Enfermeras advierten de la escasez de personal debido a la vacunación obligatoria contra la COVID-19

Los despidos y las bajas laborales podrían ser "devastadores" para las comunidades
Por Allan Stein
26 de Agosto de 2021 1:33 PM Actualizado: 26 de Agosto de 2021 1:33 PM

La escasez de enfermeras y personal sanitario en todo el país podría agravarse pronto, ya que miles de trabajadores se enfrentan a la pérdida de sus puestos de trabajo por negarse a cumplir con la nueva vacunación obligatoria contra la COVID-19.

“Será realmente terrible. Ya estamos faltos de personal”, dijo una veterana enfermera registrada que trabaja en un centro de salud al norte de Seattle.

Ella dijo que perderá su trabajo después de que la vacunación obligatoria de su empleador entre en vigor el 31 de agosto, a menos que cumpla con el requisito.

Calcula que hasta 400 —el 20 por ciento— de los 2500 empleados del centro de salud se niegan a vacunarse. Ese número probablemente se reducirá debido a las dificultades financieras derivadas de la pérdida de puestos de trabajo, dijo, aunque “incluso perder el 5 por ciento sería devastador para la comunidad”, dijo a The Epoch Times.

La enfermera, que habló bajo condición de anonimato, dijo que su única solución es que su empleador le conceda una exención religiosa, lo que parece poco probable en este momento.

“Parece que van a rechazar mi exención religiosa. Necesitan más información, pero no me dicen qué información van a necesitar. Esto me pone en una situación realmente difícil”, dijo. “Tengo dos padres [ancianos] que viven conmigo. Sería extraordinariamente perturbador trasladarlos. Me da mucho miedo intentar empezar de nuevo en otro sitio”.

Stephanie Thorpe, enfermera titulada en el sistema UCHealth Colorado, también está atrapada entre la espada y la pared por la orden de vacunación obligatoria de su empresa.

Thorpe dijo que ella también podría perder su trabajo si su solicitud de exención religiosa es denegada.

UCHealth informa que más del 92 por ciento de los 26,000 empleados de todo el sistema están totalmente vacunados contra la COVID-19.

Eso deja un 8 por ciento reticente que rechaza las vacunas.

Estos profesionales médicos —entre ellos Thorpe— tendrán hasta el 1 de septiembre para cumplir con la vacunación obligatoria de UCHealth el 1 de octubre, o de lo contrario se enfrentarán a medidas disciplinarias que pueden llegar a incluir el despido.

“Lo permitimos si hay una exención religiosa o una exención médica también”, dijo la portavoz de UCHealth Kelly Tracer. “UCHealth ha estado enfrentando los mismos desafíos de personal que los hospitales de todo el país, definitivamente. Es una escasez nacional”.

Thorpe calcula que unos “doscientos” empleados que se oponen a la vacunación obligatoria “están dispuestos a abandonar [el trabajo]” por las vacunas.

“Ahora mismo, [UCHealth] está trabajando con poco personal en muchos centros”, dijo a The Epoch Times.

Thorpe dijo que incluso si un pequeño porcentaje de empleados de UCHealth son despedidos o abandonan el trabajo, su salida podría ser trascendental.

“Me preocupa que las personas que se vacunan y se quedan se lleven la mayor parte de la carga de trabajo”, dijo Thorpe. “Ahora ni siquiera podemos conseguir gente para cubrir los puestos. Podría llegar a ser muy aterrador”.

Sin embargo, UCHealth afirma que en los últimos seis meses se han contratado a más de 4400 nuevos empleados, entre ellos 1100 nuevas enfermeras.

“Nuestras orientaciones para nuevos empleados a menudo tienen cientos de personas en cada clase, y hoy, tenemos alrededor de un 7 por ciento más de empleados que en esta época el año pasado”, dijo UCHealth en una declaración. “Estos nuevos empleados están marcando la diferencia, pero especialmente cuando nuestros hospitales están tan llenos como en este momento, la contratación de empleados y la retención de nuestros empleados actuales son las principales prioridades para nosotros”.

Sin embargo, no son solo algunos empleados de UCHealth los que rechazan la vacuna y los que pronto podrían unirse a las filas del paro.

Una lista parcial de otros sistemas hospitalarios de EE. UU. que han impuesto o planean imponer la vacunación a sus empleados incluye la Red de Salud Allegheny (19,000 empleados) en Pensilvania, la Red de Salud Banner (52,000) en Arizona, el Centro Médico Dartmouth-Hitchcock (13,000) en New Hampshire, Kaiser Permanente (216,000) en California, Ascension Health (160,000) en Misuri, Advocate Aurora Health (75,000) en Illinois, Bay State Health (12,000) en Massachusetts y New York-Presbyterian (20,000) en Nueva York.

El CEO de Ballad Health Care, Alan Levine, dijo a varios periodistas que obligar a vacunar al 38 por ciento restante de los trabajadores no vacunados del sistema de 22 hospitales probablemente empeoraría la actual escasez de enfermeras.

Si bien al menos un medio de comunicación se refirió a los profesionales médicos que se niegan a recibir las vacunas como “poco probables” por sus conocimientos y formación médica, varias enfermeras entrevistadas por The Epoch Times dijeron que es su formación científica la que les hace dudar.

La enfermera de Washington dijo que hay “mucha desconfianza en la vacuna y en el relato de los medios de comunicación ‘segura y eficaz'”.

“Hay muchos médicos creíbles”, dijo, “y están siendo rechazados” por la comunidad médica porque se oponen a las inyecciones de ARNm.

Otra enfermera titulada, en Virginia, dijo que prefirió avisar a su empleador antes que verse obligada a ponerse la vacuna.

“Se trata de un nuevo tipo de vacuna: una vacuna de ARNm que nunca antes se había utilizado en humanos”, dijo a The Epoch Times bajo condición de anonimato. “Es diferente a cualquiera de las otras vacunas”.

“No estoy en contra de las vacunas”, dijo. “Animo a la gente a ponerse las vacunas que han sido estudiadas durante años. No creo que esté siendo hipócrita al decir que estoy a favor de las vacunas, pero no a favor de esta vacuna”.

Al igual que Thorpe, la enfermera dijo que la vacunación obligatoria contra la COVID-19 agravará la escasez de personal sanitario.

“¿Quién va a atender a la gente con la afluencia [de la COVID-19]? Solo se puede trabajar con poco personal hasta cierto punto sin comprometer la seguridad de los pacientes”, dijo.

Para ilustrar su punto, la enfermera dijo que recientemente le ofrecieron un puesto en un centro de salud sin necesidad de una entrevista. La oferta fue anulada cuando ella se negó a cumplir con la vacunación obligatoria de la empresa.

“Llevo más de 10 años en la atención sanitaria. Nunca me han hecho una oferta de trabajo antes de una entrevista”, dijo.

Actualmente, hay casi 4 millones de enfermeras registradas en Estados Unidos. Sin embargo, la necesidad de contratar a miles más estaba presente incluso antes de la pandemia.

“Si no se toman medidas decisivas, las enfermeras ejercerán bajo un estrés cada vez mayor. A medida que el sistema sanitario se ve sometido a la presión de una población que envejece y a la presión derivada de un mayor acceso a la sanidad pública, serán las enfermeras las que sientan sobre sus hombros el peso de la responsabilidad de los pacientes”, según la Asociación de Enfermeras Estadounidenses (ANA).

La ANA añade que en 2022 habrá “muchos más puestos de trabajo de enfermeras registradas” que en cualquier otra profesión.

Con más de 500,000 enfermeras registradas (RN) experimentadas que se jubilarán en 2022, la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. prevé la necesidad de 1.1 millones de nuevas RN para reemplazar a las que se han jubilado y evitar una escasez de enfermeras.

Según la Asociación de Colegios Médicos Estadounidenses (AAMC), también se estima que en Estados Unidos habrá una escasez de entre 37,800 y 124,000 médicos para 2034, lo que incluye un déficit tanto en la atención primaria como en la especializada.

“La pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto muchas de las disparidades más profundas en materia de salud y acceso a los servicios sanitarios, y ha dejado al descubierto las vulnerabilidades del sistema de atención sanitaria”, afirmó el presidente y CEO de la AAMC, David J. Skorton, en una declaración.

Para salvar la brecha, los hospitales y los sistemas sanitarios ofrecen ahora diversos incentivos para atraer a personal de enfermería cualificado.

En el Hospital de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, por ejemplo, un reciente anuncio de empleo buscaba un enfermero jefe de equipo clínico con experiencia, con una bonificación de 15,000 dólares de entrada.

En todo el país, una enfermera especializada puede ganar entre 70,000 y 130,000 dólares, e incluso más en estados como California.

En Arizona, hay actualmente un total de 75,600 enfermeras para atender a una población envejecida que sigue creciendo.

Ann-Marie Alameddin, presidenta y CEO de la Asociación de Hospitales y Asistencia Sanitaria de Arizona, dijo que la escasez se debe principalmente a la jubilación de las enfermeras y al desgaste normal, así como al agotamiento por la COVID-19.

Solo “un puñado” de hospitales en Arizona exigen actualmente la vacuna contra la COVID-19 como condición para el empleo, dijo Alameddin a The Epoch Times.

“Esto se está convirtiendo en una pandemia de los no vacunados”, dijo, y comparó a los empleados que se vacunan con el cumplimiento de un “contrato social” para mantener a la gente a salvo.

Jennifer Bridges, antigua enfermera del Hospital Metodista de Houston, dijo: “Lo que realmente da miedo es que ahora [los hospitales] están obligando [a vacunarse], como en todas partes”.

“Quiero decir que varias enfermeras y otros empleados se están poniendo en contacto conmigo desde muchos estados diferentes y por todas partes ahora mismo. Y muchos de ellos no van a ponerse [la vacuna]” o están siendo despedidos o buscando una exención. “Muchas veces deniegan las exenciones, así que solo va a crear más escasez en todo el tablero”, dijo Bridges.

En junio, un juez federal desestimó una demanda presentada por 117 empleados del Hospital Metodista de Houston que demandaban al sistema hospitalario por imponer a los trabajadores la vacuna contra la COVID-19.

Sin embargo, el coste social de las vacunas obligatorias que se están aplicando no tiene nada que ver con la salud o la seguridad pública, dijo la enfermera de Washington.

“Es realmente impactante y devastador para mí. Voy a perder a toda una serie de personas [vacunadas] a las que considero amigas. Siento que estoy pasando por este sentimiento de pena. Me asusta mucho lo que esto significa para la sociedad”, dijo.

Zachary Stieber contribuyó a la elaboración de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.