Enviado de Canadá denuncia la persecución del régimen chino a Falun Gong durante revisión de la ONU

Por Andrew Chen
24 de Enero de 2024 11:36 PM Actualizado: 25 de Enero de 2024 12:07 AM

El representante de Canadá ante las Naciones Unidas criticó a China por su persecución a los practicantes de Falun Gong, así como por otras violaciones de derechos humanos, durante una reciente sesión de revisión por pares del historial de derechos humanos.

Leslie Norton, embajador y representante permanente de Canadá ante las Naciones Unidas en Ginebra, formuló varias recomendaciones relativas a los derechos humanos en China. Entre ellas, la petición de que el régimen comunista “ponga fin a todas las formas de desapariciones forzadas, dirigidas contra los defensores de los derechos humanos, las minorías étnicas y los practicantes de Falun Gong”.

Norton hizo estos comentarios el 23 de enero, durante la sesión de revisión de China en el Examen Periódico Universal (EPU) de la ONU. El EPU es un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos que obliga a cada Estado miembro de la ONU a someterse a una revisión por pares de su historial de derechos humanos aproximadamente cada cuatro años.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual arraigada en las tradiciones budistas que incluye ejercicios de meditación y enseñanzas morales basadas en los principios de “Verdad, Compasión y Tolerancia”. Durante los últimos 24 años, los practicantes de esta disciplina han sido blanco constante de una brutal persecución iniciada por el Partido Comunista Chino (PCCh).

La persecución del PCCh contra Falun Gong incluye algunas de las tácticas más inhumanas, como la tortura, los abusos sexuales y la práctica ampliamente condenada de la sustracción forzada de órganos, tal y como se describe en un informe de la Asociación Falun Dafa de Canadá publicado el pasado mes de octubre.

El informe también documenta numerosos casos en Canadá en los que personas o entidades se dedicaron a agredir física y verbalmente, intimidar, acosar y excluir socialmente a practicantes de Falun Gong.

Durante la revisión inter pares de la ONU, Norton también expresó su preocupación por la “creciente represión extraterritorial” de Beijing contra los defensores de los derechos humanos.

Sustracción de órganos

La práctica del PCCh de la sustracción forzada de órganos atrajo la atención pública a través de un estudio realizado por el abogado canadiense de derechos humanos David Matas y el exsecretario de Estado canadiense y activista de derechos humanos David Kilgour. Su investigación comenzó tras el testimonio, en marzo de 2006, de una mujer china residente en Washington, D.C., que reveló que su exmarido había extraído córneas a practicantes de Falun Gong en un hospital de Sujiatun, en la provincia china de Liaoning.

Aunque las autoridades chinas negaron las acusaciones, Kilgour y Matas concluyeron en su informe “Cosecha sangrienta” que no se podía explicar el origen de los 41,500 trasplantes realizados en China entre 2000 y 2005. Sugirieron que “la única explicación del origen eran los practicantes de Falun Gong”.

Posteriormente, colaboraron con el periodista de investigación Ethan Gutmann para publicar “Cosecha sangrienta/La matanza: Una actualización” en 2016. En este informe actualizado, los autores estimaron que en los hospitales chinos se realizaban cada año entre 60,000 y 100,000 trasplantes, en los que se recurría a la sustracción forzada de órganos.

En su intervención en una conferencia de la ONU celebrada en Ginebra el 22 de enero, Matas destacó el creciente reconocimiento y las críticas internacionales a la sustracción de órganos por parte del PCCh. Entre ellas, una declaración conjunta de expertos en derechos humanos de la ONU en junio de 2021, en la que expresaban su alarma por los informes sobre la “sustracción de órganos” de minorías étnicas y religiosas como los practicantes de Falun Gong, los uigures, los tibetanos y los cristianos detenidos en China.

Matas también destacó una carta conjunta de 107 expertos y organizaciones publicada antes del EPU de 2024. Citando investigaciones académicas, la carta afirmaba que la continua persecución del PCCh a los practicantes de Falun Gong constituye un “genocidio en frío”.

Los expertos instaron a todos los Estados miembros de la ONU a examinar el historial de China en materia de derechos humanos durante la sesión del examen entre pares. Además, los expertos pidieron la creación de un relator especial sobre la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia vivos en China y de una Corte Penal Internacional para la Sustracción Forzada de Órganos en China.

“La Declaración Universal de Derechos Humanos, piedra angular de la ética mundial, subraya la inviolabilidad de la vida humana y la seguridad del individuo”, afirmaba la carta. “Estos principios no son meras posiciones políticas, son derechos fundamentales que todo ciudadano del mundo merece intrínsecamente”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.