo y yo manejamos más de 60 millas hasta la tumba de su madre. Ella fue brutalmente perseguida hace 11 años por el Partido Comunista Chino (PCCh) por sus creencias espirituales.

En esta ocasión, una vez más, no puedo evitar pensar en esos practicantes de Falun Gong que han perdido la vida como resultado de la violenta campaña de persecución por parte del PCCh durante décadas. ¿Cuántas lágrimas se han derramado por las víctimas?

Falun Gong, también conocida como Falun Dafa, es una antigua práctica espiritual china que consiste en ejercicios de meditación sencillos y lentos y enseñanzas morales que incorporan los principios de verdad, benevolencia, y tolerancia en la vida cotidiana. Creció en popularidad durante la década de 1990, con 70 millones a 100 millones de practicantes en China a fines de la década, según estimaciones oficiales en ese momento.

Sintiéndose amenazado por su popularidad, el PCCh lanzó una campaña de eliminación sistemática en julio de 1999. Desde entonces, millones han sido detenidos en prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones, y cientos de miles han sido torturados mientras estaban encarcelados, según el Centro de Información de Falun Dafa.

Mencionaré a algunos practicantes de Falun Gong que fueron perseguidos hasta la muerte.

En la víspera del festival Qingming en 2003, falleció Chen Hongping, una residente de la provincia de Hebei. Ella fue detenida en el campo de trabajo forzado de Gaoyang, donde los guardias de la prisión la golpearon. Los familiares de Chen también eran practicantes de Falun Gong que habían sufrido–cuatro fueron perseguidos hasta la muerte y uno sufrió heridas permanentes mientras estaba bajo custodia policial. La difícil situación de la familia Chen llamó la atención de las Naciones Unidas en 2004, según un informe de Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que documenta la persecución de los practicantes de Falun Gong por parte del PCCh.

Gao Rongrong era contadora en la Academia de Bellas Artes Luxun en la ciudad de Shenyang. Ella fue a Beijing para solicitar el derecho a practicar Falun Gong. En junio de 2003, fue enviada al campo de trabajo forzado de Longshan durante tres años. En 2004, los guardias de la prisión electrocutaron a Gao con picanas eléctricas de alto voltaje durante siete horas, lo que la dejó gravemente desfigurada. El 16 de junio de 2005, Gao murió en la sala de emergencias de un hospital local. Tenía 37 años. El caso de Gao fue expuesto a la comunidad internacional y causó un impacto mundial por la brutalidad de la persecución.

En la víspera del 5 de marzo de 2002, un grupo de practicantes de Falun Gong se conectó a ocho canales locales de red de TV por cable en Changchun, transmitiendo simultáneamente programas que informaban sobre los hechos de la campaña de persecución contra Falun Gong, incluido “Falun Dafa se difunde por todo el mundo”, y “¿Autoinmolación o engaño?” Los programas se transmitieron durante 40 a 50 minutos.

Liu Chengjun, uno de los practicantes de Falun Gong que cometió el acto heroico, fue torturado y sentenciado a 19 años de prisión en Jilin, donde murió de tortura en 2003. Él solo tenía 32 años.

Sun Min, una destacada maestra de la ciudad de Anshan, provincia de Liaoning, fue encarcelada varias veces desde 1999 y había pasado más de dos años detenida y sometida a trabajos forzados. En 2016, fue secuestrada de su casa y sentenciada ilegalmente a siete años de prisión. Ella fue perseguida hasta su muerte el 8 de marzo de 2018, a la edad de 50 años en la Prisión Provincial de Mujeres de Liaoning. Al padre de Sun solo se le permitió visitarla una vez cuando fue encarcelada en 2016. Él no esperaba que esa visita fuese la última; debió haber sido una conmoción dolorosa para el padre anciano.

A fines de junio de 2020, Wang Shukun, una médica de 66 años de la ciudad de Hailin, provincia de Heilongjiang, fue golpeada por la policía local durante varias horas después de que ella se negó a renunciar a sus creencias. Sufrió una hemorragia cerebral. En la mañana del 2 de julio, Wang falleció. Dos días después, Wang fue incinerado en una funeraria local. Su esposo, Yu Xiaopeng, dijo: “¡Mi esposa murió injustamente, mi esposa murió injustamente! ¡No dejaré que se salgan con la suya!”, según Minghui.org.

En el pasado y en el presente, hubo muchas injusticias y agravios en China. El mundo ha quedado conmocionado por la brutal persecución en curso contra los practicantes de Falun Gong.

Durante el festival Qingming, que la comunidad internacional preste atención a la difícil situación de los practicantes de Falun Gong y ayude al pueblo chino a detener la persecución y desintegrar al PCCh.

Mi Zhen es un escritor independiente y ha contribuido a numerosos medios de comunicación chinos durante muchos años. Él ha sido testigo de primera mano de los abusos contra los derechos humanos en China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS