Escasez masiva de microchips impulsa la iniciativa de regresar la producción a EE. UU.

Por Emel Akan
18 de Febrero de 2021
Actualizado: 18 de Febrero de 2021

WASHINGTON— La pandemia puso de manifiesto la fragilidad de las cadenas de suministro mundiales y su último trastorno es la escasez mundial de chips para ordenadores, lo que está obligando a algunos fabricantes de automóviles a reducir o detener la producción.

Los gobiernos occidentales están aprendiendo duras lecciones de estas interrupciones, presionando para crear cadenas de suministro más resistentes y diversas. El gobierno de Biden se comprometió a tomar “medidas inmediatas”, incluyendo la posibilidad de ofrecer incentivos para la producción nacional.

La demanda de productos electrónicos de consumo se disparó durante la pandemia, provocando la escasez de chips semiconductores. Los fabricantes de automóviles se vieron especialmente afectados por esta crisis de suministro. General Motors y Ford cerraron temporalmente algunas de sus plantas como respuesta.

La construcción de nuevas fábricas de semiconductores es un proceso extremadamente complejo y costoso, lo que dificulta que los fabricantes de chips puedan ampliar rápidamente su capacidad.

“Las dislocaciones de la pandemia de COVID-19 alteraron los patrones de oferta y demanda de muchas industrias, y estamos empezando a ver los resultados de ello”, dijo Stephen Ezell, vicepresidente de la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación (ITIF), un grupo de expertos en tecnología.

“Como la demanda de vehículos repuntó más rápido de lo previsto y los fabricantes de automóviles no hicieron suficientes pedidos de chips el verano pasado, y con un retraso histórico de hasta 26 semanas entre el pedido y la entrega, los fabricantes de automóviles se encuentran ahora en un apuro”, declaró Ezell a The Epoch Times.

El núcleo del problema es que el sector del automóvil exige chips fabricados con láminas de 200 mm, que es una tecnología una generación más antigua que la de los microchips fabricados con láminas de 300 mm. Los fabricantes de automóviles prefieren chips consolidados y de coste ligeramente inferior. Sin embargo, muchas empresas de semiconductores se centran en la producción de chips de vanguardia más rentables, lo que provocó una escasez de suministro para los fabricantes de automóviles.

El gobierno de Biden anunció que tomaría “acciones inmediatas” para solucionar el problema, sin embargo, primero realizaría una “revisión exhaustiva” de los suministros críticos, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“El gobierno está identificando actualmente posibles puntos de colapso en la cadena de suministro”, dijo Psaki a los periodistas el 11 de febrero.

Se espera que el presidente Joe Biden firme en las próximas semanas una orden ejecutiva que exija al gobierno la revisión de las vulnerabilidades en las cadenas de suministro de Estados Unidos.

Después de la revisión, el gobierno podría explorar varias opciones políticas, incluyendo el impulso de la producción nacional y la colaboración con los aliados para desarrollar una respuesta coordinada a los impactos de suministro similares en el futuro, agregó.

Algunos medios de comunicación especularon que las políticas de la era Trump exacerbaron la escasez de chips. El gobierno de Trump en diciembre de 2020 añadió al principal fabricante de chips de China, SMIC, a la lista negra de exportaciones.

“Las sanciones que Estados Unidos impuso a SMIC tienen muy poco que ver con el problema”, dijo Ezell.

“En todo caso, es el desenfrenado mercantilismo de la innovación china en este sector lo que está alterando la dinámica de la innovación en la industria y perjudicando su capacidad para seguir innovando a un ritmo excepcionalmente rápido. Que las sanciones de EE.UU. a SMIC aquí sean parte del problema es una canallada total”, añadió.

En lugar de hacer retroceder las sanciones a China, los ejecutivos de la industria y los expertos piden que se aplique y se financie plenamente la Ley CHIPS, incluida en el proyecto de ley de defensa de 2021 firmada en enero. La ley autoriza incentivos federales para la fabricación nacional de semiconductores.

Los principales ejecutivos de las grandes empresas de semiconductores de Estados Unidos enviaron el 11 de febrero una carta a Biden, instándole a proporcionar incentivos sustanciales para la producción nacional “en forma de subvenciones y/o créditos fiscales, y para la investigación básica y aplicada de semiconductores”.

“Creemos que se necesita una acción audaz para abordar los retos a los que nos enfrentamos. Los costes de la inacción son elevados”, advirtió el grupo.

La cuota de Estados Unidos en la fabricación mundial de semiconductores descendió al 12 por ciento desde el 37 por ciento de 1990, según la carta, principalmente debido a los importantes incentivos y subsidios proporcionados por otros gobiernos que redujeron la competitividad de Estados Unidos.

Taiwán: una potencia en chips

La escasez mundial de chips para automóviles elevó la importancia estratégica de Taiwán para los gobiernos occidentales. El sector de los semiconductores de Taiwán es el segundo del mundo por ingresos, después de Estados Unidos. Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), el mayor fabricante de chips por contrato del mundo, y otras empresas taiwanesas ya empezaron a aumentar la producción de chips vitales para resolver la escasez mundial.

A pesar del aislamiento diplomático por parte de China, Taiwán ha “construido brillantemente una concentración de experiencia, propiedad intelectual e importancia a nivel mundial en la industria de los semiconductores”, dijo Rupert Hammond-Chambers, presidente del Consejo Empresarial Estados Unidos-Taiwán, a The Epoch Times.

Estados Unidos puede ver los beneficios de las nuevas iniciativas económicas y diálogos con Taiwán que comenzaron durante el último año del gobierno de Trump, añadió.

En mayo de 2020, TSMC anunció que construiría la instalación de una fábrica de chips de 5 nanómetros más avanzada del mundo en Arizona, un paso importante para llevar la producción y los puestos de trabajo a Estados Unidos.

Otras empresas taiwanesas “pequeñas en comparación con TSMC, pero relativamente grandes, también están anunciando su llegada a Estados Unidos. Así que hay un efecto dominó”, dijo Hammond-Chambers.

La escasez de chips está afectando a muchas otras marcas de automóviles, como Volkswagen, Toyota y Nissan. Según los expertos, la escasez de suministros no podría llegar en peor momento. La industria está luchando por recuperar todas las pérdidas de producción del año pasado y la demanda de los consumidores repuntó en todo el mundo.

La escasez de chips podría prolongarse hasta fines de septiembre, según Paul Eisenstein, editor de TheDetroitBureau.com, una revista digital automotriz.

“Todo el mundo está frenético ahora mismo, hay una guerra de ofertas entre los fabricantes de todo el mundo y dentro de los distintos mercados”, dijo Eisenstein a NTD Business.

Con información de Alice Sun.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS