Envían alto diplomático de EE.UU. a Islas Salomón tras firma de pacto de seguridad con China: Informe

Por Daniel Y. Teng
11 de Abril de 2022 1:22 PM Actualizado: 11 de Abril de 2022 1:22 PM

Según se informa, el gobierno de EE.UU. envió a Kurt Campbell, un alto funcionario, a las Islas Salomón tras el surgimiento de preocupaciones sobre un acuerdo de seguridad que abrirá la puerta para que Beijing estacione tropas y armamento en la región.

Campbell, el coordinador del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. para el Indo-Pacífico, viajará a la nación del Pacífico en abril, acompañado por Daniel Kritenbrink, el subsecretario de la Oficina de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, según el Financial Times.

Los esfuerzos diplomáticos se han intensificado después de que los detalles del acuerdo se filtraron en las redes sociales, lo que alertó a los países vecinos sobre una posible militarización de la región tal como ocurre en el Mar de China Meridional.

El entonces subsecretario de Estado de EE.UU., Kurt Campbell, antes de reunirse con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón, en Tokio, Japón, el 28 de abril de 2010. (Issei Kato-Pool/Getty Images)

La visita de Campbell se produjo luego de la visita de dos jefes de inteligencia australianos al primer ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, el 6 de abril: Andrew Shearer, director general de la Oficina de Inteligencia Nacional, y Paul Symon, director general del Servicio Secreto de Inteligencia de Australia.

El ministro de Defensa de Australia, Peter Dutton, también reveló que el alto comisionado, el Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio y el comisionado de policía (federal) habían estado interactuando con las autoridades de las Islas Salomón “tanto en privado” como en público, según comentarios a la prensa.

El polémico acuerdo, que ha sido firmado por los representantes extranjeros de Beijing y las Islas Salomón, le permitirá al Partido Comunista Chino (PCCh) enviar fuerzas para “proteger la seguridad del personal chino y los grandes proyectos en las Islas Salomón”.

Si bien los líderes de China y de las Islas Salomón han negado que el acuerdo pueda abrir la puerta a una eventual militarización en la región, los documentos filtrados el 7 de abril alegan que Beijing había estado explorando la región durante años en busca de proyectos militares.

(De izquierda a derecha) El primer ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, el ministro de Asuntos Exteriores de las Islas Salomón, Jeremiah Manele, el primer ministro chino, Li Keqiang, y el consejero de Estado y ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, asisten a una ceremonia de firma en el Gran Salón del Pueblo, en Beijing, China, el 9 de octubre de 2019. (Thomas Peter-Pool/Getty Images)

Una carta de intención filtrada contenía detalles de una propuesta del jefe de Avic International Project Engineering Co., una compañía de aviación estatal con sede en Beijing, al primer ministro Leslie Kikolo de la provincia de Isabel, en las Islas Salomón, el 29 de septiembre de 2020.

La carta, dada a conocer por news.com.au, fue firmada por el presidente de la compañía, Rong Qian, y comienza con el siguiente párrafo:

“Nosotros, AVIC-INTL Project Engineering Company… presentamos esta carta para demostrar nuestra intención de estudiar la oportunidad de desarrollar proyectos navales y de infraestructura en terrenos arrendados para la Armada del Ejército Popular de Liberación en la provincia de Isabel con derechos exclusivos por 75 años”.

Un proyecto para una ejecución completa podría hacer que el Ejército Popular de Liberación (EPL) extienda su alcance más allá del Mar de China Meridional, hacia la región del Pacífico Sur, donde ocurrieron amargos combates entre las tropas japonesas y estadounidenses en la Batalla de Guadalcanal durante la Segunda Guerra Mundial. Dicha zona tiene una alta importancia en rutas marítimas vitales.

Mapa de los vecinos inmediatos de Australia en el Océano Pacífico occidental. (College de Asia y el Pacífico/ANU/CartoGIS Services [CC BY-SA 4.0])
La asociación con las Islas Salomón se produce después de que salieran a la luz los planes del PCCh para mejorar una pista de aterrizaje y un puente en la nación del Pacífico de Kiribati: Kiribati se encuentra a 3000 kilómetros al suroeste de Hawái. La actualización permitiría el aterrizaje de aviones militares más grandes.

El acuerdo de seguridad cristaliza las preocupaciones de larga data sobre la creciente influencia de Beijing en el Pacífico Sur, mientras que el gobierno australiano ha tratado de defenderse de los avances del PCCh, en particular respaldando una adquisición por USD 1600 millones de la empresa de telecomunicaciones Digicel Pacific, que brinda servicios móviles y de red en Papua Nueva Guinea, Nauru, Samoa, Vanuatu, Tonga y Fiji.

Un experto dice que gastar más que Beijing sería difícil.

Cleo Paskal, miembro asociado del Programa Asia-Pacífico en Chatham House, con sede en Londres, instó al gobierno australiano a revitalizar el proceso democrático en las Islas Salomón y presionar al primer ministro Sogavare para que cumpla con el Acuerdo de Paz de Townsville del 2000.

“Exponga los pasos que acordaron las diversas provincias, incluida Malaita [Provincia]. Hay toda una serie de cosas que ya se han negociado: Todos firmaron, incluido el gobierno de Sogavare”, le dijo anteriormente a The Epoch Times. El Acuerdo puso fin a la violencia entre las provincias y sentó las bases para programas de ayuda y para promover un gobierno democrático en el país.

“Sogavare y sus miembros del parlamento tienen una opción: ‘Puedes tratar con China o puedes tratar con el resto del mundo’”, agregó, y señaló que Sogavare y su gabinete podrían perder los privilegios que se les otorgan en su relación con Australia.

Paskal dijo que la presión podría obligar a los ministros de Sogavare a intervenir y evitar que las cosas “vayan demasiado lejos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.