Envoltorio de chocolate Kinder podría provocar cáncer, según estudio

12 de Julio de 2016 Actualizado: 16 de Julio de 2016

Algunos de los chocolates que damos como tan seguros a nuestros niños, podrían contener sustancias cancerígenas en su envoltorio, según un estudio divulgado por Foodwatch, una organización a favor de la seguridad alimentaria.

En las pruebas analizadas, los resultados arrojaron que al menos 3 chocolates tienen potencial para dañar el genoma humano, entre ellos se encuentra el popular Kinder (de Ferrero).

De igual modo el Fioretto Nugat (de Lindt) y el Sun Rice Classic Schoko Happen (de Rübezahl), tienen envoltorios con niveles “peligrosamente elevados” de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales, un subproducto líquido que se obtiene de la refinación del petróleo y que sería altamente cancerígeno. Estas sustancias podrían concentrarse en el envase y traspasar al chocolate, según el estudio.

En un comunicado publicado el 4 de julio, la ONG informó que las compañías están al tanto de los resultados de las pruebas y que se les exhortó a informar al público y a descontinuar la venta, aunque no accedieron a hacerlo.

“El productor es culpable de negligencia grave” por no retirar los dulces peligrosos de los estantes y advertir a los consumidores, dijo la organización en el comunicado.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria anunció en 2012 que los minerales de hidrocarburos aromáticos pueden causar mutaciones genéticas.

Por su parte, la empresa Ferrero –productor de las barras y huevos Kinder- expresó en un comunicado que restos de aceite mineral “existe en casi todo el ambiente” y pueden llegar a los alimentos, pero afirmó que sus productos “son seguros y creados con la más alta calidad y atención”.

La compañía señaló que está trabajando con sus proveedores en “soluciones técnicas” para minimizar esa omnipresente sustancia lo máximo posible. Hasta el momento Lindt y Rübezahl no efectuaron comentarios sobre lo divulgado por FoodWatch.

El estudio impulsado por Foodwatch fue realizado sobre 20 productos de diferentes marcas de chocolates y patatas fritas. Además de los tres presuntos carcinógenos chocolates, los demás productos contenían numerosos aceites minerales saturados. Estos pueden acumularse en el cuerpo y a largo plazo causar daños en los órganos humanos. “Los niños están particularmente en riesgo”, afirmó la ONG.

La palabra de Ferrero

La empresa Ferrero se comunicó con La Gran Época para dar su opinión al respecto. La compañía expresó que “garantiza que sus productos son seguros para los consumidores”. “Estos cumplen completamente, y con frecuencia exceden, los requerimientos de seguridad alimentaria de todos los países en los cuales se comercializan”, agregó.

En un comunicado, Ferrero aclaró que “si bien el tema de los rastros de aceites minerales en productos alimenticios, surgido recientemente, es conocido por las autoridades competentes y por la industria alimenticia desde hace varios años, no hay aún regulación alimentaria específica al respecto”. “Este problema afecta al envoltorio de virtualmente todos los alimentos: de hecho, rastros mínimos de aceites minerales aparecen por doquier en el ambiente”, añadió.

“Todos los envoltorios de Ferrero cumplen completamente con la legislación aplicable a materiales en contacto con alimentos. De todos modos, en línea con su tradición de mejora continua, desde 2013, Ferrero se ha comprometido con el proceso de revisión de todos los materiales utilizados en los envoltorios a fin de garantizar la mayor calidad de entrega a los consumidores”, finalizó.

TE RECOMENDAMOS