Entrenador de fútbol estudiantil pide a la Corte Suprema defender su derecho a orar al fin del partido

Por Mark Tapscott
18 de Septiembre de 2021
Actualizado: 18 de Septiembre de 2021

Un exentrenador de fútbol americano de una escuela secundaria pública del estado de Washington, que perdió su trabajo por orar al final de los partidos con sus jugadores, está pidiendo a la Corte Suprema que afirme su derecho a arrodillarse en los eventos.

En un recurso de certiorari presentado ante el Alto Tribunal a principios de esta semana, los abogados del exentrenador de fútbol del Distrito Escolar de Bremerton (BSD), Joe Kennedy, dijeron a los jueces que su defendido perdió su trabajo por hacer una oración por lo que los dos tribunales federales inferiores cometieron un error al no defender sus derechos de la Primera Enmienda.

“El peticionario Joseph Kennedy perdió su trabajo como entrenador de fútbol en una escuela secundaria pública porque se arrodilló y rezó una oración en silencio para sí mismo en el centro del campo después de que el juego terminara”, dice el recurso.

“Tras examinar una petición interlocutoria en la que Kennedy solicita la revisión de la negativa de los tribunales inferiores a concederle una medida cautelar, cuatro miembros de esta Corte observaron que ‘la comprensión del Noveno Circuito de los derechos de libertad de expresión de los profesores de escuelas públicas es preocupante y puede justificar su revisión en el futuro’, así mismo concluyeron que [la Corte Suprema] podría suspender su maniobra hasta que los tribunales inferiores determinen definitivamente la razón del despido de Kennedy”.

“La declaración también señala que Kennedy tenía una reclamación entonces no abordada en virtud de la Cláusula de Libre Ejercicio. En la devolución, los tribunales inferiores determinaron —y el distrito escolar finalmente estuvo de acuerdo— que Kennedy perdió su trabajo únicamente por su expresión religiosa. Sin embargo, el Noveno Circuito volvió a fallar en su contra.

“El tribunal no solo redobló su ‘preocupante’ razonamiento sobre la libertad de expresión, que transforma prácticamente todo el discurso de los empleados de las escuelas públicas en un discurso gubernamental carente de toda protección de la Primera Enmienda, sino que llegó a la notable conclusión de que, incluso si la oración de Kennedy era una expresión privada protegida por las cláusulas de libertad de expresión y de ejercicio (que sin duda lo era), la Cláusula del Establecimiento exigía no obstante su supresión”.

Kennedy está representado por abogados del First Liberty Institute, un bufete de abogados de interés público con sede en Plano, Texas, especializado en litigios sobre libertad religiosa, y por el bufete Kirkland & Ellis de Washington, D.C.

Según los abogados de Kennedy, el caso presenta dos cuestiones constitucionales importantes.

“Si un empleado de una escuela pública que dice una oración breve y silenciosa por sí mismo mientras está en la escuela y es visible para los estudiantes que están participando en un discurso gubernamental, carece de cualquier protección de la Primera Enmienda”, y “Si, asumiendo que tal expresión religiosa es privada y está protegida por las Cláusulas de Libertad de Expresión y de Libre Ejercicio, la Cláusula de Establecimiento, sin embargo, obliga a las escuelas públicas a prohibirla”, dicen las preguntas.

La Cláusula de Establecimiento es la sección de la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU. que dice que el Congreso “no hará ninguna ley respecto al establecimiento de la religión”. El texto continúa diciendo que el Congreso no hará ninguna ley “que prohíba el libre ejercicio” de la religión.

Si el Alto Tribunal acepta el caso lo primero que se escucharían serían los argumentos orales, para la primavera de 2022, y posiblemente se anunciaría una decisión en julio de 2022. También es posible que la decisión se produzca más adelante, durante la campaña de las elecciones al Congreso de 2022.

El recurso señala que los jueces deberían aceptar el caso de Kennedy porque la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EE.UU. violó tres doctrinas fundamentales relativas a la garantía de la Primera Enmienda sobre el libre ejercicio de la religión.

“La Corte se las arregló para estropear tres líneas separadas de la jurisprudencia de la Primera Enmienda de un solo golpe, destripando los derechos de libertad de expresión y de libre ejercicio de los profesores y entrenadores de las escuelas públicas para evitar una preocupación de la Cláusula de Establecimiento Potemkin”, argumenta el recurso.

Hace tres mandatos, cuatro jueces [de la Corte Suprema] indicaron que uno solo de esos errores constitucionales podría ser suficiente para justificar una revisión plenaria en un expediente completo. El caso para el certiorari en esta coyuntura es abrumador: El expediente está ahora completo; la decisión de abajo es ahora definitiva; y el Noveno Circuito ha redoblado su conclusión altamente preocupante sobre la libertad de expresión y ha añadido conclusiones sobre el libre ejercicio y el establecimiento que son indefendibles. La decisión resultante es una triple amenaza para la libertad individual y los valores de la Primera Enmienda”, añadió.

Durante el litigio en el tribunal inferior, los abogados del Distrito Escolar de Bremerton (BSD) negaron que Kennedy fuera despedido por ejercer sus derechos de la Primera Enmienda, sino más bien porque insistió en hacerlo en público inmediatamente después de los partidos, cuando los espectadores y los estudiantes todavía estaban en las gradas.

Kennedy “fue disciplinado solo después de que el BSD intentara en vano llegar a un acuerdo con él después de que [en una carta de su abogado] exigiera el derecho a orar en el centro del campo de fútbol inmediatamente después de la conclusión de los partidos mientras los jugadores estaban en el campo y el público todavía estaba en las gradas”, alegaron los abogados del Distrito Escolar de Bremerton.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS