Enfermera practicante de Ohio: “Nos enlistamos para esto”

Por Charlotte Cuthbertson
24 de Marzo de 2020
Actualizado: 24 de Marzo de 2020

COLUMBUS, Ohio–Los hospitales se están quedando vacíos, las cirugías electivas se cancelan y el personal se prepara para lo peor. Los únicos visitantes permitidos son los que están en situaciones de vida o muerte, y si una mujer entra en trabajo de parto, solo puede llegar con una persona de apoyo.

Una enfermera practicante que trabaja en varios de los principales hospitales de Columbus, en Ohio, dijo que las cosas están “inquietantes”.

“Se siente como la calma antes de la tormenta en este momento”, dijo a The Epoch Times el 20 de marzo. Pero el ánimo entre el personal es bueno. “Creo que entendemos que nos enlistamos para esto”.

La enfermera practicante, identificada como “Emily”, solicitó usar un seudónimo porque no está autorizada para hablar con los medios.

Están equipando al personal médico con máscaras y se les proporcionará una según sea necesario, dijo. Las máscaras y batas que generalmente se mantienen afuera de las habitaciones de los pacientes infecciosos, ahora son guardadas por las enfermeras encargadas.

“No podemos mantenerlas afuera de las habitaciones porque la gente se las lleva; los visitantes se las llevan”, dijo Emily.

“No todos están caminando por el hospital con una máscara puesta. En este momento, nos han dicho que si no sentimos que estamos en riesgo, no necesitamos una máscara o equipo de protección”.

Emily dijo que entre su personal, se están distanciando socialmente lo más que pueden, han dejado de pedir almuerzos grupales y están limpiando y barriendo todas las superficies con alcohol o lejía tres veces al día.

“Muchos de nosotros sentimos que es inevitable que contraigamos el coronavirus en algún momento”, dijo. “Entonces, ¿cómo nos aseguramos de que la mitad de nuestro personal no se enferme al mismo tiempo?”

Ella divide a su equipo por la mitad y alterna que la mitad trabaje en casa y la mitad esté en el trabajo en caso de que un grupo contraiga el virus. Ella dijo que no están siendo examinados a menos que sean sintomáticos, incluso si han estado expuestos a alguien que tiene COVID-19.

Si se hacen la prueba, le han dicho que sus resultados serán acelerados, de modo que aquellos que obtengan un resultado negativo puedan volver al trabajo.

Emily dijo que a los trabajadores de la salud se les dice que esperen un aumento en las hospitalizaciones a partir de finales de marzo. Las unidades de cuidados intensivos cuentan con planes de emergencia, y el personal y la gerencia se reúnen diariamente para actualizar los planes en función a la información más reciente.

“No soy una [persona] apocalíptica (…) La mayoría de las veces pienso, ‘va a estar bien’”, dijo. “Me asustó saber lo de Italia. Cuando escuchas, como practicante que observa cómo se pone a las personas en el respiradero, que es posible que no hayan suficientes ventiladores, eso es aterrador.

“Porque entonces, no puedes hacer lo que estás capacitado para hacer, y no puedes ayudarlos. Y eso sería muy, muy difícil”.

En Italia, los médicos tuvieron que tomar decisiones como quién de cada cuatro personas enfermas obtendría el ventilador disponible.

El 22 de marzo, el presidente Donald Trump dijo que General Motors, Tesla y Ford fueron aprobados para producir ventiladores para combatir el aumento del virus del PCCh en los Estados Unidos. The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se extendiera por toda China y creara una pandemia global.

Hospital Mount Carmel St. Ann en Columbus, Ohio, el 23 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Aplanar la curva

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, ordenó a los residentes de Ohio que se quedaran en casa durante dos semanas a partir del 24 de marzo y hasta el 6 de abril.

Durante la semana anterior, los bares y restaurantes estaban cerrados a menos que proporcionaran comida para llevar; se ordenó el cierre de peluquerías y salones de belleza; y todos los negocios no esenciales fueron cerrados.

“En este momento, estamos en un momento crucial en esta batalla”, dijo DeWine. “Lo que hacemos ahora reducirá la velocidad de este invasor para que nuestro sistema de atención médica tenga tiempo para tratar a quienes contrajeron el COVID-19 y también para tratar a quienes tienen otros problemas médicos. El tiempo es la esencia”.

Hasta el 24 de marzo, había 564 casos confirmados de COVID-19 en Ohio, con 145 hospitalizados y ocho muertes, según el portal del Departamento de Salud de Ohio .

“El objetivo de lo que estamos haciendo en este momento, con el distanciamiento social y estar en casa, es tratar de aplanar esa [curva] y hacer que sea más una joroba”, dijo Emily, describiendo el potencial aumento abrumador en hospitalizaciones

“Y creemos que puede durar un poco más, pero no será una oleada, que es lo que estamos tratando de evitar. Porque los hospitales solo pueden soportar hasta cierto punto. Por lo tanto, puede ser más difícil para nosotros en el futuro, pero no tan difícil”.

Sacrificando las vacaciones familiares

Lo desconocido es la parte más difícil de afrontar, dijo Emily. “Y un poco de miedo”.

Contó de que ha escuchado historias de trabajadores de la salud en Nueva York que trabajan turnos de 48 horas. Nueva York es el área más afectada hasta ahora en el país, con más de 20.000 casos confirmados hasta el 24 de marzo.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ordenó un aumento del 50 por ciento en la capacidad del hospital, y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias está estableciendo un hospital temporal de 1000 camas en el Centro Jacob K. Javits de la ciudad de Nueva York para manejar la afluencia esperada.

Al necesitar prepararse para la oleada de Ohio, Emily ya ha sacrificado sus vacaciones familiares. Su esposo y sus tres hijos pequeños se fueron sin ella la semana pasada.

“Se suponía que todos íbamos a las vacaciones de primavera y luego, cuando todo esto sucedió, se hizo evidente que probablemente no iba a poder viajar, solo por la necesidad de planificar todo esto y estar aquí para no saber exactamente cuándo todo esto va a golpear”, dijo ella.

“Así que fue difícil, pero le dije a mi esposo: ‘Tienen que ir. No sé cuánta exposición voy a tener y cuánto riesgo voy a tener. De esta manera no me expondrás, y si me enfermo, puedo ponerme en cuarentena y no tengo que preocuparme por decirles a mis hijos que se mantengan alejados de mí”’.

Señales que indican a las personas qué hacer en un área de prueba de detección de virus del PCCh en el campus de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, Ohio, el 22 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Cambio cultural

Emily fue enfermera durante el brote de SARS en 2003 y la pandemia de H1N1 en 2009, y dijo que las respuestas no estaban cerca del grado que estamos viendo hoy.

“Se preocuparon, pero nunca llegó a la parte en la que estamos ahora tratando de preparar a todos, asegurándose de que todos estén preparados para las máscaras, asegurándose de que todos sepamos cuál es el proceso, todo eso”, dijo.

El mayor problema esta semana, dijo, ha sido tratar con personas que quieren hacerse la prueba, pero no necesitan serlo.

“Es un gran cambio de cultura y un gran cambio de mentalidad, porque la atención de la salud se ha convertido en mucho sobre el servicio al cliente y la satisfacción del cliente”, dijo.

Ella dice que las personas están asustadas y aparecen con ganas de hacerse la prueba, a pesar de que no cumplen con los criterios de prueba. Emily dijo que la preocupación es que, al usar la prueba en una persona joven y saludable, esa prueba no esté disponible para alguien que realmente la necesita.

Y la persona joven y sana recibirá la misma instrucción: irse a casa, descansar y distanciarse socialmente.

“Pero lograr que la gente se dé cuenta de eso es muy difícil. Debido a que mucha gente entra a la sala de emergencias: “No me siento bien y tienen que mantenerme aquí hasta que descubras lo que está mal’. Y esa es una mentalidad”, dijo ella.

La carga sobre los hospitales no está relacionada con virus, dijo.

“Todavía hay personas que necesitan estar en el hospital por otras razones”, dijo.

“Esto va a sonar mal, pero elegimos la carrera de medicina para este tipo de cosas, para ayudar a las personas, no para hablar sobre si son pacientes ambulatorios u hospitalizados, o cómo funcionará su facturación o qué cubre su seguro”.

“Así que esto es bueno desde ese punto de vista: nunca es bueno tener una pandemia o que la gente se enferme, pero es bueno poder hacer algo para lo que yo entrené”.

A continuación

Residente encerrada informa nuevos casos de virus del PCCh desde Wuhan

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS