Escribe una carta a su suegra con resentimiento, pero luego lo que dice de ella toma un buen giro

09 de Febrero de 2018 Actualizado: 09 de Febrero de 2018

Al igual que muchas mujeres, Tina Plantamura de Asbury Park, Nueva Jersey, tiene muchos pensamientos diferentes con respecto a su suegra.

Como madre de tres niños pequeños, Tina explicó en una carta abierta compartida en The Huffington Post cómo esta mujer trató a sus hijos cuando eran más pequeños.

Al comienzo de la carta, sus palabras parecían estar basadas principalmente en el resentimiento

“Tuve problemas para mostrar respeto y aprecio al tratar de asegurarme de no echar a perder a mis hijos”, escribió Tina. “Pensé que los convertirías en ‘mocosos egoístas’ dándoles todo lo que querían. Pensé que nunca aprenderían a esperar, a turnarse, a compartir, porque aceptaste sus deseos tan pronto como abrieron la boca y señalaron”.

Esta mujer escribió sobre muchas cosas que pensó haría su suegra, y otras que hizo.

“Cargaste a cada uno de mis bebés mucho después de que se durmieron. ¿No entendiste que los necesitaba para aprender a dormirlos por mi cuenta?”, continua la carta. “Corriste hacia ellos tan pronto como emitieron el sonido más pequeño. ¿Cómo podrían aprender a calmarse a sí mismos?

Pero luego las cosas tomaron un buen giro

“Pasé mucho tiempo preguntándome por qué hiciste todas estas cosas y cómo podría ayudarte a relajarte”, explicó la nuera. . Hasta que te fuiste”.

Después de que la suegra de Tina murió repentinamente, ella comenzó a reflexionar sobre todas las cosas que hacía y cuánto significaban para sus hijos, y que darles la noticia fue muy difícil.

“Tuve que cargar a mis muchachos y decirles que su abuela murió. No parecía posible. Se suponía que estarías allí para todos los otros momentos especiales: graduaciones, fiestas, bodas”, escribió. “Pero perdieron a su abuela demasiado pronto y muy pronto”.

“No estaban listos para despedirse de ti”

Los hijos de Tina crecieron y se hicieron adolescentes, pero perder a su abuela fue un golpe que realmente los afectó. Su madre dice que todavía la extrañan muchísimo.

“No tiene sentido insistir en los remordimientos, pero a menudo pienso en cómo me equivoqué. Estaba tan equivocada en cómo percibí tu generosidad. Mis hijos, ahora en su adolescencia, te echan mucho de menos. Y no pierden sus regalos o su dinero. Ellos te extrañan”.

Tina expresó gratitud y arrepentimiento: “Estaba tan equivocado en cómo percibí tu generosidad”

“Lo entiendo ahora. Sé que los amabas de todas las formas posibles”, continuó Tina. “Sé que ser su abuela te dio alegría y un propósito. Y, por supuesto, sé que no puedes volver, pero sé que tu amor por ellos siempre permanecerá”.

Para Tina fue necesario perder a su suegra para reconocer cuánto significaba para ella y sus hijos.

Aunque en un momento dado pudo haber sentido resentimiento por el amor que infundiría en sus hijos, ahora reconoce que la mujer era una figura que significaba todo para ellos.

Simplemente deseaba que su suegra pudiera estar de vuelta en sus vidas una vez más.

Te puede interesar: Explicando las “injusticias” de la vida en antiguas creencias: reencarnación y retribución

TE RECOMENDAMOS