Entrevista con el escritor brasileño Olavo de Carvalho: Bolsonaro y la reacción de los comunistas

Por J.R. Nyquist
26 de Octubre de 2018 Actualizado: 26 de Octubre de 2018

Olavo de Carvalho es escritor, profesor y crítico de la izquierda política en Brasil. Es también una de las principales voces del renacimiento conservador de Brasil.

J.R. Nyquist: Es un placer hablar con usted, Olavo. Tal vez pueda decirnos qué está pasando en Brasil.

Olavo de Carvalho: Saben, los comunistas y marxistas siempre condenaron a la burguesía, diciendo que definían a la democracia solo por rasgos legales y formales, sin tener en cuenta la sustancia de las relaciones de poder. Siempre decían eso. Pero ahora en Brasil los comunistas están usando el sistema formal de poder y legalidad. Se esconden detrás del formalismo para hacer invisibles las relaciones de poder.

Todos los estudios de opinión muestran que la mayoría de la población brasileña –alrededor del 70 u 80 por ciento– es extremadamente conservadora, especialmente desde el punto de vista moral y religioso. En un país donde la mayoría de la población es conservadora, no había partido conservador (hasta hace poco), no hay periódico conservador, no hay canal de televisión conservador, no hay universidad conservadora, ¡no hay nada conservador! Por lo tanto, la mayoría de la gente no tiene forma de expresar su opinión. Esta es una relación real de poder. Pero formalmente, legalmente, somos una democracia, así que los comunistas adoptaron el “ardid burgués” de esconderse detrás de las formalidades para hacer invisibles las verdaderas relaciones de poder.

Sr. Nyquist: ¿Está diciendo que el Partido de los Trabajadores es una pantalla para los comunistas?

Sr. Carvalho: No, ellos son el Partido Comunista. No podemos ocultarlo más. Hace poco leí un libro del actual candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, titulado “En defensa del socialismo”. En 1998 escribió una especie de actualización del “Manifiesto Comunista”. Utilizó algunas cosas de la Escuela de Frankfurt y propuso una nueva estrategia para el Partido de los Trabajadores. No es algo nuevo. Es la misma estrategia propuesta décadas antes por Herbert Marcuse y otros. Pero él dice que es nuevo; y todo lo que dice es que la verdadera práctica del Partido de los Trabajadores es seguir el “Manifiesto Comunista”. Es el propio Haddad quien dice esto, no yo.

Sr. Nyquist: De modo que Brasil está luchando contra un poder comunista que se metió en el gobierno.

Sr. Carvalho: Pero no solo controlan al gobierno. Controlan todos los medios de comunicación, con una o dos pequeñas excepciones. Controlan todas las universidades. Controlan todas las instituciones culturales. Controlan prácticamente todo. La gente no tiene un canal para expresar su opinión. La razón por la que tanta gente salió a las calles a gritar y a protestar es porque es su único recurso.

Sr. Nyquist: Y ahora Jair Bolsonaro es el candidato de un nuevo partido político, que es conservador, y está amenazando con derrocar el control comunista del Poder Ejecutivo del gobierno federal de Brasil. ¿Es eso cierto?

Sr. Carvalho: Sí, así es. Por supuesto, los comunistas están reaccionando violentamente, acusando a Bolsonaro de ser un fascista, un nazi, etc. Incluso están creando algunos falsos crímenes nazis para acusarlo. Estas acusaciones son ridículas e infantiles.

Sr. Nyquist: ¿Y los medios de comunicación brasileños presentan estas acusaciones?

Sr. Carvalho: Todos los medios de comunicación les dan espacio. No es solo Haddad quien dice esto. Son todos los grandes periódicos, los grandes canales de televisión, etc. Dicen que hubo más de 50 crímenes nazis en los últimos días. Pero nada de esto ha pasado.

Sr. Nyquist: Entonces, ¿es una campaña de calumnias?

Sr. Carvalho: Una campaña de calumnias, no solo en Brasil, sino que tienen apoyo en todo el mundo, en Estados Unidos y Europa. Hay una campaña mundial de calumnias en marcha. Alguien publicó en mi Facebook una lista de más de 200 medios de comunicación que calumniaron a Bolsonaro de todo el mundo. Es un asunto muy serio. Por otro lado, Bolsonaro sufrió un atentado contra su vida y la investigación no aparece en ningún medio de comunicación. Silencio total.

Sr. Nyquist: Los medios de comunicación aquí en Estados Unidos no ofrecieron muchos detalles. Dijeron que Bolsonaro fue apuñalado. Eso fue todo lo que oímos.

Sr. Carvalho: El tipo que intentó asesinarlo, Adelio Bispo de Oliveira, era miembro del PSOL, que es el Partido Socialismo y Libertad. Es una especie de partido comunista.

Sr. Nyquist: Primero los socialistas calumnian a Bolsonaro, luego intentan asesinarlo.

Sr. Carvalho: Sí, sí, sí.

Sr. Nyquist: ¿De qué tienen tanto miedo?

Sr. Carvalho: Han cometido tantos crímenes en el poder que no pueden permitir que otro partido tome el poder ahora, porque saben que serán castigados.

Sr. Nyquist: ¿Existe una amenaza de guerra civil en Brasil?

Sr. Carvalho: No, porque la gente no tiene armas. Serán una presa fácil. Esto no es una guerra civil.

Sr. Nyquist: ¿El ejército no protegerá al pueblo?

Sr. Carvalho: Realmente no creo que sigan las órdenes de disparar a la gente. Pero tampoco se movilizarán para defender al pueblo. Todos los generales del ejército han estado muy inactivos durante estos años. En los años 90 di varias conferencias en instituciones militares en Brasil. Le expliqué todo lo que estaba pasando y todo lo que podría pasar. Todas mis advertencias se hicieron realidad. El Partido de los Trabajadores hizo todo lo que predije. Era inútil. Los militares permanecieron inactivos porque fueron tan criticados en la prensa que se inhibieron. Ahora son tímidos.

Sr. Nyquist: Dada la situación que usted describe, Bolsonaro y quienes lo apoyan deben ser muy valientes.

Sr. Carvalho: Muy, muy valientes. Y otra cosa, ¡no tienen dinero! El otro lado tiene mucho dinero. Son financiados por bancos brasileños, por bancos internacionales, etc. No hay límite en la cantidad de dinero que pueden usar. ¡Y Bolsonaro no tiene dinero! La mayor parte de su campaña se realizó a través de Internet, a través de blogs y Facebook.

Sr. Nyquist: ¿Y está por delante en las encuestas?

Sr. Carvalho: ¡Sí! Está por delante en las encuestas. Y la primera vuelta de la votación muestra una participación mayor de la esperada.

Sr. Nyquist: ¿Hubo trampas en la primera ronda de votación presidencial?

Sr. Carvalho: Hubo 16.000 casos de irregularidades en la votación. Y todas estas irregularidades fueron en contra de Bolsonaro. Las máquinas de votación tienen algunos prejuicios en su contra.

Sr. Nyquist: ¿Eran máquinas de votación venezolanas?

Sr. Carvalho: Sí, sí. Exactamente. Las máquinas Smartmatic. Y el gobierno anunció que quien hablara de fraude sería castigado. Así que nadie se atreve a hablar de fraude. El fraude electoral en sí no es un delito en Brasil. El crimen es exponer el fraude. Así que ahora tendrán que arrestar a 16.000 personas por reportar fraude electoral.

El Partido de los Trabajadores se da el derecho de cometer fraude y permanecer impune. ¿Cómo puede la gente creer que estamos en una democracia cuando el gobierno amenaza con enviar a la cárcel a cualquiera que descubra un fraude electoral?

Sr. Nyquist: Sin embargo, Brasil fue testigo de la creación de un partido político conservador cuando no existía ninguno, y el candidato conservador está a la cabeza de las encuestas. Pareciera que, a pesar de todo, el pueblo brasileño está a la altura de las circunstancias.

Sr. Carvalho: Por primera vez, entre 2013 y 2015, el pueblo se levantó como si fuera un solo hombre, en contra de todas estas cosas. Fue un momento muy heroico. Una cosa muy hermosa para ver. Y ahora la candidatura de Bolsonaro es una continuación natural de ese movimiento, un segundo capítulo de este movimiento. Yo lo llamo la Revolución Brasileña.

Sr. Nyquist: ¿Cómo llegó la élite brasileña a estar bajo el control marxista?

Sr. Carvalho: En los años 60, los comunistas adoptaron la estrategia de Antonio Gramsci: ocupar los espacios [culturales]. Trabajaron poco a poco, con mucha paciencia, ocupando todos los espacios [culturales] y expulsando a todos sus enemigos. Les llevó más de 50 años. Durante mucho tiempo fui una voz solitaria. Pero ya no más. Muchos de mis lectores y estudiantes escriben libros y blogs. Algunos de ellos son muy buenos.

Sr. Nyquist: Y los medios de comunicación de élite no los reconocerán.

Sr. Carvalho: Exacto, porque toda la historia de esta potencia izquierdista en Brasil es también la historia de la destrucción de la alta cultura en Brasil. Destruyeron todo. En los años 60 teníamos grandes pensadores y escritores.

El Partido de los Trabajadores, cuando nació, prometió destruir a la élite, lo que llamaron “El Establishment”. Leyeron un libro del gran sociólogo brasileño Raymundo Faoro, “Los dueños del poder”. Él demostró que Brasil es un país donde la gente no tiene ninguna oportunidad. Y el Partido de los Trabajadores apareció prometiendo destruir a la élite.

Pero, al mismo tiempo, adoptaron la estrategia de Antonio Gramsci. Esta estrategia consistía en que el Partido se convirtiera en la élite. Querían hacer la revolución de Faoro usando los métodos de Gramsci. Esto es imposible.

Sr. Nyquist: ¿Y qué hay de la influencia comunista china en Brasil?

Sr. Carvalho: Sí. Los chinos están comprando todo en Brasil. No podemos medir el alcance de la potencia china en Brasil. Es algo enorme.

Sr. Nyquist: ¿Están los chinos apoyando al Partido de los Trabajadores?

Sr. Carvalho: Claro, claro, y también los iraníes.

Sr. Nyquist: Y si Bolsonaro gana las elecciones, ¿qué cambios traerá?

Sr. Carvalho: Primero, tendrá que reprimir a los narcotraficantes. Los narcotraficantes ganan mucho dinero. Sobornan a todo el mundo. Controlan una gran parte del país. Este es el primer problema. Brasil tiene 70.000 asesinatos al año. Esto significa tres guerras iraquíes en un año.

Sr. Nyquist: ¿Y eso se debe a los [narcotraficantes]?

Sr. Carvalho: Sí, y los [narcotraficantes] están protegidos por el Partido de los Trabajadores y el gobierno.

Sr. Nyquist: ¿Así que los comunistas están usando el narcotráfico y el crimen organizado?

Sr. Carvalho: Sí. Casi todo el monopolio del narcotráfico en Brasil pertenece a las FARC, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. El narcotraficante brasileño Fernando Beira-Mar confesó que cada año compraba armas para las FARC y las cambiaba por 200 toneladas de cocaína para distribuirlas en el mercado brasileño. Así que se puede concluir que las FARC tienen el monopolio del mercado de drogas en Brasil.

Bueno, las FARC son miembros del Foro de San Pablo, que es una organización de 200 partidos que son todos comunistas. Es la nueva Internacional Comunista en América Latina. Fue fundada y presidida por Lula da Silva, presidente del Partido de los Trabajadores. Así que todos son socios: las FARC, el Partido de los Trabajadores, etc.

Sr. Nyquist: Así que su objetivo, como nueva Internacional Comunista de América Latina, es repetir lo que le hicieron a Venezuela en Brasil, y en Colombia, y en Bolivia, y en Argentina…

Sr. Carvalho: En toda América Latina. Y ningún otro país, después de Venezuela, está en una posición tan peligrosa como Brasil.

Sr. Nyquist: Si pudiera asesorar al Presidente Trump y decirle una cosa sobre la situación de Brasil, ¿qué le diría?

Sr. Carvalho: Yo le diría que no se puede permitir que toda Latinoamérica caiga en manos de los comunistas. Esto sería la muerte de los Estados Unidos. Es una situación muy peligrosa, incluso para los estadounidenses.

J.R. Nyquist fue  columnista de WorldNetDaily, SierraTimes y Financial Sense Online. Es autor de los libros “Los orígenes de la cuarta Guerra Mundial” y “El Tonto y su Enemigo”, así como coautor de “Las Nuevas Tácticas de la Guerra Global”.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS