España: pareja de ancianos que regresa a su casa de un paseo halla la cerradura cambiada y okupas dentro

Por Jesús de León – La Gran Época
05 de Julio de 2019 Actualizado: 05 de Julio de 2019

Una pareja de ancianos en España salió a dar un paseo y cuando regresó a su casa no pudo entrar pues unos okupas habían cambiado la cerradura y tomado su casa.

El hecho ocurrió hace un mes, y de acuerdo con el medio Antena 3, ya habían intentado entrar en esa vivienda en otras ocasiones.

Los okupas, un hombre y una mujer, una vez que se apoderaron de la casa empezaron a sacar los muebles del lugar.

“Por la puerta del bloque desfilaban la cama, mesitas de noche, mesas, muebles de salón destrozados junto con cuadros que fueron arrancados de cuajo”, reportó el medio Libre Mercado.

El matrimonio propietario fue avisado por los vecinos. Estos alertaron a la policía, pero nada pudieron hacer.

José Luis, hijo de la pareja octogenaria, expresó a Libre Mercado que “cuando llegó la policía, el okupa alegó que había pagado alrededor de 700 euros y que aquello era su casa. Sólo habían pasado dos horas desde que rompieron la cerradura y no pudieron echarlos”.

Al parecer, la pareja que asaltó el inmueble se identificó “como okupa” y, en ese momento, “ganaron la inmunidad a efectos legales”, reportó esta fuente.

José Luis criticó que no pudieran desalojar a los okupantes al instante.

“El código legislativo vigente contempla que todos los okupas que sean detectados antes de 48 horas invadiendo una propiedad podrán ser desalojados sin necesidad de orden judicial. El problema que plantea la normativa actual es que si el okupa declara que lleva más de dos días la policía no puede proceder a la detención”.

Entonces la cuestión se centra en ¿cómo se demuestra que los okupas llevan menos de 48 horas dentro del inmueble?

Las pruebas son siempre testimoniales, pero, tal y como indicó José Luis, “en su caso no valió de nada”.

Los okupas en este caso explicaron que llevaban más de una semana en la vivienda.

“Los agentes les aconsejaron que tuvieran cuidado con los muebles de mi madre y ya está. Ahí quedó todo. ¡Es alucinante! Pagar impuestos para esto. Pueden destrozarse la casa, robarte y ocuparla con todo el derecho del mundo”.

Según lo que narró José Luis, su “madre no duerme. Tiene ansiedad y estuvo al borde del infarto. Le daban pinchazos por todo el cuerpo”, comentó con tristeza, de acuerdo con Libre Mercado.

***********************

Descubre:

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a alguien”.

TE RECOMENDAMOS