Gatita encontró a un bebé dentro de una caja y lo mantuvo caliente hasta que la ayudó llegó

Por La Gran Época
14 de Junio de 2019 Actualizado: 18 de Junio de 2019

Masha, una gatita callejera muy conocida en su vecindario, protagonizó una noble acción que ayudó a salvar la vida de un bebé casi recién nacido, gracias a que se dejó guiar por su curiosidad y su valioso instinto de protección maternal.

Hacía tres años que la cariñosa gatita de largo pelaje y porte majestuoso había llegado a vivir a un edificio de departamentos de Obninsk, en el oeste de Rusia.

Por su agradable aspecto y temperamento, la gatita se ganó el aprecio y cuidado del vecindario, que le proporcionaba comida, golosinas y caricias.

Entre sus curiosas incursiones, un frío día de invierno, que especialmente tuvo muy bajas temperaturas en 2015, se aventuró a explorar el gélido sótano del edificio.

Parecía que algo inusual había llamado su atención, alertando su natural curiosidad felina.

Al entrar al sótano ¡encontró a un bebé en una caja de cartón!

Cuidando de no lastimarlo, Masha saltó a la caja para mantenerlo caliente con su propio cuerpo y permaneció acurrucando al bebé durante varias horas, protegiéndolo del intenso frío invernal, informó Daily Mail.

Pero la maternal gatita, tal vez presintiendo la gravedad en la que se encontraba el bebé, se las ingenió para pedir ayuda, maullando intensamente.

Irina Lavora, una residente del edificio de 68 años, estaba tirando la basura cuando escuchó unos extraños ruidos que provenían del sótano.

A medida que Irina se acercó, se dio cuenta de que la gatita del vecindario maullaba desconsolada.

Temiendo que Masha estuviera atorada y se hubiera lastimado, la vecina bajó corriendo las escaleras.

Lo que encontró la dejó muy sorprendida. Masha estaba acurrucada alrededor de un bebé dentro de una caja de cartón que estaba sobre el piso.

La vecina llamó a las autoridades y el bebé fue llevado al hospital en una ambulancia.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Pixabay/marvelmozhko)

Mientras el bebé era trasladado a la ambulancia, Masha se mantuvo atenta observando la escena en la calle. Incluso persiguió a la ambulancia durante un tramo, una vez que comenzó a avanzar. Luego regresó al frente del edificio, y ahí permaneció durante horas.

Más tarde, los médicos le dijeron a la vecina que realizó el descubrimiento ayudada por Masha, que el bebé rescatado tenía entre 6 y 12 semanas de edad y que aunque había estado en el frío durante varias horas, tenía buena salud.

Masha “es muy tranquila y amable, así que cuando la escuché maullando, al principio pensé que podría haberse lastimado”, comentó Irina según reportó Mirror.

La gatita “se había encargado en todo momento de mantener caliente al bebé durante horas, maullando para pedir ayuda”, declaró la vecina a varios medios de noticias”, según informó Europapress.

Pero claramente fue “su instinto maternal lo que hizo querer proteger al niño”, explicó Irina, como reportó 20 minutos.

La vecina dijo que el bebé estaba sano y estable. Agregó que cuando lo encontró en la caja estaba bien alimentado, vestido y sano, y que junto a la caja había una bolsa con alimentos y pañales.

Mucha gente donó comida, ropa, juguetes al bebé que la gatita Masha protegió del frío. El bebé permaneció en el hospital mientras las autoridades indagaban el suceso.

Si Masha no hubiera tratado de mantenerlo caliente, ¿quién sabe qué podría haber ocurrido?

Masha, quien ya era muy popular en su vecindario, se volvió aún más consentida por esta noble y desinteresada acción. Sin duda que su gran sentido de protección es una fuente de inspiración para los seres humanos.

Mira el video a continuación:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

¿Te gustó este artículo?

Entonces te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS