Padre escucha ruidos en el ático, instala una cámara oculta y descubre una perturbadora verdad

Por Louise Bevan - La Gran Época
18 de Junio de 2019 Actualizado: 18 de Junio de 2019

La privacidad de nuestros hogares es algo que la mayoría de nosotros atesoramos. Así que, imagina que alguien viole esa privacidad. Eso es lo que pasó con los Kennedy, de la Avenida North Taylor, en el lado norte de Pittsburgh.

Jerome Kennedy sabía que algo no estaba bien cuando escuchó ruidos sobre su dormitorio e incluso vio una linterna que se asomaba entre las rejillas de la ventilación del techo. Compartiendo el dormitorio con su esposa y su hija Reagan, Jerome estaba muy consciente de que la seguridad era lo más importante.

En julio de 2017, el padre meticuloso instaló una cámara de vigilancia, que rápidamente proporcionó algunas imágenes esclarecedoras pero alarmantes. Un mirón, que se cree que es el vecino de al lado de los Kennedy, Robert Havrilla, de 69 años, fue sorprendido entrando a hurtadillas en el ático y espiando en el dormitorio de la familia a través de la ventilación del techo.

Robert era el propietario de la casa de al lado, que estaba siendo renovada. “Es muy solitario”, dijo Ashley Kennedy a Inside Edition. “Es muy reservado”.

Las imágenes de condena muestran a Robert entrando al ático con un taladro y una luz. “Le muestra quitando una pared falsa que él diseñó”, comentó Jerome a KDKA, “subiéndose a mi techo, por encima de la cuna de mi bebé y se recostaba sobre unos tablones que él puso allí, en mi techo”.

Robert mantuvo su puesto durante aproximadamente media hora antes de regresar a su propiedad.

Robert removió una pared e instaló un panel falso en su lugar. (Crédito: Shutterstock | ronstik )

Después de haber notado la presencia de Robert luego del nacimiento de su hija, Jerome le afirmó a Amy Wadas de KDKA: “Lo único que puedo asumir es que está cuidando a mi bebé, a mi esposa o a mí.” El padre confirmó además que nunca le había dado permiso a Robert para entrar en su ático.

“En realidad, se le advirtió dos días antes que se mantuviera alejado de allí”, añadió Jerome.

Como si espiar a través de la ventilación del techo no fuera lo suficientemente malo, Jerome también notó una misteriosa cantidad de agujeros redondos en una pared de ladrillo común que compartía con su vecino. Negando la situación nefasta, Robert simplemente comentó que estaba construyendo.


De hecho, negó todas las acusaciones en la audiencia en la corte, no podría acceder al ático de su vecino de al lado sin una escalera, relató. Sin embargo, las escalofriantes imágenes de la cámara de vigilancia dejaron a casi todo el mundo, excepto al abogado defensor de 69 años de edad, paralizados.

“Creo que pronto se sabrá que no tenía ninguna intención maliciosa”, explicó el abogado de Robert, Anthony Jackson, pero los Kennedy se sintieron desconsolados. “Durante todos estos años, no teníamos idea de lo que sucedía dentro de nuestra propia casa”, expresó Ashley. “Sentirse violado de esta manera y que alguien pueda entrar e interrumpir la santidad de mi hogar”, agregó su esposo, “es indescriptible”.

“Lo único que puedo asumir es que está mirando a mi bebé, a mi esposa o a mí”, se preocupó Jerome (Crédito: Shutterstock | ronstik )

Las imágenes de condena muestran a Robert entrando al ático con un taladro y una linterna. “Lo muestran quitando una pared falsa que él diseñó”, destacó Jerome a KDKA, “subiéndose a mi techo, por encima de la cuna de mi bebé, y acostado sobre unas tablas que él puso allí, en mi techo”.

Robert mantuvo su puesto durante aproximadamente media hora antes de regresar a su propiedad.

“En mi humilde opinión,” el abogado de los Kennedy, Jack Goodrich, “estaba esperando el show de los cretinos.” Jerome Kennedy fue sincero sobre su preferencia por una fuerte sentencia para Robert. “Creo que debería irse por mucho, mucho tiempo”, reflexionó. Las ambiciones de Ashley eran modestas, simplemente deseaba poder dormir profundamente por la noche.

Según la WXPI, Robert fue juzgada en los tribunales por múltiples cargos y fue declarada culpable de allanamiento de morada. Con un poco de suerte, la sentencia de este hombre de 69 años restauró la sensación de seguridad de los Kennedy en su propia casa y mantendrá a su hija a salvo mientras crece en el hogar familiar.

El papá le da un regalo inesperado a su hija al aprobar el examen de conducción

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS