¿Es la realidad un holograma, un acuerdo social o solo está en la mente? Los científicos lo explican

Por Tara MacIsaac
20 de Agosto de 2022 8:24 PM Actualizado: 21 de Agosto de 2022 11:06 AM

Que todo esté en tu cabeza no significa que no sea real.

Algunos definen la “realidad” como el estado físico de las cosas —la forma en que “existen realmente”— a diferencia de cómo se conceptualizan, o se imaginan, en nuestras mentes. Por ello, a menudo se desconfía de la conciencia que existe en nuestras mentes y se la considera un mal juez de la realidad. Pero esto plantea una pregunta: ¿Puede juzgarse la realidad sin la conciencia?

No pretendemos responder de forma definitiva a esa vieja pregunta que se plantean filósofos y científicos: “¿Qué es la realidad?” Tampoco pretendemos explorarla exhaustivamente. Sin embargo, plantearemos algunas conjeturas interesantes planteadas por respetados filósofos y científicos sobre ese tema.

El físico Steven Nahn, del MIT, que en 2012 encontró pruebas de la partícula del bosón de Higgs, dijo una vez en un programa de Science Channel: “Creo absolutamente que la realidad es algo real, pero eso no significa que la entendamos”.

¿Es la realidad algo en lo que estamos de acuerdo?

En la novela distópica de George Orwell “1984”, el gobierno era todopoderoso. Cuando determinaron que 2+2=5, la sociedad tenía tanto miedo que no se atrevía a discrepar. La noción falaz se convirtió en realidad. Cualquiera que dijera que 2+2=4 estaba equivocado.

Aunque esto pueda parecer absurdo, que 2+2=5, uno puede preguntarse: ¿hasta qué punto estos acuerdos sociales dan forma a la realidad en otras partes de nuestras vidas, de maneras más sutiles quizás?

Los seres humanos a veces conspiran para fundar una realidad. El valor atribuido a un billete de un dólar, por ejemplo, no representa ni el valor del papel con el que está hecho ni el de la tinta utilizada en su impresión. Su valor proviene de nuestro acuerdo colectivo.

Imagen ilustrativa. (Pixabay/ QuinceCreative)

La revista Philosophy Now plantea una pregunta: “¿Cuál es la naturaleza de la realidad?”. Examina un problema que surge cuando basamos la realidad en nuestros acuerdos colectivos. “Las promesas, los acuerdos y los tratados son reales solo en la medida en que se pueda confiar en ellos”, escriben. “Algunos planes y compromisos se llaman irreales porque sabemos que se quedarán en nada”.

La ilusión surge cuando confundimos la realidad que experimentamos con la realidad física, la cosa-en-sí-misma.
— Peter Russell

Peter Russell —que estudió matemáticas y física teórica en la Universidad de Cambridge antes de cambiar su enfoque a la psicología experimental— escribió en su página web: “A veces se dice que nuestra imagen de la realidad es una ilusión, pero eso es engañoso. Puede que todo sea una apariencia en la mente, pero no por ello deja de ser real, la única realidad que conocemos. La ilusión surge cuando confundimos la realidad que experimentamos con la realidad física, la cosa-en-sí-misma”.

¿Es la realidad inseparable de la conciencia?

La realidad es y siempre será una función de nuestra conciencia. Así nos lo dicen algunos de los científicos más destacados de nuestro tiempo. Hay que afrontar el hecho, aunque algunas ramas de la ciencia todavía no lo hayan hecho.

Izquierda: Werner Heisenberg ((Bundesarchiv, Bild 183-R57262/Autor desconocido/CC-BY-SA 3.0); Centro: Sir James Jean (dominio público); Derecha: Albert Einstein (dominio público); Fondo: (Pixabay)

En su libro ” Los márgenes de la realidad”, Robert G. Jahn, profesor de ciencias aeroespaciales y decano emérito de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Princeton, cita varios testimonios sobre el tema de la conciencia y la realidad, extraídos de mentes famosas:

Albert Einstein dijo una vez: “Todos los conceptos, incluso los más cercanos a la experiencia, son, desde el punto de vista de la lógica, convenciones libremente elegidas, al igual que el concepto de causalidad”.

El pionero de la física cuántica Werner Heisenberg afirmó: “Las mismas fuerzas organizadoras que han dado forma a la naturaleza en todas sus formas son también responsables de la estructura de nuestras mentes”.

El astrofísico Sir James Jean proclamó: “Los conceptos que ahora resultan ser fundamentales para nuestra comprensión de la naturaleza… me parecen estructuras de pensamiento puro, … el universo empieza a parecerse más a un gran pensamiento que a una gran máquina”.

Sigmund Freud señaló: “Nuestro aparato mental … es en sí mismo una parte constitutiva de ese mundo que hemos de investigar”.

El filósofo Arthur Schopenhauer dijo: “El intelecto y la materia son correlativos … uno existe solo para el otro; ambos están para caer juntos; el uno es solo el reflejo del otro. En realidad son una misma cosa, considerada desde dos puntos de vista opuestos”.

En palabras del Dr. Jahn, “la realidad, que abarca todos los aspectos de la experiencia, la expresión y el comportamiento, se constituye solo en la interfaz entre la conciencia y su entorno… Se presume además que la única moneda de cualquier realidad es la información, que puede fluir en cualquier dirección; es decir, la conciencia puede insertar información en su entorno así como extraer información de él”.

Imagen ilustrativa. (Pixabay/ cocoparisienne)

¿Es la realidad un holograma?

Una última posibilidad, postulada en el campo de la física teórica, sostiene que un plano dimensional superior podría estar en el corazón de la realidad. Mientras que nuestro mundo tridimensional —el que conocemos y observamos a través de nuestros cinco sentidos— podría ser solo una proyección, un holograma, que imita ese espacio trascendente más allá de nuestro alcance. Esta es una teoría más de las que proponen los científicos hoy en día.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.