Escultura hecha con 168.000 pajillas plásticas deja una fuerte impresión sobre la basura en el mar

Por La Gran Época
08 de Abril de 2019 Actualizado: 08 de Abril de 2019

El fotógrafo conceptual Benjamin von Wong ha trabajado en docenas de campañas increíbles, ayudando a crear conciencia de todo, desde el síndrome de Sanfilippo hasta los peligros de pensar que los pequeños gestos de reciclaje no hacen ninguna diferencia.

Después de una campaña de sensibilización sobre los residuos plásticos acumulados en las zonas más pobres del mundo, que consistía en arrastrar cientos de botellas de plástico vacías hasta el medio del agua y crear un falso “mar” de plástico, puso su mirada en las pajillas de plástico. Y por muy impresionante que haya sido la serie de fotos de botellas de plástico, el resultado de su campaña de las pajillas es el más revelador de su serie hasta la fecha.

My Modern Met explicó que Benjamin se sintió inspirado a hacer algo con respecto a los residuos producidos por las pajillas de plástico cuando escuchó la frase “Es solo una pajilla, dijeron 8 mil millones de personas”.

Decidido a mostrar a la gente lo rápido que se pueden sumar las pajillas, recolectó la enorme cantidad de 168.000 objetos de plástico para beber. Trabajando con Zero Waste Saigon, Starbucks Vietnam, y grupos de voluntarios dispuestos a recogerlos, se aseguró que cada pajilla que recogía no estaba contribuyendo al problema; todo lo que había cogido ya estaba usado, formando una especie de proyecto reciclado para concienciar sobre el reciclaje.

Luego, llegó al edificio.

En una entrada del blog, detalló cómo juntó las 168.000 pajillas para formar una enorme “ola partida” de 3 metros de altur. El resultado es hermoso y conmovedor; ¡este es un proyecto del que no podrás apartar los ojos!

“Cada pieza de plástico que se ha fabricado todavía existe en el planeta hoy en día de alguna forma”, escribió en Instagram.

“Qué aterrador pensar que todas esas pequeñas decisiones de compra que tomamos suman tanto en una sola vida. La partición del mar de plástico, construido a partir de 168.000 pajillas, espera concentrarse en una pequeña parte del problema: las pajillas, para iniciar una mayor conversación”.

El proyecto se instaló en Estella Place en Ho Chi Minh City, Vietnam. Allí, todos, desde los niños hasta los ancianos, pueden caminar a través de las olas, sintiendo el impacto de lo grande que es la “ola de residuos” antes de pensar en lo pequeña que es esa instalación en comparación con el verdadero número de pajillas desperdiciadas.

El debate sobre las pajillas de plástico se ha convertido en un tema candente en el mundo de la protección del medio ambiente en los últimos años. Aunque sigue siendo una herramienta vital para la comunidad discapacitada, después de todo, las pajillas de plástico flexibles para beber se inventaron por primera vez para su uso en los hospitales a medida que los pacientes recuperaban su función motora normal, pero la prevalencia de pajillas de un solo uso incluso para la comunidad discapacitada en casi todos los restaurantes y cafeterías del mundo las convierte en una forma masiva de desperdicio.

Según la Coalición para la Contaminación Plástica, solo Estados Unidos utiliza más de 500 millones de pajillas de plástico cada día; la cuota de Benjamin representa solo el 0,003 por ciento de esa cifra.

“Para el año 2050, podría haber más plástico que peces en el mar”, escribió Benjamin. Y como él observó, no se trata solo de pajillas, sino que constituyen una pequeña fracción de la contaminación plástica total que se vierte en el mar cada día. Se trata de crear conciencia de que incluso hacer pequeños cambios puede sumar y hacer una gran diferencia a largo plazo.

La obra salió de la ciudad de Ho Chi Minh a finales de marzo y se dirigirá a una nueva casa. Para Benjamin, su esperanza es que encuentre un hogar para siempre, para que el mundo pueda ver lo que hay que hacer para salvar el planeta.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Repartidor de pizza deja boquiabiertos a todos con solo de piano

TE RECOMENDAMOS