Este es el martillo que tiene locos a los científicos. ¿Quién lo creó hace 100 millones de años?

Por La Gran Época
31 de Diciembre de 2017 Actualizado: 17 de Mayo de 2019

En la década de 1930 en la ciudad de Londres, cerca de Red Creek, Texas, se descubrió un martillo de hierro incrustado en una roca, pero lo impactante es que según las investigaciones el martillo puede tener una antigüedad de más de 100 millones de años. ¿Es realmente posible que este martillo fuera creado millones de años antes que los humanos? ¿Cómo llegó allí? 

La historia de este “martillo de Londres”, cómo ha sido nombrado después de su hallazgo, data de 1934, cuando cerca de la ciudad de Londres, en Texas, se hizo un peculiar descubrimiento.

En junio de ese año Max Hahn y su esposa Emma caminaban por Red Creek, cerca de su casa en Londres, Texas, cuando vieron un pequeño trozo de roca con un pedazo de madera que sobresalía de su interior.

Aunque quedaron intrigados por el objeto, la pareja decidió dejarlo intacto hasta 1946 cuando su hijo George decidió machacar la roca para inspeccionar su interior.

Carl Baugh, quien tiene posesión del artefacto, anunció que después de las pruebas realizadas en el laboratorio de Columbus, Ohio, mismo lugar donde fueron evaluadas las rocas de la Luna para la NASA, determinó que la cabeza del martillo está hecha de 96,6 por ciento de hierro puro, 2,6 por ciento de cloro y  0,74 por ciento de azufre y nada de carbono. El carbón usualmente se utiliza para fortalecer el hierro, por lo cuál es extraño que esté ausente en este metal, según informó La Gran Época.

La roca que rodea el martillo tendría más de 100 millones de años antigüedad, lo cuál sugiere que el martillo fue hecho antes que existieran humanos capaces de crear este tipo de objeto, algo tan impensado que se ha convertido en un enigma que ha fascinado y cuestionado a los investigadores en el mundo, pues las diversas opiniones no han dejado de surgir diferentes teorías a través del tiempo.

Según dijo el investigador Glen J. Kuban a La Gran Época, la piedra puede contener materiales que tiene más de 100 millones de años, pero que eso no significa que el martillo se formó tanto tiempo atrás.

Sin embargo, en los 80 años desde que el martillo fue desenterrado, el objeto metálico no ha mostrado signos de oxidación, convirtiéndolo en una mezcla única de metalurgia que algunos afirman ser una tecnología perdida de una antigua civilización.

Algunas páginas que suelen hablar de enigmas y datos curiosos, cómo Conspiraciones1040, mencionan que basándonos en el punto de vista de la investigación y de la ciencia aceptada, es imposible que este martillo haya sido fabricado años antes de lo estipulado. Por lo cuál está fuera de cuestionamiento que el martillo pueda ser un engaño.

Igualmente sucede con el mango del martillo, el cuál ahora es un cristal muy duro petrificado con una estructura intacta, ya que su interior se ha convertido en carbón poroso. Esta misma fuente menciona que no hay manera de explicar a través de la ciencia esta combinación de carbonización y petrificación.

Tanto los investigadores como los historiadores están divididos en dos bandos con respecto al hallazgo, uno argumenta que el artefacto es prueba de que las culturas prehistóricas existían mucho antes de lo que nos dicen los libros de historia, y el otro niega esta posibilidad.

Hay numerosas teorías sobre su origen y aún más sobre su antigüedad.

¿Podría este extraño objeto ser evidencia de una civilización anterior a lo que conoce nuestra comprensión moderna de la historia?

¿Es evidencia de una tecnología humana avanzada de un pasado remoto?

Hay muchos otros hallazgos similares de artefactos antiguos de todo el mundo; por ejemplo, hubo un tornillo de 300 millones de años de antigüedad, un “microchip” encontrado en Rusia y un supuesto reactor nuclear de 1,8 mil millones de años de antigüedad en la República de Gabón.

El “martillo de Londres” puede añadirse a la creciente lista de objetos que apuntan a una civilización del pasado con habilidades que parecen sobrepasar las de la humanidad actual.

Mira el video a continuación: 

¡Una estrella de 14,5 mil millones de años de antigüedad!

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS