Equipos de Big Ten anuncian su regreso en octubre y el presidente Trump los respalda

Por Zachary Stieber
16 de Septiembre de 2020
Actualizado: 16 de Septiembre de 2020

Los equipos de fútbol universitario que forman parte de la Conferencia Big Ten comenzarán a jugar en octubre, dijeron funcionarios de la conferencia el miércoles, una medida respaldada por el presidente Donald Trump.

El Consejo de Presidentes y Cancilleres de Big Ten votó unánimemente para reanudar la temporada el 23 de octubre, después de que un grupo de trabajo le presentara información sobre la pandemia de COVID-19.

“Todos los asociados con Big Ten deberían estar muy orgullosos de los pasos innovadores que se están tomando ahora para proteger mejor la salud y la seguridad de los estudiantes-atletas y de las comunidades circundantes”, dijo el Dr. Jim Borchers, médico jefe del equipo de la Universidad Estatal de Ohio y copresidente del subcomité médico del Grupo de Trabajo de Regreso a la Competencia, dijo en un comunicado.

“Los datos que vamos a recopilar de las pruebas y el registro cardíaco proporcionarán contribuciones importantes para las 14 instituciones de Big Ten a medida que estudian el COVID-19 e intentan mitigar la propagación de la enfermedad entre comunidades más extensas”.

Se están implementando reglas estrictas para tratar de frenar la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), que causa la enfermedad COVID-19.

Los entrenadores, atletas, y otras personas vinculadas a equipos de fútbol americano deben someterse a pruebas diarias para detectar el virus a partir del 30 de septiembre. Todos los atletas que den positivo deben someterse a pruebas cardíacas completas, incluidas resonancias magnéticas.

Los jugadores que dan positivo en la prueba no pueden regresar antes de que hayan transcurrido 21 días después de un resultado positivo. Los jugadores solo pueden regresar si lo autoriza un cardiólogo.

El comisionado de Big Ten, Kevin Warren, habla luego de la cancelación del torneo de baloncesto masculino debido a preocupaciones sobre el Coronavirus (COVID-19), en Bankers Life Fieldhouse, el 12 de marzo de 2020 en Indianápolis, Indiana. (Joe Robbins/Getty Images)

Si demasiados jugadores y otros dan positivo, es posible que los equipos deban detener la práctica y la competencia regulares durante, al menos, siete días, hasta que mejoren las métricas de pruebas.

Cada universidad debe designar a una persona para supervisar la recopilación y presentación de informes de datos para la conferencia.

Morton Schapiro, presidente del Consejo de Presidentes y Cancilleres de Big Ten, de la Universidad de Northwestern y presidente del Comité Directivo del Equipo de Trabajo de Regreso a la Competencia, dijo que los protocolos médicos jugaron un papel clave para avanzar con la reanudación de la temporada.

“Desde el inicio de la pandemia, nuestra máxima prioridad ha sido la salud y la seguridad de nuestros estudiantes. Los nuevos protocolos y estándares médicos, implementados por el Grupo de Trabajo de Regreso a la Competencia de Big Ten, fueron fundamentales en la decisión de avanzar con los deportes en la conferencia”, dijo en un comunicado.

El comienzo de la temporada estaba originalmente programado para el 11 de agosto.

Trump dijo que apoya la reanudación planificada de Big Ten a la temporada.

“Buenas noticias: EL FÚTBOL DE BIG TEN ESTÁ DE VUELTA. Todos los equipos participarán. Gracias a los jugadores, entrenadores, padres y a todos los representantes de la escuela. ¡Que tengas una FANTÁSTICA TEMPORADA! ¡Es un gran honor para mí haber ayudado! “, escribió Trump en Twitter.

Actualmente algunos partidos de fútbol americano universitario han empezado a disputarse.

Los 12 Grandes y la Conferencia de la Costa Atlántica comenzaron a jugar a principios de este mes.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

TE RECOMENDAMOS