Espectacular vestido rojo creado por 370 artesanos de 50 países en 13 años narra historias de mujeres

Por Louise Chambers
23 de Enero de 2023 4:50 PM Actualizado: 23 de Enero de 2023 4:50 PM

A lo largo de 13 años, un intrincado proyecto concebido por una artista británica ha contado con la ayuda de 370 artesanos de 50 países diferentes de todo el mundo. El proyecto, The Red Dress (El vestido rojo), es un impresionante vestido largo hasta el suelo construido con 84 piezas de dupión de seda burdeos, que rinde homenaje a las historias de mujeres de todas las culturas y celebra el poder de la unión.

El vestido es obra de Kirstie Macleod, artista textil de 41 años que vive con su pareja y sus tres hijos en Somerset, Inglaterra. Nacida en el seno de una familia de hábiles costureras, tejedoras y artesanas, Macleod viajó y vivió de niña en muchos países del mundo, ya que su padre trabajaba en el sector energético. A los nueve años aprendió a bordar con una india mientras vivía en Nigeria.

Más tarde se licenció en Diseño Textil y obtuvo un máster en Lenguaje Visual e Interpretación antes de iniciar su carrera como artista plástica en Londres.

(Cortesía de Kirstie Macleod)

“Espacio para soñar”

“The Red Dress comenzó en 2009”, explica Macleod a The Epoch Times. “Me dieron la oportunidad de llevar una nueva obra a Art Dubai. Me dieron financiación [del British Council] antes de que hubiera decidido una obra, que es lo contrario de lo habitual… así que me permitieron este increíble espacio para soñar”.

A Macleod se le ocurrió la idea de El vestido rojo mientras garabateaba en el reverso de una servilleta en un café. La obra, soñó, podría unir a personas de todo el mundo y celebrar la identidad, a la vez que proporcionaba una plataforma para que las voces se compartieran y se escucharan.

“Estaba muy triste y supongo que, a veces, desesperada por el estado del mundo”, dijo Macleod, “y quería crear una obra que no tuviera fronteras, ni prejuicios, ni jerarquías, que simplemente uniera a la gente”.

Compró una gran cantidad de dupión de seda burdeos en París, Francia —que cree que procedía de la India— para el cuerpo del vestido y se decidió por un diseño que le pareció “femenino y con poder”. Para que el vestido pareciera atemporal, equilibró una cintura encorsetada y una falda amplia con un escote pronunciado, un cuello rígido y detalles de estilo militar.

“Quería que el vestido pareciera realmente poderoso y fuerte”, dijo.

(Cortesía de Kirstie Macleod)

Luego vino la tarea de reclutar colaboradores. Macleod, que fue profesora en la Royal School of Needlework de Londres, recurrió a su red de contactos para ponerse manos a la obra, además de ponerse en contacto con los contactos y amigos de sus padres que vivieron en el extranjero.

Al poco tiempo, recibió solicitudes de particulares y organizaciones benéficas que querían unirse al proyecto. Desde entonces, los colaboradores encargados han recibido una parte de los beneficios de las exposiciones itinerantes de El vestido rojo; sin embargo, la mayoría eran voluntarios.

(Cortesía de Kirstie Macleod)

Según el sitio web del proyecto, entre las bordadoras hay refugiadas de Palestina, Siria y Ucrania; mujeres solicitantes de asilo en el Reino Unido procedentes de Irán, Irak, China, Nigeria y Namibia; supervivientes de la guerra en Kosovo, Bosnia-Herzegovina, Ruanda y la República Democrática del Congo; mujeres empobrecidas de Sudáfrica, México y Egipto; personas de Kenia, Japón, Turquía, Jamaica, Suecia, Perú, República Checa, Dubai, Afganistán, Australia, Argentina, Suiza, Canadá, Tobago, Vietnam, Estonia, Estados Unidos, Rusia, Pakistán, Gales, Colombia e Inglaterra; estudiantes de Montenegro, Brasil, Malta, Singapur, Eritrea, Noruega, Polonia, Finlandia, Irlanda, Rumanía y Hong Kong; así como estudios de bordado de lujo de la India y Arabia Saudí.

El vestido ha sido trabajado por 363 mujeres y 7 hombres.

“La energía del tejido”

Macleod declaró a The Epoch Times: “Lo más memorable del viaje ha sido cuando recibí los paneles por correo. La primera vez que pude ver el trabajo y sentí gratitud… fue una sensación de humildad, la humildad de la confianza que el artesano me había dado con su historia”.

“Cuando tienes el tejido en tus manos, puedes sentir la energía del tejido, pero también cuántas puntadas han creado, cuánto tiempo, energía, sueños, visión… todo está en ese tejido. Tenerlo en las manos es increíble”.

Kirstie en 2021, foto de Sophia Scorr Kon (Cortesía de Sophia Schorr-kon vía Kirstie Macleod)

Además de su amoroso trabajo artesanal, las dolorosas historias de las artesanas empezaron a pesar mucho en Macleod, que acabó acudiendo a un terapeuta para que le ayudara a procesar la experiencia de confeccionar el vestido.

Así lo explicó: “Hay una gran cantidad de traumas y abusos, guerra y situaciones e historias increíblemente dolorosas cosidas en el vestido, junto a cosas alegres, felices y edificantes. Pero me ha resultado difícil integrar y procesar algunas de las historias… porque trabajo con ellas tan profunda e íntimamente cada día”.

En 2009, Macleod pasó una semana entera construyendo la estructura del vestido. Desde entonces, ha dedicado dos o tres días enteros de trabajo cada pocos años, en contacto con artesanos de todo el mundo. Sin embargo, a menudo se encuentra haciendo “pequeñas chapuzas” para remendar botones o costuras sueltas, y se ha acostumbrado al largo periodo de construcción del vestido respetando su historia en expansión.

Cuando Macleod comenzó el proyecto no sabía si duraría un año o diez, pero incluso después de una década sabía que no estaba completo, por lo que continuó tres años más.

“La gente suele decir: ‘¿Cómo has podido continuar tanto tiempo? ¿Cómo puedes dedicarte tanto a algo? Para mí… ¿cómo no iba a estarlo? Para mí tenía todo el sentido del mundo hacer esta obra”, dio Macleod.

Bordado de Allthreads Collective Australia, 2018, foto de Sophia Schorr Kon (Cortesía de Sophia Schorr-kon vía Kirstie Macleod)

Encuentro con los creadores

Para la primera presentación del vestido en Dubái, Macleod tuvo que trabajar muy rápido. Recurrió a la ayuda de su mentora, Gail Faulkner, y del costurero Silvio De Gregorio para preparar la prenda y encontrar la forma de disimular el escote para cumplir la ley islámica. Desde entonces, ha realizado cambios adicionales en el corpiño y la falda para permitir una mejor exposición de los paneles y, desde 2019, se han añadido bordados directamente al vestido para rellenar los espacios restantes.

Sin embargo, todo el proyecto no estuvo exento de dificultades. Financiar el proyecto, que ha durado 13 años, y encontrar un equilibrio entre la vida laboral y personal han sido los mayores retos para Macleod.

El primer año, Macleod recibió financiación del British Council, pero durante los ocho siguientes tuvo que financiar el proyecto ella sola, ya que el interés del público disminuyó y resultó muy difícil conseguir reconocimiento y exposiciones durante ese tiempo.

“Autofinancié el proyecto durante muchos años, en una época en la que era madre soltera y cobraba subsidios, así que fue muy, muy difícil”, explica. “Hubo algunas donaciones realmente generosas de personas a las que les encantaba el proyecto y querían ayudar, fue fantástico, pero entonces recibí una subvención del Arts Council en 2020 y eso lo cambió todo”.

La financiación le permitió crear un sitio web y una película. También le ayudó a conseguir traductores, ya que a veces comunicarse no era tan fácil.

Además, Macleod trabajaba en el vestido la mayor parte del tiempo, incluso por las mañanas y por las noches y en torno a su tiempo familiar.

“Ahora soy bastante rigurosa y solo trabajo en mi estudio, a menos que tenga que hacer algo rápidamente”, dice. “Pero cuando estoy en casa, me dedico a mis hijos”.

La creadora Amanda Wright en Gales, 2010 (Cortesía de Kirstie Macleod)

Hoy está de gira con El vestido rojo para compartir su mensaje y conocer a algunas de sus colaboradoras. Hasta ahora ha conocido a varios fabricantes en México, a la bordadora Amanda Wright en Gales y a los artesanos Rudy y Fátima Lilly en Kosovo.

En los próximos años tiene previsto volver a contactar con todos los artesanos y conocerlos en persona para enseñarles el vestido terminado.

Macleod solo ha tenido que responder a preocupaciones ocasionales sobre su proyecto. “A lo largo de los años he recibido tres mensajes de personas molestas por el vestido, sobre todo por mi condición de mujer blanca de clase media. Ha habido críticas por ser una obra colonialista… en cada una de esas situaciones, una vez que las personas que me habían escrito entendieron realmente la obra, todo se resolvió por completo”.

(Cortesía de Mark Pickthall vía Kirstie Macleod)

Sin embargo, la reacción del público ante el vestido ha sido sobre todo magnífica. Ha provocado sentimientos de reverencia; lágrimas, sonrisas, abrazos, conversación y, sobre todo, conexión. “Cuando participo en eventos, a menudo se convierten en una gran experiencia para compartir”, explica Macleod.

“Se trata de lo que es posible cuando nos unimos. Se trata de amor, de apoyo, de compañerismo, de autenticidad. Se trata de igualdad y unidad”, añadió. “Si el vestido puede, aunque solo sea por un momento, compartir lo que es posible cuando nos unimos, cuando podemos apoyarnos unos a otros… hay algo de esperanza”.

“[El vestido] ha sido descrito como un faro de paz y otras cosas”, dijo. “Espero que pueda ayudar a la gente a sentirse cómoda y a sentir una conexión”.

El Vestido Rojo en Speaking Out en colaboración con el Museo de la Infancia de Guerra de Sarajevo. La exposición fue dedicada y coproducida por mujeres supervivientes de la violencia sexual relacionada con el conflicto y niños nacidos de la guerra. (Cortesía de Kirstie Macleod)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.