En medio de los disturbios, mexicano se para afuera de su negocio de helados y suplica a saqueadores

Por Charlotte Cuthbertson
03 de Junio de 2020
Actualizado: 03 de Junio de 2020

MINNEAPOLIS—Sin ayuda de nadie, Ricardo Espin posiblemente salvó a un edificio que contiene cuatro negocios de ser destruido y quemado en medio de los disturbios de Minneapolis.

Armado solo de una gran valentía, Espin se paró afuera de su heladería en East Lake Street y Park Avenue por tres noches, suplicando a los alborotadores que no dañaran su tienda. Ubicado a unos 15 minutos a pie del 5º distrito policial de Minneapolis, Espin dijo que ahuyentó a varios grupos de entre 5 y 10 jóvenes vándalos cada noche, normalmente alrededor de las 2 de la mañana.

“Estaban listos para romper la ventana. Básicamente, su mano ya estaba lista para romper la ventana con el martillo o la barreta”, dijo.

“Solo les decía: ‘Por favor, abriré la puerta y les daré lo que quieran, pero no rompan las ventanas'”.

“Se lo dije a cada uno de ellos: ‘Estoy con ustedes. Siento el dolor. Sé lo que se siente. Pero esta no es la manera.’ Y en su mayor parte, lo respetaron y se alejaron”.

Los manifestantes marchan a lo largo de la autopista que sale de St. Paul en su camino hacia el Estadio del Banco de los Estados Unidos en Minneapolis a través del puente de Saint Anthony Falls, en el cuarto día de disturbios y violencia tras la muerte de George Floyd, en Minneapolis, Minnesota, el 29 de mayo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Las protestas diurnas en busca de justicia para George Floyd —quien fue asesinado bajo custodia policial el 25 de mayo—han dado paso a la violencia nocturna en el área entre las comisarías 3º y 5º del Departamento de Policía de Minneapolis.

Durante las tres noches del 27 al 29 de mayo, Espin vio como la estación de gas de Shell, situada en diagonal al otro lado de la calle, era saqueada y arrasada. O’Reilly’s Auto Parts, directamente al otro lado de la calle, fue quemada hasta quedar cenizas— un estante negro y retorcido de filtros de aceite con hollín era lo único reconocible que quedaba. El edificio al lado de Espin se redujo a un ardiente esqueleto de madera, acero y escombros. El edificio albergaba a cuatro pequeños negocios, incluyendo un negocio de trenzado de pelo africano y un restaurante italiano.

“Fue aterrador. Y gracias a Dios todo lo que tenía que hacer era decirles que pararan y pararon”, dijo.

Una gasolinera de Shell es destruida durante cinco noches de disturbios y violencia tras la muerte de George Floyd, en Minneapolis, Minnesota, el 1 de junio de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Su tienda, La Michoacana, incluso fue robada una noche, y varias ventanas grandes se rompieron, pero él salió relativamente ileso. Para empeorar las cosas, la electricidad se cortó alrededor de las 2 a.m. del 29 de mayo y no se restableció hasta después en la tarde.

“Tiramos muchas cosas ayer, porque usamos todas las cosas refrigeradas”, dijo Espin. Él dijo que regaló mucho helado a la gente que ayudaba a limpiar las calles.

“Ayer me puse muy triste al sacar mi mercadería. Fue un sentimiento muy triste. Sabes, casi se te llenan los ojos de lágrimas al ver que los ahorros de toda tu vida están allí, y pueden desaparecer de la noche a la mañana. Así que es una sensación terrible”.

“Es decir, no soy el único que puso los ahorros de toda su vida en nuestro negocio. Estoy seguro de que hay más de la mitad de nosotros en Lake Street que ponemos los ahorros de toda nuestra vida en un negocio. Y ser destruido así, no está bien. Espero que mi negocio siga siendo rentable. Espero que la gente siga viniendo a Lake Street después de esto”.

Espin, un inmigrante mexicano, abrió su tienda en junio de 2018. Hace solo dos semanas, gastó USD 3000 en la instalación de una vitrina para poder seguir atendiendo a los clientes durante la pandemia de COVID-19.

“Ya era bastante difícil tratar de pasar la COVID, y ahora pasar por esto. Estos son tiempos difíciles. Es decir, son grandes pérdidas”, dijo.

Una fila de cuatro pequeños negocios es destruida durante cinco noches de disturbios y violencia tras la muerte de George Floyd, en Minneapolis, Minnesota, el 30 de mayo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El 30 de mayo, los dueños del edificio, James y Kristin Schoffman, cubrieron las ventanas y puertas de las cuatro tiendas con unas 50 hojas de contrachapado de madera, y volvieron al día siguiente para reforzarlas.

“Tienen que tenerlas”, dijo James sobre el contrachapado. “[Los saqueadores] todavía pueden entrar, pero eso compra algo de tiempo. Y luego la compañía de seguros, si no lo haces, no creen que hayas puesto tu mejor esfuerzo para asegurar tu propiedad. Y entonces podrían hacerte pasar un mal rato”.

Los Schoffman son dueños del edificio desde hace 25 años y gastaron unos USD 150,000 hace 18 meses para reemplazar el techo y mejorar la fachada. Ellos planean dejar el contrachapado en su lugar por lo menos un día después de que se levante el toque de queda, que el Gobernador Tim Walz estableció el 29 de mayo.

“Ayer fue un día muy emotivo. Porque había aceptado la realidad de que esto se habría quemado para esta mañana”, dijo Kristin el 31 de mayo. “Los cuatro son negocios propiedad de minoristas”.

Al lado de Espin hay una empresa de teléfonos, una agencia de salud y una tienda de comestibles ecuatoriana.

El dueño de la tienda de teléfonos tiene una segunda tienda al otro lado de la carretera que fue saqueada el 29 de mayo. Todos los celulares fueron robados, dijo Kristin. La agencia de salud fue allanada y saqueada.

La tienda de comestibles ecuatoriana abrió hace solo un mes.

“Él firmó el contrato de arrendamiento durante la COVID-19, porque era un servicio esencial (…) para servir a la comunidad ecuatoriana con los comestibles. Y entonces sucedió esto”, dijo Kristin. “Yo estaba llorando, porque queremos que esta gente tenga éxito y les vaya lo mejor posible. Es su sueño, todos sus ahorros están puestos en ello, y entonces esto ocurre”.

La policía retoma las calles alrededor de la medianoche después de disparar enormes cantidades de gas lacrimógeno para dispersar a los alborotadores y manifestantes fuera del 5º distrito policial de Minneapolis durante la cuarta noche de protestas y violencia tras la muerte de George Floyd, en Minneapolis, Minnesota, el 29 de mayo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Una vez que el contrachapado se caiga, las ventanas rotas tendrán que ser reemplazadas, así como los marcos en los que el contrachapado tuvo que ser atornillado. Los Schoffman esperan que esto pueda tomar un par de meses debido a la probable demanda en la zona.

También están estudiando la posibilidad de gastar unos USD 150,000 para instalar puertas de seguridad comerciales enrollables a lo largo de toda la fachada del edificio durante la noche, “para hacer que nuestros inquilinos se sientan seguros”, dijo James.

“No me malinterpreten, hay robos aquí. Durante el COVID-19, así era lo mal que se estaba poniendo; antes del caos, las tiendas no esenciales fueron asaltadas en los últimos 90 días”.

Él dijo que, en las últimas noches, “mucho dejó de ser por George [Floyd], todos olvidaron su propósito, y solo querían cosas gratis”.

Una tienda Dollar Tree es asaltada y saqueada cerca del 5º distrito policial de Minneapolis durante la cuarta noche de protestas y violencia tras la muerte de George Floyd, en Minneapolis, Minnesota, el 29 de mayo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Los Schoffman están rezando para que no haya más daños. Escuchan a mucha gente diciendo: “Bueno, tienes un seguro”, pero no es tan simple, dijo James. Algunas de las pequeñas empresas no tienen seguro, e incluso los que tienen terminan saliendo de su bolsillo de algún modo. Muchos tendrán que tomar una decisión sobre si reconstruir o cerrar el negocio.

Espin dijo que tiene esperanzas y cree que su negocio de helados sobrevivirá.

“La gente en Minnesota es increíble”, dijo, “y lo que he visto hoy y ayer (…) esta gente, así como están ayudando ahora mismo a limpiar, nos ayudarán a tener éxito. Nos ayudarán a construir el negocio de nuevo”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

Le puede interesar

Se filtra un audio sobre la situación en Wuhan según una secretaria del PCCh

TE RECOMENDAMOS