El método de enfermero guatemalteco para atender a sus pacientes es viral: “los niños no le lloran”

Por CELESTE ARMENTA - LA GRAN ÉPOCA
21 de Septiembre de 2019 Actualizado: 22 de Septiembre de 2019

Trabajar en el área de la salud sin perder la bondad y la alegría, es todo un reto debido a la responsabilidad que conlleva tener bajo cuidado el bienestar de alguien más. Esto es muy claro para un enfermero de Guatemala que se ha ganado el corazón de sus pacientes por su vocación de servicio.

Luis Eduardo es un enfermero originario de Guatemala que trabaja en el Hospital Nacional de Chimaltenago, y que en los últimos días se ha hecho famoso por realizar su trabajo de una manera que muchos en la rutina diaria han olvidado: él tiene una vocación de servicio impecable.

En un ambiente de hospital, donde las personas llegan cuando no hay otra alternativa, Luis se ha convertido en un oasis para sus asustados pacientes. Principalmente porque trabaja en el área de pediatría con niños pequeños.

La publicación del Facebook Caritas Patzun hizo viral su gran labor profesional, donde cientos reafirmaron el gran trabajo de Luis.

“Los niños lo adoran; él pasa el medicamento y los niños no le lloran […] Él merece ser publicado también. Hay cosas buenas en el servicio de pediatría, que Dios bendiga al enfermero de blanco”.

Luis Eduardo comenta que para su profesión es primordial tener “valores y principios” y que si se va a escoger esa carrera, es porque realmente la persona está segura de la decisión que está tomando, según reportó Deguate, un medio local de Guatemala.

“No es como los demás amargados”, dice la publicación en Caritas Patzun, a lo que Luis responde que esa es justamente la opinión de muchas personas, pero no necesariamente es así. Y Luis Eduardo aprovecha cada oportunidad con sus pacientes para cambiar esa mala imagen.

El testimonio publicado en Facebook comentó que el enfermero “es un amor” y que luego de estar muchos días en el hospital, “cuando él llegaba, todos los papás le dábamos gracias a Dios”.

Y Luis asegura sentirse bien cuando sus pacientes son atendidos como lo merecen, ya que para él es como atender a alguien de su propia familia. Como recompensa, los pacientes le responden con una sonrisa y cooperan cuando pasa a monitorearlos, enfatizó Deguate.

La admiración a este profesional de la salud es expresada por los usuarios de redes sociales:

“Hay enfermeros que realizan su labor por vocación y muchos por profesión, pero el que es de vocación es un ángel, lo digo por mis enfermeros y enfermeras que me trataron en los momentos que estuve en los hospitales […] y que bueno que tenemos en Chimaltenango un buen enfermero”, publicó un usuario.

“Este enfermero en verdad es un instrumento que se deja usar por Dios, admiro su amor, su paciencia y conocimiento, que se puede decir que trabaja por vocación y verdadero amor al prójimo y no solo por un salario, lo que él hace no se puede pagar ni con todo el oro del mundo”, comentó otro usuario.

Siendo fiel a sus valores, Luis Eduardo lanza una consigna a sus colegas: “Que nos esmeremos en el servicio, y que Dios tarde o temprano nos lo va a recompensar”.

El médico solo usa sus manos para reposicionar manualmente al bebé

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.
TE RECOMENDAMOS