Encuesta: Los padres son más propensos a educar en casa a causa de pandemia de COVID-19

Por ANNIE HOLMQUIST
19 de Mayo de 2020
Actualizado: 19 de Mayo de 2020

Parece que ha surgido una tendencia en el sector de la educación en Estados Unidos.

Oh, claro, ha habido una tendencia surgiendo en los últimos meses a medida que las personas intentan adaptarse a una educación alternativa. Sin embargo, recién ahora empezamos a darnos cuenta de lo realmente impactante que ha sido ese surgimiento.

RealClear Opinion Research publicó una nueva encuesta, que indica que las quejas que hemos estado escuchando sobre la educación en línea pueden no ser tan frecuentes como pensábamos. Cuando se les preguntó si eran “más o menos propensos a inscribir a su hijo o hija en una escuela en el hogar, en una cooperativa de educación en el hogar del vecindario o en una escuela virtual una vez que terminen los cierres”, el 41 por ciento de los padres dijeron que tenían más probabilidades de hacerlo. Solo el 31 por ciento tenía menos probabilidades de hacerlo. Ese es un aumento sorprendente en la positividad, especialmente teniendo en cuenta que solo el 3 por ciento de la población recibió educación en el hogar antes del cierre.

Pero hay algunas cifras más sorprendentes de la encuesta. La educación en el hogar, al parecer, no es algo que las personas de raza blanca deseen más que las personas de otro origen. Solo el 36 por ciento de los padres blancos dijeron que tenían más probabilidades de educar a sus hijos en casa. Para los padres hispanos, ese número era del 38 por ciento, mientras que los padres negros y asiáticos estaban en el 50 y 54 por ciento, respectivamente.

Otro hecho asombroso es que esta tendencia no es partidista. Cuarenta y seis por ciento de los demócratas dijeron que tienen más probabilidades de educar en casa, mientras que 42 por ciento de los republicanos dijeron lo mismo.

Amigos, si esos números son una indicación, estamos ante un gran cambio.

¿Por qué la favorabilidad [del estudio en casa]? La encuesta no tiene mucho sentido con relación a lo que estamos escuchando en los medios sobre lo difícil que es la educación en línea, sobre cómo los niños no aprenden nada y cómo los padres están al máximo.

Algunas teorías vienen a la mente.

Una es que los padres han intentado la educación en el hogar. Algunos, no todos, pero algunos, ven que incluso en un momento tan incierto de educación improvisada, pueden hacerlo. Si se puede hacer en un momento como este, imagine cuán efectiva podría ser esta educación con más preparación y un plan de estudios diseñado para una verdadera formación en el hogar, no uno adaptado de la educación institucional en el último momento.

Pero hay otra posibilidad. ¿Podrían los padres haberse dado cuenta de cuánto tiempo pierden sus hijos en la escuela tradicional? Otra encuesta, del Minneapolis Star Tribune, preguntó a los padres cuánto tiempo pasan sus hijos haciendo su trabajo escolar cada día en promedio. La respuesta más común fue solo tres horas. Esto es menos de la mitad de las 6.28 horas que el estudiante promedio en Minnesota pasa en cada día de educación pública. Es fácil ver cómo los padres pueden comenzar a rascarse la cabeza e imaginar cuánto más podría aprender su hijo si no está sujeto a las limitaciones que conlleva esperar que toda la clase avance.

Tales ventajas educativas son remarcadas por John Taylor Gatto, un profesor de Nueva York que fue galardonado con el premio Maestro del año, en su libro, “Armas de instrucción masiva”:

“Sé lo extraño que suena todo esto: primero te digo que leer, escribir y la aritmética son fáciles de aprender siempre y cuando no se enseñen sistemáticamente, y ahora te digo que la institución escolar muy ‘integral’ que Harvard recomendó en la década de 1950 está arruinando a nuestros hijos, no los está ayudando. Sé que los expertos le han dicho que el complicado mundo de hoy requiere más tiempo escolar, días escolares más largos, años más largos, más pruebas, más etiquetado.

“Bueno, señores, han sido engañados, y espero que su propia experiencia lo confirme con una pequeña reflexión”.

Según Gatto, “cualquier tipo de cambio que produzca un nuevo valor para nuestra sociedad a través de la escolarización implicará menos tiempo escolar, menos personal escolar, menos materiales comprados en la tienda, menos interferencia en los procesos naturales de aprendizaje”. Además, señala: “Cualquier reforma escolar que funcione, académica y conductualmente, costará mucho menos dinero de lo que estamos gastando actualmente. Implicará la fusión gradual de la escolarización con la vida comunitaria, una desprofesionalización de la empresa de aprendizaje”.

Gatto admite que es poco probable que ocurra un cambio tan positivo porque requiere “una reforma… desde abajo, no desde arriba; de millones de actos de sabotaje productivo por parte de padres y estudiantes, y sí, de maestros como yo”.

¿Adivina qué? Ese sabotaje está sucediendo. No fue planeado. No fue intencional. Pero todo Estados Unidos está probando cómo es la vida y el aprendizaje más allá de las cuatro paredes de un aula administrada por el estado, y a juzgar por esta encuesta, un buen número lo está haciendo.

¿A dónde iremos desde aquí? Sólo el tiempo dirá. Pero la educación podrá parecer muy diferente después de COVID.

¿Quieres opinar sobre tu experiencia en la educación en casa? Añade tu opinión a esta encuesta, o ¡responde en los comentarios!

Annie Holmquist es editora de Intellectual Takeout, una revista en línea y publicación hermana de Chronicles. Este artículo fue publicado originalmente en Intellectual Takeout.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

“Tenemos que sacar a la luz lo que está sucediendo para que el mundo se entere”

TE RECOMENDAMOS